publicidad
Cultura y Opinión

Vicky Dávila, Vargas Llosa y Julio Sánchez Cristo

Vargas Llosa, Nobel de 81 años que se pasea feliz al lado de su novia, Isabel Preysler. Ella, con 66 años, sobria y suave, madre de cinco hijos, jamás ha dado un escándalo.
Hernán Puentes
Vicky Dávila, Vargas Llosa y Julio Sánchez Cristo
Por: Poncho Rentería

Un trío de película
Nunca imaginó Vicky Dávila que regresaría con tantos aplausos y tan triunfal. Volvió por el buen olfato de Julio Sánchez Cristo, quien pensó: “Ella es famosa, atrevida, bien dateada, tiene fuentes, experiencia y miles de fans”. La buscó y ella aceptó. A Vicky Dávila le dieron palo cuando RCN la invitó a renunciar. Volvió y está ganando audiencia, hizo entrevistas atrevidas a los expresidentes Samper y Pastrana. Y montó un ‘reality’ radial entre ella, Salud Hernández y María Jimena Duzán, que salió regio. PUNTO. Vicky tiene su tono, su teatralidad y está en el curubito. La W recoge audiencia de Manzano, de Camila y Julio, y la crece. Bravo. (Vea también: El yerno del rey, un avivato preso).

Vargas Llosa e Isabel, en Bogotá
De entrada, buenísimo y concurrido el coctel de Porcelanosa con dos vedetes: Vargas Llosa, Nobel de 81 años que se pasea feliz al lado de su novia, Isabel Preysler. Ella, con 66 años, sobria y suave, madre de cinco hijos, jamás ha dado un escándalo. En su vida laboral es la imagen mundial de Porcelanosa, prestigiosa empresa española. Al estilo de Hernán Zajar, desfiló Vargas Llosa y al lado su novia Isabel. Aplaudieron: Olguita Pumarejo, Denisse de Riascos, Alexandra Pumarejo, Raquel y Dora Glottman y 47 periodistas mujeres de diarios y revistas, porque el Nobel e Isabel Preysler son un caviar en las páginas femeninas y masculinas. Es mejor leer sobre Vargas Llosa que de los viudos de Odebrecht.

Desfiló Vargas Llosa  en Bogotá 
Sí, se paseó tres horas por el coctel, por la alfombra roja, derrochando simpatía. Desfiló como si fuera un joven metrosexual de una pasarela de Miami mostrando unos bluyines de verano. No posó Vargas Llosa de premio Nobel, estuvo relajado charlando con Carlos Gallo y su limeña esposa, Gabriela Trosso. Isabel Preysler, una mujer que lleva cuatro matrimonios con cuatro hombres exitosos. Es suave, es oriental, de bonitos modales. Vargas Llosa juega en este show por civilizado, por burlón, por querido con su mujer. Ella es la imagen mundial de Porcelanosa y gana muchos miles de dólares. La envidiamos. PUNTO. Vargas Llosa, con 81 años, anda dichoso y repite: “Isabel, la mujer que amo”. (Vea también: ¿Hay acoso sexual?).

Vargas Llosa, de amante a marido
Serio, Vargas Llosa arregló su vida. Del apartamento sacó ropa, libros y se instaló en el hotel Wellington, de Madrid, que visitan futbolistas, toreros, famosones madrileños y políticos colombianos. Visitó en Bogotá con su amada Isabel a Ivonne Nicholls, Lili y Consuelo Scarpetta, sus amigas de muchos años en Madrid. Hoy, Vargas Llosa bebe whisky, toma viagra, cocteléa, fuma porros, viaja a París. Anda dichoso. Todos los maridos hoy regañados lo admiran porque le dijo a su legítima esposa, Patricia: “Te he amado 50 años, pero no aguanto más, me mamé de tus regaños y censuras sin ton ni son; me voy”. Y se fue. Mi Lulita Arango no repite el regañar a su Poncho amado, que es algo anarquista, amigo del licor, del ocio, del almuerzo largo. Por eso llevamos 26 años, y mi Lula es maravillosa. (Vea también: (Vea también: Mujeres adictas a...).

Isabella Santo Domingo
Es barranquillera, civilizada, escritora de humor negro, de dramas de mujeres, escritora burlona del mundo formal y jai. Isabella es mamá de María Ossa (21), educada, no ‘play’, de buenos modales. Isa es disidente, diferente, exótica para el Opus Dei y gran conferencista cobrando carísimo en dólares. ¡Ah!, sigue triunfal en el teatro Patria de Bogotá. La obra se titula Los caballeros las prefieren brutas, que es una sátira-comedia con toneladas de humor, de verdes, de retratos de nuestra sociedad. Las mujeres aman esa obra, los hombres también. La actúa un minigrupo teatral con regia actuación que les hablará del matrimonio, lo rico y lo odioso de esa aventura. Teatro Patria, Carrera 7 con calle 109. Deben verla, la han aplaudido 57 veces en Buenos Aires, Miami, México y Lima. Isabella, Lulita Arango sabe lo nuestro, ¡sabe que soy FAN tuyo irreductible! (Vea también: La horrible fiesta del Día de la mujer).
 


 

 


 

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad