publicidad
Bienestar

Claves infalibles para mujeres cansadas

Socializar, aprender a decir ‘no’, realizar alguna actividad que te conecte contigo misma y establecer límites son algunas pistas para ponerle freno al agotamiento laboral. Porque sí es posible ser exitosas a nivel personal y profesional.
Istock Claves infalibles para mujeres cansadas
Por: Redacción ALO.co

5:30 a. m. Suena el reloj despertador. Pero, ¿al contrario de despertar con más vitalidad, te sientes más cansada? ¿Amas tu trabajo, pero ya no lo ejerces con la misma pasión? ¿Cada vez te es más difícil ir a la oficina? Puede que estés pasando por el síndrome del agotamiento laboral, también llamado Burnout, una condición que recientemente fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad laboral. De acuerdo con Carlos Hernández, coach en emprendimiento y liderazgo, se produce principalmente por el estrés persistente en las labores cotidianas y genera cansancio físico, emocional y mental, afectando el estilo de vida. “Es un problema que afecta a hombres y mujeres, pero tiene mayor prevalencia en ellas, debido a que a lo largo de la historia a la mujer le ha costado más expresarse, poner límites, y a las múltiples tareas que ha asumido”, explica el especialista, investigador de antropología social.

TOMA NOTA:

Aléjate de personas con actitud negativa
 

Reconoce los CÍRCULOS SOCIALES con los que te conectas dentro de la organización, pues los ‘coworkers’ quejumbrosos o con pensamientos negativos no te ayudarán. Procura tener relaciones sanas con tus compañeros.

Levántante más temprano

Pon el despertador cinco minutos antes de lo habitual. Siéntate, AGRADECE Y PREPÁRATE para afrontar el día de forma positiva. ¡Sentirás un gran cambio!

Duerme bien

El buen descanso es vital para que el cuerpo, la mente y las emociones se regulen. DESCONÉCTATE del trabajo o de las responsabilidades del día mínimo 30 minutos antes de dormir. Esto incluye evitar el uso de herramientas que puedan afectar el sistema nervioso y la mente: celular, computador y televisor.

Socializa

Sentirte sola hace que los espacios laborales sean más pequeños y las horas de trabajo más largas. Por lo general, pasas más tiempo trabajando que en el hogar, por lo que es necesario crear una atmósfera que te haga feliz.

Encuentra tu propósito

IDENTIFICAR TU MOTIVACIÓN es hallar sentido a las labores que realizas: saber el porqué las haces, cuáles son sus objetivos y cómo ejecutarlas puede ayudarte a tu crecimiento profesional. Recordar el propósito permite que, si has perdido u olvidado la razón principal, vuelvas a enfocarte.

Logra el balance

Equilibra el estrés que vives en el día a día con actividades que te oxigenen. Pasar TIEMPO EN FAMILIA, disfrutar esos espacios, es de gran ayuda.

Instantes de pausa

Al iniciar la jornada define las acciones clave a realizar (aquellas imprescindibles). Incluye tres o cuatro momentos, distintos al almuerzo, que te permitan desconectarte, respirar y recargar energías. MIENTRAS TRABAJAS, evita el uso de redes sociales, porque pueden generar retrasos en el plan de trabajo.

Pide apoyo y delega

Es necesario reconocer cuáles son las labores que realmente DEPENDEN DE TI, quién puede ayudarte para facilitarlas y cuáles de ellas se pueden delegar a un tercero. De esta forma puedes enfocarte en lo realmente importante y relevante de tu rol.

Establece límites

APRENDE A DECIR NO. Esto no significa que sea una respuesta definitiva; se trata de comprender cuáles son los límites de las labores que puedes realizar y los tiempos que requieren.

Pide un ‘feedback’

Es responsabilidad de las organizaciones y de sus empleados generar momentos de RETROALIMENTACIÓN. No deben ser superiores a 15 o 30 días, como máximo, ya que la retroalimentación permite identificar inquietudes y aclarar dudas.

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad