publicidad
Cultura y Opinión

El flamenco está de luto por muerte de Paco de Lucía

El guitarrista español falleció en un hospital de Cancún (México) a sus 66 años de edad y dejará un
Archivo El Tiempo El flamenco está del Luto por Muerte de Paco de Lucía
Por: Agencia EFE

Fue trasladado tras sentirse indispuesto y al llegar al centro médico se sentó en una camilla y murió posiblemente a causa de un infarto masivo, según fuentes próximas a su familia.

El guitarrista se sintió mal cuando estaba jugando fútbol con su hijo Diego, de diez años, en la playa.

La familia publicó un comunicado en el que destacan que "no hay consuelo" ni para los que le conocían, ni para los que le querían sin conocerlo, y que "el dolor ya tiene fecha" para este clan artístico.

"Anoche se nos fue el padre, el hermano, el tío, el amigo y se nos fue el genio Paco de Lucía", dicen sus allegados, que han querido compartir "un abrazo y una lágrima" con el mundo, bajo su "convicción de que Paco vivió como quiso y murió jugando con sus hijos al lado del mar".

"La vida nos lo prestó unos maravillosos años en los que llenó este mundo de belleza y ahora se lo lleva...Gracias por tanto... y buen viaje amado nuestro", culmina el escrito.

Un genio tranquilo

Todos cuantos conocieron a Paco de Lucía lo señalan como ‘genio’: el genio de un hombre tranquilo que revolucionó la historia del flamenco y arropó para siempre a las nuevas generaciones con el punto de referencia de su arte.

Con apenas doce años de edad, viajó por primera vez a Estados Unidos contratado por el bailarín José Greco para ejercer de tercer guitarrista de la Compañía del Ballet Clásico Español, De Lucía siempre valoró la empatía del público americano con el flamenco. Son, decía de ellos, "mi minoría que se va haciendo grande".

A parte de ser un apasionado de tocar la guitarra, otras de sus preferencias se enfocaban en: para comer, platos de cuchara; para beber, el tinto; su libro de cabecera, ‘cualquiera de Oscar Wilde’ y ninguno de filosofía, porque "de tanto leer a Ortega y Gasset terminó por analizarlo todo y perder el sentido del humor", apuntaba. Y entre sus películas favoritas, las de Willy Wilder y la trilogía del cineasta polaco Kieslowski, ‘Azul, blanco, rojo’. (El estreno de una obra inédita de Oscar Wilde indigna a su nieto)

"Los guitarristas no necesitan estudiar"

Otro de sus amores era la fusión musical, tocó con ‘grandes’ como Carlos Santana, Pedro Iturralde, Chick Corea, John McLaughlin, Al Di Meola o Larry Coryell y grabó el ‘Concierto de Aranjuez’, de Joaquín Rodrigo, pero, si con alguien se sintió verdaderamente a gusto, fue con su amigo Camarón, con el que grabó nueve discos, entre ellos, el inolvidable ‘Potro de rabia y miel’.

En una de sus últimas entrevistas en medio del concierto que marcaba el ecuador de su gira americana de 2012, el guitarrista mostraba su lado más joven e inquieto y explicaba su necesidad de componer, de investigar, de sorprender al público con su música: "No pienso vivir de las rentas", decía.

"Si lo que compongo no es una sorpresa para los profesionales, entonces inmediatamente me retiro. Vivir de las rentas me pareció siempre triste", afirmó el músico en la presentación de su disco ‘En vivo: conciertos de España 2010’, un álbum aparecido tras una pausa de siete años después de ‘Cositas Buenas’.

A Paco de Lucía, Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2004, Premio Nacional de Guitarra, Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, ganador de un Grammy, también le emocionaba arropar lo que él llamaba ‘savia nueva’: el bailaor ‘Farru’, el percusionista ‘El Piraña’, los cantaores ‘Duquende’ o David de Jacoba, que con él en el escenario demostraban la buena salud del flamenco. Y decía: "los guitarristas no necesitan estudiar", para que la teoría no limite su imaginación.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad