publicidad
Entretenimiento

Diego Trujillo, el ‘estafador’ más divertido

Desde siempre el camaleónico actor bogotano les ha robado miles de carcajadas a los televidentes con cada uno de los personajes que interpreta. Se prepara para presentar su más reciente comedia en el teatro.
Diego Trujillo, el ‘estafador’  más divertido
Por: Richard Moreno Castañeda

En el año 1992 tuvo su primer acercamiento con la televisión en la novela La maldición del paraíso. Luego vinieron otras participaciones en producciones como El manantial, Mascarada, Perro amor, ¿Por qué diablos?, El fiscal, Pobre Pablo, La costeña y el cachaco, Todos quieren con Marilyn y Los reyes, entre otras. En todas y cada una, el actor de 59 años, se ha consolidado como uno de los más queridos por los colombianos. Lo suyo también es el sarcasmo, a punta de comedia, como lo ha hecho con monólogos como Padre rico, pobre padre, ¿Qué desgracia tan infinita? y el que está próximo a presentar, Elogio de la estafa, una parodia sobre este particular rasgo de los seres humanos que Diego lleva a escena con casos que seguramente todos hemos vivido.

¿Cómo nace la idea de este nuevo 'stand up'?
Surgió porque un empresario quería hacer un show en Medellín con cuatro comediantes sobre el tema de la estafa y me pareció muy interesante. Me senté a escribir y cuando me percaté, había tanto material que terminó convirtiéndose en un show solo para mí. Existen tantas modalidades de la estafa, que tenía una cantidad inmensa de temas para tocar. Comencé a estructurarlo y durante este proceso me di cuenta de que es un término inherente a los seres humanos. Nos enseñan de alguna manera a mentir desde chiquitos cuando nos crían a punta de mentiras piadosas y de amenazas que no son ciertas. Entonces, además de ser una crítica muy mordaz y llena de humor negro, también es una manera de dejar pensando a la gente sobre lo que somos y sobre cómo podemos hacer algo para cambiar
Estás concursando en 'Masterchef Celebrity', ¿Qué tal la experiencia?
Sobreviviendo (risas). A mí me gusta cocinar, siempre lo he hecho y me ha fascinado todo lo que está relacionado con la cocina y sobre todo con invitar a comer y a tomar vino y a conversar, lo que no me imaginaba era ser parte de un reality porque es que eso no es aprender, es sobrevivir en unas condiciones muy jodidas porque te ponen bajo presión todo el tiempo.
¿Cómo recuerdas esa primera semana en el 'reality'?
Durísima, es la peor porque lo cogen a uno a mansalva, hasta que empieza uno a descifrar la dinámica del asunto y a defenderse, como sea.
¿Qué ha sido lo más divertido?
Todo, es un programa realmente encantador porque no es un concurso amarillista, en el que te hurgan y te hacen pelear con el vecino y sacan lo peor de ti, sino que en realidad es un formato blanco y muy familiar.
¿Te ha pasado por la cabeza la idea de dedicarte a algún tema gastronómico cuando finalices?
Yo quiero salir de ahí sin pretensiones de convertirme en chef, ni mucho menos. No voy a montar un restaurante, pero sí quiero explorar algunas cosas en torno a la gastronomía y tengo un par de proyectos en mente.
Te estamos viendo de nuevo en 'Los Reyes', ¿Qué tal ha sido recordar esa época?
Ha significado una cantidad de cosas: por una parte comprobar que estoy 15 años más viejo (risas) y por otro lado, recordar esa televisión que se hacía en esa época, que era maravillosa. Volver a ver Los Reyes es rememorar un personaje, que quizás me brindó mayor visibilidad como actor. Eso, sumado a que los que nos están viendo ahora, forman parte de una nueva generación, todo es muy gratificante.

En esa lista de sueños por cumplir, ¿qué viene para ti?
Yo ya no tengo sueños, ya tuve éxito porque logré hacer lo que me gusta. Sigo trabajando en lo que me apasiona y eso ya me hace exitoso. Vivo bien, tengo una vida tranquila y me divierto muchísimo. Tengo unos hijos maravillosos, así que todo lo que venga es ganancia.
¿Qué planes vienen para el 2020?
Bueno, Elogio de la estafa comienza su gira nacional, quiero llevarla a Miami. Ya hay un productor interesado en presentarla y yo estoy entusiasmado porque me parece que el mensaje es interesante para la gente que vive fuera de Colombia.
¿Cómo es Diego Trujillo a puerta cerrada?
Soy muy cercano con mis hijos: Pablo, Silvia y Simón. A pesar de que no he vivido mucho tiempo con ellos, compartimos planes y ahora que los dos más grandes son mayores de edad, pues me les pegó para ir a rumbear y hacer el oso bailando reggaetón. Somos buenos amigos. Los adoro.
¿Cuál es el consejo que más les repites?
A estas alturas de la vida, los sigo corrigiendo todos los días. Por ejemplo, en la mesa el comportamiento es fundamental y los jodo con eso todo el tiempo. Trato de tener una comunicación muy abierta con ellos, me parece que eso es lo más importante. Y más que darles consejos, trato de transmitirles la noción que tengo de mí mismo, de cómo ser feliz sin hacer grandes cosas, sino ajustándolas a las proporciones del entorno de cada cual.
¿Qué vas hacer en Navidad?
No estoy seguro, tengo la posibilidad de celebrar año nuevo en Nueva York con una amiga, pero vamos a ver si lo logramos.

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad