publicidad
Bienestar

Es ahora o nunca... ¡Aléjate de las malas amigas!

Si tu mejor amiga intenta controlarte, solo te busca cuando tiene problemas o necesita un favor, debes tener mucho cuidado. Te enseñamos a reconocer las señales de alerta y te guiamos para que alejes de esa mala amistad.
Es ahora o nunca... ¡Aléjate de las malas amigas!
Por: Redacción ALO.co

Un estudio publicado por la Universidad de Los Ángeles (Estados Unidos) demostró que las mujeres que tienen lazos de verdadera amistad con personas de su mismo sexo, tienden a ser más saludables, son más longevas, se estresan menos, suelen tener una presión arterial más estable y regulada y superan con mayor rapidez el desamor. Sin embargo, como en todas las relaciones interpersonales, encontrar y mantener estos vínculos honestos, no es tarea fácil, sobre todo entre las mujeres, pues la envidia y los celos tienden a entrometerse, haciendo que la amistad, lejos de aportarnos, nos perjudique seriamente. Ángela María Rodríguez Lenis, psicóloga, explica cómo identificar a esas “amigas” tóxicas a partir de tus propios sentimientos. Haz un check list para desenmascararlas:

 “Sufro y lloro por su culpa”.
Existen muchos tipos de maltrato, y el hecho de que no te agreda físicamente no significa que no te haga daño. Por supuesto, ser amigas implica apoyarse en todos los momentos, incluyendo los difíciles, pero eso no significa que te tengas que aguantar su mal humor las 24 horas del día y mucho menos debes tolerar malas palabras, insultos ni humillaciones.
“Me siento anulada”.
Las relaciones de dependencia son un verdadero peligro. La primera alerta es el miedo. Si sientes pavor con la simple idea de que ella se aleje de ti porque no sabes cómo manejar tu vida sin tu “amiga”, es momento de hacer un alto en el camino… En una amistad, la individualidad jamás se debe perder, todo lo contrario, la seguridad en ti misma debería aumentar.
“Solo me busca para pedirme favores… ¡Me usa!”.
Esta es la típica amiga que se desaparece por meses y solo aparece cuando tiene un problema económico, cuando necesita que le pases un contacto, o la más frecuente: cuando termina con su novio (que te odia) y quiere vengarse de él saliendo de rumba contigo.

“Todo lo que hago está mal para ella”.
Lamentablemente, tienes una amiga juez. Es la típica que cuestiona todas tus acciones, tu guardarropa, tu peso y tu novio. Cuando tienes un problema que quieres compartir con ella, en lugar de darte un buen consejo o unas palabras de consuelo, te hará sentí culpable al recalcar todos tus errores y tus malas decisiones. Esto podría ser el resultado de una fuerte dosis de envidia de su parte.
“Soy su psicóloga… Gratis y a domicilio”.
Cada vez que se reúnen, el tema gira en torno a ella, quien por lo general, es una víctima de la vida. No se cansa jamás de hablar de ella misma y tú te preguntas: ‘¿Dónde quedan mis problemas y mis necesidades?’. Una relación debe ser recíproca y ella también debe escucharte, apoyarte y darle importancia a tus sentimientos.
“¡Le coquetea a mi novio/esposo!”.
Este es uno de los más grandes actos de deslealtad. Si constantemente busca quedarse a solas con él, si se le insinúa para seducirlo, si le habla mal de ti o si está opuesta a su relación sin motivos evidentes, ponte las pilas, algo está fallando.

¿Cómo decir ‘adiós’?
Luego de hacer el anterior análisis, te darás cuenta que hay comportamientos y acciones por parte de tus amigas que te están haciendo daño. Si definitivamente estos problemas no se llegan a solucionar por medio del diálogo o si la distancia no cura las heridas, cortar, sana y respetuosamente, es la mejor solución. Sin embargo, antes de hacer reclamos y cortar, debes hacer una introspección que te ayudará a alejar esas malas energías de tu vida. “El proceso empieza con uno mismo, lo primero que debes hacer es preguntarte: ¿para que llega esta persona a mi vida? y ¿cuál es el aprendizaje que hay detrás? Cuando logras responderte estas preguntas, la vida se encargará de llevarse a esa mala amiga, o lograrán tener una adecuada amistad”, asegura la doctora Rodríguez.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad