publicidad
Bienestar

Egoísmo, una sana forma de amarte

Aprender a decir no, cuidar de nosotras mismas, definir límites y estar atentas a señales como la desmotivación y la depresión, claves para poner en práctica el egoísmo sano. ¡El truco está en el amor propio!
Egoísmo, una sana forma de amarte
Por: Redacción ALO.co

Eres una egoísta” es una frase que en ocasiones escuchamos de parte de nuestros seres queridos y generalmente tiene una connotación negativa, ya que crea en nosotros la sensación de que al ponernos en primer lugar estamos haciendo algo mal. ¿Te ha pasado que después de ayudar a tus hijos a alistarse para ir al colegio, preparar el desayuno, empacar loncheras y dejarlos en la ruta, te metes en la cama durante unos minutos y sientes culpa? ¿O que después de un largo día en la oficina llegues a casa y en lugar de concentrarte en preparar la cena para tu familia prefieras sentarte cómodamente en el sofá y disfrutar una copa de vino y experimentes un remordimiento terrible? Estas son las señales de que necesitas incorporar el egoísmo sano a tu vida.

Los investigadores Richard y Rachael Heller, creadores de este concepto y autores del libro Egoísmo sano, lo explican como la capacidad de cuidar de nosotros mismos, de cubrir nuestras necesidades y de hacer lo que realmente queremos, alejándonos de la culpa. “El egoísmo sano nos enseña a respetar nuestros sentimientos, preferencias y deseos; a dejar de ser gobernados por las opiniones y demandas de los demás; a decir No cuando es necesario, y a acallar las voces interiores de culpa o recriminación”, explican los autores. “Para ponerlo en práctica necesitamos encontrar el equilibrio: darle prioridad a nuestra vida individual, pero teniendo en cuenta a las personas y circunstancias que nos rodean”, explica la psicóloga de familia María Elena López. ¿Cómo lograrlo? 


 1. Define tus límites: Cuando sientas que alguien comienza a depender de ti con mucha frecuencia, es sano marcar límites, enseñarle que puede hacer cosas por sí misma. De paso le enseñarás a superarse.
 2. Comienza a usar la palabra ‘No’: Por sencillo que parezca, a muchas personas les cuesta decir 'no' a las peticiones de sus familiares y amigos. Pero no hacerlo, pueden perjudicar sus propios compromisos y convertirse en esclavas del tiempo y de los requerimientos de los demás.
  3. Cuida de ti misma: Si no te dedicas tiempo, si no piensas en tus necesidades, no podrás pensar en los demás. En la medida en que aprendas a ponerte en primer lugar y a darles la atención debida a tu cuerpo y a tu mente, podrás entregar a quienes amas la mejor versión de ti.
 4. Atenta a las señales: Escuchar nuestra mente y nuestro cuerpo es muy importante. Señales como fatiga, desmotivación, agotamiento o depresión deben hacernos replantear la manera como nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.
 5. No te sacrifiques por los demás: Priorizar los deseos ajenos es el camino a la infelicidad y, a largo plazo, al resentimiento, porque surgen los reproches. Ponte en primer lugar en lo que es verdaderamente importante para ti. 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad