publicidad
Trabajo y Dinero

Taiwán, el destino para empresarias con sed de anticiparse al futuro

Toda una vida no sería suficiente para sumergirse en el epicentro de esta gran isla y empaparse de s
No en vano hoy se posiciona como sitio de visita obligado no solo para turistas sino para empresarias con sed de anticiparse a lo moderno, lo tecno, lo vanguardista.

Situada en el Pacífico occidental, entre Japón y Filipinas, la República de China (RDCh), más conocida como Taiwán –debido a que el territorio sobre el cual la República de China ejerce su soberanía abarca sobre todo la isla mayor de Taiwán y otras aledañas y archipiélagos como Penghu, Quemoy y Matsu)–.

Con un área combinada de 36.200 km2 (casi el tamaño del Eje Cafetero y Tolima juntos) y una población de más de 23 millones de personas, hoy presume de ser número uno en el mundo en la producción de insumos tecnológicos como chips de circuitos integrales, paneles de monitores de cristal líquido, la cuarta por el número de patentes estadounidenses otorgadas a sus ciudadanos y la segunda en flota naviera así como ser el más grande exportador de las orquídeas mariposa.

Siendo fuerte en el tema de los operadores de ventas al por mayor y al detal y los servicios financieros (el 71,05% del PIB), la isla se convierte en un territorio bastante interesante no solo como destino turístico como tal sino por las posibilidades enormes de hacer negocios, independientemente de si eres una empresaria, estudiante, ama de casa o empleada.

¡Yo quiero ir!

Lo primero es solicitar tu visa en el consulado de Bogotá. Es un trámite sencillo y no tiene costo. Puedes consultar una agencia de viajes para que te armen atractivos paquetes con hotel, ruedas de negocios, rutas de shopping, diversiones, toures, etc. Partiendo de Colombia puedes optar por la ruta Bogotá- Los Ángeles, Nueva York o París -Taipéi por un costo desde 6.000 dólares para un viaje de ocho días.

Echa en la maleta…

Taiwán cuenta con un espectro de zonas climáticas que va desde lo helado a lo tropical. En invierno puedes esquiar en las laderas de la Montaña de Hehuan y recorriendo 200 kilómetros adicionales puedes bucear en el caluroso distrito de Pingtung, entre los arrecifes coralinos. También cuenta con una sobresaltada vida nocturna y con múltiples opciones para el plan obligado de una fashionista: irse de compras.

¡Encuentras unos mercadillos y con unos precios! Y ni hablar de las tiendas de lujo, que te reciben desde el aeropuerto con su más seductora mercancía. Si llegas a Taipéi, su capital, y te alojas en el Sunworl Dynasty Hotel, a tres minutos estarás en la Plaza Digital. Wow, ¡nunca has visto tantas opciones tecnológicas en un mismo lugar! Y la ropa de viaje la adaptas con base en lo que quieres hacer con total libertad. Hasta en eso Taiwán es un excelente anfitrión. Detalle útil por si llevas equipos electrónicos, secador o plancha: la electricidad es de 110 voltios.

Y en la billetera…

Obvio: todas tus tarjetas de crédito, pues la mayoría son aceptadas. También cheques viajeros, los cuales puedes cambiar en bancos que tramitan divisas extranjeras, hoteles y tiendas turísticas. Otra cosa: puedes hacer retiros en cajeros con tarjeta débito o avances y obtienes NT$ (nuevo dólar de Taiwán), la moneda local que más o menos equivale a NT$30 por un dólar o 1.800 pesos colombianos. La propina no es una costumbre muy arraigada, pero la cargan automáticamente en hoteles y restaurantes.

Sentirte incomunicada, ¡imposible!

Con 62 compañías de televisión por cable, 7.292 de producción de programas de Cds, Dvd, etc., y 6.707 de radio y TV, 5.529 revistas, 2.178 periódicos, 9.820 editoriales de libros, 178 estaciones de radio, 180 proveedores de transmisión vía satélite y 75 medios de comunicación extranjeros con corresponsales en Taiwán, no te sentirás lejos de casa ni de tu trabajo a pesar de la diferencia de 13 horas.

No puedes dejar de ir al…
  • Mercado nocturno de Shilin, el sitio de visita imprescindible de una fashion victim.
  • Museo Nacional del Palacio. Separa por lo menos dos días para gozarte lo básico del majestuoso bagaje cultural de Taiwán.
  • A sus edificios más famosos: el Taipéi 101 (el segundo más alto del mundo) y la Rueda de la Fortuna, en el Centro Comercial Miramar.
  • Templo Lungdhan. Independientemente de la religión que profeses, contágiate con la devoción y la mística del lugar.
  • Hacer un paseo por el metro y el tren bala. Impresionantes sus rutas, sus vagones de lujo, sus sistemas de seguridad, etc.
  • Monumento Nacional de la democracia de Taiwán, en conmemoración de su primer presidente, Chiang Kai-shek.
  • Si quieres pedir al cielo un buen hombre y casarte o si vas de luna de miel, una pasada por el Lago del Sol y la Luna en el centro de la isla, el Río del Amor en Kaohsiung y la Montaña de Jade son inspiradoras opciones.
  • Para las ecoadictas: Área Recreativa Forestal y Termas de Jhihben, la Isla Verde e Isla de las Orquídeas, el Área Paisajista Nacional de Penghu y el Museo Nacional de Ciencias Naturales.
  • La ópera taiwanesa: derrochadora de emociones y talento. Cómo se nota el trabajo y la disciplina de sus integrantes, que se preparan desde los tres años de edad.

Los espectáculos de títeres de mano que integran varios aspectos culturales como dialectos, bordados, música, tallado, pintura y las técnicas para manipularlos. A las tiendas de té. No solo por la calidad y las variedades exquisitas de té sino por los utensilios, los abanicos, el protocolo para servirlo y los pasabocas para acompañarlo.

¡A comer!

Ocho categorías principales para montones de gustos y caprichos: desde la hoklo o fukienesa o simplemente taiwanesa, la hakka, conocida por sus platillos de sal y fragantes y hasta la vegetariana por la influencia del budismo. Encontrarás largos y exquisitos bufés y si eres amante de los postres pregunta por el muatsi, un pastel aborigen de mijo. No esperes encontrar tan a la mano bebidas gaseosas, puesto que los taiwaneses prefieren los jugos de frutas, raspados de fríjol, gelatinas de hierbas y, por supuesto, el té.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad