publicidad
Cultura y Opinión

Carolina Cruz: los consejos de mi padre

Cuando lo conoces es amor a primera vista, es un manjar blanco de dulce y el mejor conversador del mundo.
Los consejos de mi padre
Por:

Hola a todas mis chicas ALÓ. Qué bueno poder saludarlas en este mes, que además de ser el de mi cumpleaños (12 de junio), es el propicio para celebrar la vida de esos papás maravillosos que no solo nos dieron la vida, sino que además se han convertido en un gran ejemplo a seguir.

En esta edición de #VitalmenteConCaro les hablaré de mi papá, Iván Cruz, el hombre más noble y honesto que conozco en el mundo. Tengo que aceptar que cuando me enviaron el tema de la columna me dio mucha emoción y apenas empecé a escribirla se me llenaron los ojos de lágrimas, pues recordar lo valioso e importante que él es para mí, me infla el corazón. Es difícil seleccionar los consejos más valiosos que me ha dado, pues todos los días (aun siendo adulta) me sigue dando grandes enseñanzas, y lo hace con el mismo amor y cariño que cuando era una niña. Sin embargo, aquí les confieso algunas lecciones que me ha dado y que procuro aplicar en cada instante de mi vida:

  1. Ser honesto
  2. Ser humilde
  3. Ser noble
  4. Ser real
  5. Ser feliz 

Cuando miro sus ojos entiendo por qué soy una mujer tan extremadamente sensible; esa cualidad se la debo a él, al igual que mi organización y mi pasión por el trabajo. Que si él es mi héroe, sí, sí lo es; que si lo amo y admiro, así es y cada día más; que si lo extraño, porque vive en otra ciudad, sí, y mucho... por esto valoro cada llamada, cada mensaje y cada momento que puedo compartir a su lado.

¿Lo quieren conocer? Mi superhéroe favorito se llama Iván Cruz Alzate, nació en Tuluá (Valle del Cauca), es administrador de empresas y trabajó en el área de seguros casi toda su vida. Es jubilado y hoy en día vive feliz en Manizales junto a su esposa, Pilar Cabrales, una mujer maravillosa a la que también quiero mucho. Cuando lo conoces te puedo asegurar que es amor a primera vista, es un manjar blanco de dulce y el mejor conversador de este mundo. ¡Te amo, papi!


Y para cerrar esta quincena, les deseo un Feliz Día a todos los padres amorosos, respetuosos, cariñosos y consentidores... ¡Dios los siga bendiciendo! 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad