publicidad
Entretenimiento

Carolina Soto ¡Auténtica y arrolladora!

Nos reunimos con ella para capturar su esencia, el espíritu de ‘caro’, la enérgica, dulce y positiva madre de valentino (3) y violetta (2), que parece tener una sed inagotable por lo básico. Bella y real posó para nuestra más reciente edición.
Hernán Puentes Carolina Soto ¡Auténtica y arrolladora!
Por: Sandra Paola Real


Sí, frente a una taza de café y una torta de banano, con muy poco maquillaje y luciendo jeans, camiseta y tenis, Carolina Soto es la mujer desparpajada, espiritual, amante de las conversaciones divertidas y cotidianas en las que no faltan temas como los hijos, el esposo y el ser ama de casa, algo que le fascina. Su cara de niñita, aunque acaba de cumplir 35 (los celebró el 12 de mayo), su sonrisa generosa, sumadas a un talento abrumador, hacen que facture a ritmo de clics en su cuenta de Instagram (@caritosotooficial), en la que cuenta con 2,7 millones de seguidores.

Inició su camino como presentadora de entretenimiento de RCN, después la vimos en el matutino Acá entre nos y desde el 2018 se incorporó al elenco de Día a día, en el que la acompañamos todas las mañanas. ‘Caro’ es la protagonista de nuestro especial de belleza y en las imágenes logramos entender que está en su mejor momento, en todos los sentidos. Dueña de una belleza natural, de un cuerpo y un metabolismo envidiables y de una actitud enloquecedoramente femenina, celebramos su seguridad como mujer y su invitación a otras a sentirse felices consigo mismas.

¿Cómo te ido con este encierro?
Cuando comenzamos la cuarentena jamás pensé que esto fuera a ser tan largo. Ha habido muchísimos cambios. El programa tuvimos que pararlo por un mes y en aquellos 30 días viví como una mamá 24/7. La verdad es que no estaba acostumbrada a ello, pero lo disfruté infinitamente, sin embargo, tenía un vacío por Día a día. Me dediqué a mis hijos, a sus clases virtuales y a compartir con ellos y también con mi esposo. Pero ya necesitamos que se normalice la vida, no podemos seguir viviendo encerrados. El tiempo en familia ha sido de calidad, pero hay personas que ya no tienen otra salida que trabajar y retomar los deberes, pues no hay bolsillo que soporte crisis como esta.
Te vemos muy habilidosa en la cocina, ¿Es una pasión nueva?
Nunca había tenido una relación cercana con la cocina; cuando me pedían que cocinara algo, me enfrentaba con miedo al mundo culinario. Pero en la cuarentena decidí adentrarme en territorios desconocidos, comencé a crear, a experimentar y el resultado ha sido maravilloso, me ha encantado. La oportunidad también ha enriquecido mucho la relación con mi familia: les cocino a mis hijos y también junto a ellos, y con mi esposo nos repartimos las labores, y le agradezco infinitamente a él por ello.


¿Cómo les ha ido a los niños enfrentando esta nueva realidad?
Los primeros quince días, los sentimos como unas vacaciones, en la casa, tranquilos y disfrutando aquel descanso que nos estaban dando. Comenzó a transcurrir el tiempo y a todos nos cogió desprevenidos, comenzamos a extrañar nuestra cotidianidad, tanto mis hijos como yo. Valentino anhela su jardín, yo el estudio de grabación. Y no te niego que el adaptarnos a esta nueva realidad, como la llaman, ha sido complicado. Más aún cuando retornamos a Día a día y tengo que trabajar de la mano de mi esposo. Él se ha convertido en mi camarógrafo… Difícil para ambos, pero juntos hemos sobrevivido.
¿Qué tal te ha ido sorteando la cotidianidad en pareja?
Esta cuarentena ha sido una montaña rusa de emociones. Es cierto que hemos tenido días acaramelados, pero hay muchos otros en los que ambos necesitamos estar solos. Extraño el tiempo para mí, para mis amigas y aquello que estaba acostumbrada a hacer cuando no lo tengo cerca. Sé que a él le pasa lo mismo, no estábamos muy acostumbrados a vivir 24 horas, todos los días. Cuando percibimos tensión o sentimos que un malestar se avecina, cada uno acude a su lugar o actividad segura. La mía es sacar a mi perrita, salgo con ella en las tardes, los 30 minutos que es permitido.
Esta ha sido una época para hacer introspección. ¿Cómo te ha ido con esa labor?
Tenernos en confinamiento le ha dado un respiro a la Tierra y el ver cómo empieza a renacer, de cierta manera, nos hace entender que necesita de nosotros. Por otro lado, el amor por nuestra casa y el aprecio que hemos desarrollado hacia nuestro hogar es muy lindo, es nuestro refugio, y sé que todos hemos aprendido a valorarlo. Solidarizarnos también genera un cambio. Me he puesto la mano en el corazón para darles aquella mano amiga a los que no la pasan tan bien es esta época.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad