publicidad
Bienestar

Nunca rendirse

Perder el trabajo, perder un hijo, perder la movilidad... Estas son situaciones que nos ponen a prueba. Sin embargo, cuando se superan, demuestran que siempre se puede seguir adelante con una buena dosis de esperanza. Primera parte.
Héctor Fabio Zamora, Abel Cárdenas y Cortesía
Nunca rendirse
Por: Redacción ALO

Diariamente, enfrentamos una rutina que incluye trabajo, estudio, diligencias y un sinfín de tareas. Nuestra agenda no admite imprevistos, fracasos ni mucho menos tragedias. Sin embargo, la adversidad no necesita invitación para tocar a nuestra puerta. Puede hacerlo en cualquier momento y nos deja dos opciones: sucumbir a la tristeza, la desolación y la rabia o, por el contrario, reunir todo nuestro coraje, seguir adelante y, de ser necesario, hacer borrón y cuenta nueva.

Así lo demuestran estas tres historias de personas que enfrentaron dolorosas pérdidas y se resistieron a la tentación de rendirse. Se aferraron a su familia, a su fe, a su valentía y ahora la vida los recompensa.

Una fe inquebrantable

En los primeros meses del 2017, los días de la diseñadora de modas Kelly Lozano no podían ir mejor. A los 24 años, estaba casada con el amor de su vida, el arquitecto Daniel Cubillos, las ventas de su boutique estaban creciendo y cada vez más personas se interesaban en su trabajo.

Una mañana, la lluvia impidió que esta joven creadora usara su bicicleta para ir a la iglesia, y su esposo se ofreció a llevarla en la moto. Recorrían la autopista Norte, a la altura de la estación de Transmilenio de Prado, y Daniel cambió de carril, pero un desnivel en la vía hizo que solo pasara la primera llanta.  

“La segunda llanta chocó con un altibajo y yo salí volando por los aires. Caí muy fuerte sobre mi columna, entonces no pude moverme y empecé a llorar desesperada (...)”, dice Kelly, mientras revive el accidente en su memoria. Recuerda que pronto llegó una ambulancia y la llevó a la Clínica Reina Sofía. Allí los minutos parecían eternos, mientras su madre y su esposo recibían las peores noticias: era poco probable que Kelly sobreviviera, y aun si lo lograba, no volvería a caminar, ya que tenía una fractura en la vértebra T8 y esta le produjo una parálisis en sus miembros inferiores. Vea También: Nunca rendirse. La magia del sí.

Sin embargo, la fortaleza de Kelly tomó el mando. Ingresó a una cirugía, que según le dijeron podía tardar hasta 16 horas, pero en su caso solo se demoró cuatro. Ni los médicos ni las enfermeras podían creer que con una lesión tan grave su cuerpo respondiera tan bien a los esfuerzos por salvarla. Incluso le dieron de alta en un tiempo récord de dos semanas. 

En su canal de YouTube 'Kelly Lozano', la joven diseñadora comparte tips de belleza, maquillaje y moda.
Foto: Héctor Fabio Zamora


“Obviamente, fue un choque duro, pero dije 'Dios, ayúdame, no me voy a dejar derrumbar por esto. Tengo que salir adelante'. Y así fue”, afirma la joven, y añade que asumir su nueva realidad no fue fácil, pero el amor de su esposo, su familia y la comunidad cristiana que la rodea le dieron fuerza. Ingresó a terapias de rehabilitación, aprendió a conducir su silla de ruedas eléctrica y continuó con su vida, sin que su nueva condición la definiera. Vea También: Nunca rendirse. Un milagro de amor.

En un sueño, Kelly recibió el mensaje de que algún día volvería a caminar, y dice estar convencida de que sus progresos cotidianos la acercan a esa promesa: “Mi  motivación para todo es Dios. Siempre me he aferrado a Él y me ha respondido con muchas cosas. Por ejemplo, los médicos me decían que no volvería a sentir mis piernas y yo las siento”.

Foto: Héctor Fabio Zamora

Diariamente, esta emprendedora se concentra en sus diseños y en sus videos, ya que hace pocos meses se lanzó como 'youtuber'. En su canal comparte tips sobre maquillaje, moda y belleza, y espera utilizar este medio para inspirar a otros con su historia. "No puedo decir si voy a pararme en poco o mucho tiempo (...) pero mientras tanto vivo tranquila porque lo tengo todo", concluye Kelly con una sonrisa.

*Esta es la primera parte del reportaje 'Nunca rendirse', publicado en la edición 761 de la revista Aló. Por: Jimena Patiño Bonza. 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad