publicidad
Entretenimiento

Daniela Legarda despide a su gran amor

En medio de la tristeza, la desolación y los momentos difíciles que ha vivido por la muerte de su hermano, el cantante Fabio Legarda, la joven encontró la manera de ayudar a otros compartiendo un mensaje de paz y de sueños cumplidos. Este es el legado
Daniela Legarda despide a su gran amor
Por: Lessly Alfonso Trujillo

Hay momentos en la vida que nos confrontan, nos ponen a prueba, nos desequilibran… Y uno de ellos es la muerte de un ser querido, una realidad intempestiva y dolorosa para la que jamás se está preparado. El 7 de febrero de este año la vida de Daniela Legarda se partió en dos por la muerte de su hermano Fabio Andrés Legarda (29), quien fue víctima de una balada perdida en Medellín. (Vea también: Luisa Fernanda W, Salta de Youtube a la pantalla grande).

“Fue un ser de luz, un ángel. Su partida no ha sido fácil, pero estamos tratando de entender que aunque Fabio no está físicamente, su alma todavía vive”, dice refiriéndose al artista que muy rápido se robó el corazón de los colombianos con su sonrisa sincera y personalidad arrolladora. Desde Atlanta, su nueva ciudad de residencia, adonde viajó para buscar refugio en los suyos, para tomar fuerza y de paso un respiro, Daniela abrió su corazón a ALÓ y nos contó cómo la pérdida de su hermano mayor se ha convertido en un drama transformador para llevar un mensaje de paz y amor.

¿Cómo han sido estos días sin uno de los grandes amores de tu vida? 
Largos, muy largos. Al principio estaba en shock; trataba de pensar e imaginar que él estaba en Colombia muy ocupado en giras y en conciertos y que por eso no podíamos hablar. Después tuve que asimilar que no, que ya no estaba aquí y no lo iba a estar. Eso fue muy duro.

Es una montaña rusa, con subidas y bajadas...
No ha sido fácil para nadie. Ha sido un proceso doloroso, pero estamos tratando de aceptar que este mundo va más allá de lo físico, de lo que vemos, y que aunque Fabio no está aquí físicamente, su alma todavía vive entre todos nosotros.

¿Cuáles eran los momentos que más disfrutaban juntos?
Todos. Desde que él se mudó a Colombia hace cuatro años, cada vez que podía estar junto a él disfrutaba un montón su compañía. Pero mis preferidos fueron cuando simplemente éramos él y yo, hablando del futuro y de los sueños. Siempre que empezábamos a hablar me preguntaba: ‘Dani, ¿con qué sueñas? Y después me decía: ‘Bueno, pues entonces tienes que trabajar más duro que todo el mundo para cumplir tus objetivos’. Él era y es mi inspiración.

¿Cómo lo recuerdas?
Lleno de vida, de felicidad, de pasiones, de metas… Nadie podría decir nada malo de él porque en serio era una persona increíble, hermosa, y no solo físicamente, porque además era muy guapo, sino porque tenía un gran corazón. No le importaba si limpiabas inodoros o si eras el presidente porque siempre te iba a tratar por igual. Le encantaba ayudar y si veía en ti un gran ser humano, seguro te daba la mano. Además era muy chistoso, se reía por todo.


Algún momento o anécdota de infancia para recordar...
Esos tiempos me dan mucha risa. Fabio era muy celoso con Mari (María, su otra hermana) y conmigo y nos protegía mucho. Hace muchos años, un niño estaba hablando mal de Mari y él le dijo a su mejor amigo que lo acompañara a enfrentarlo en el ‘mall’. Una vez allá, le dijo: ‘¿Por qué estás hablando mal de mi hermana?’ Le dio un puño y en medio de la pelea le pegó a la pared y se rompió el brazo. Al día siguiente llegó a la escuela con el brazo enyesado, riéndose y diciendo ‘por eso nadie se puede meter con mi familia’ (risas).


Más que hermanos, Daniela y Fabio eran amigos. Ambos compartían su pasión por el mundo digital.

Muchos hablan de su gran parecido…
Sí. Todo el mundo decía que éramos gemelos (risas). Y eso a mí me encanta; además, nos gustaba mucho pasar tiempo juntos y con la familia. A nivel laboral, amábamos crear contenidos.

¿Cuál fue el último consejo que te dio?
Él creía mucho más en mí de lo que yo misma lo hago. Así que siempre me decía que no parara de trabajar por mis sueños. ‘Nunca dejes de hacer lo que amas porque eso marcará la diferencia’. También me dijo: ‘Ese dinero, esos seguidores… No importan si no eres feliz contigo y con lo que haces’. Si tuvieras la oportunidad de enviarle un mensaje al cielo, ¿qué le dirías?
Que muchas gracias por todo lo que me enseñó. Gracias por ser el mejor hermano de todos. Que lo amo con todo el corazón y que estoy feliz de que él también lo haya sido.

¿Cómo sacar tanta fuerza en un momento tan difícil?
Todo ha sido gracias a Dios. Esto me ha  acercado mucho más a Él; pienso que me he convertido en una mujer más espiritual. Me hago más fuerte al saber que Fabio está feliz y que si le dijera ‘regresa’, él se reiría y me diría que no.

Youtubers, actores, cantantes… todo el país se solidarizó con ustedes.
No te imaginas lo que todas esas muestras de cariño y de solidaridad significan para mí. Nunca pensé que un mensaje sería la diferencia hasta que lo viví en carne propia. Ver y sentir todo ese amor me ha ayudado mucho.

Lo que le sucedió a Legarda les sucede a diario a muchos colombianos…
Lo que le pasó a mi hermano pasa todos los días en el mundo, así que mi mensaje es que escojan siempre el amor por encima de la violencia. Una mala acción puede cambiar la vida de muchas personas, así como este acto de violencia transformó la de nosotros. Trabaja por tus sueños y no cojas el camino fácil de las drogas, el alcohol o el crimen.

¿Por qué radicarte nuevamente en Estados Unidos?
Porque necesitaba estar con mi familia. Me mudé a Medellín no solo porque amo esa tierra y su gente, sino porque Fabio vivía allá. Pero ahora que él no está regresé a Atlanta para no estar sola, para sentirme acompañada en estos tiempos tan duros.

¿Qué viene para ti, Dani?
Fabio me enseñó a luchar y a trabajar por lo que amo. Voy a empezar a sacar tres videos a la semana en YouTube y cada vez más piezas en Instagram; estoy a punto de lanzar mi propia línea de vestidos de baño, que estarán disponibles antes de mayo, y además acabo de lanzar 'Eterno', una hermosa canción que preparé especialmente para él.


 


 


 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad