publicidad
Entretenimiento

Todo un galán en la cocina

Le encanta el chocolate, los platos cargados de picante y la buena mesa. También ama viajar, ver sonreír a su esposa y compartir con sus cuatro hijos. Así es Christopher Carpentier, el chef chileno que tiene suspirando a las colombianas.
Cortesía Canal RCN
Todo un galán en la cocina
Por: Redacción ALO

Desde hace cerca de tres meses el programa de concurso Masterchef Celebrity está al aire, tiempo más que suficiente para que las televidentes se sientan fascinadas por la mirada escrutadora, el acento y el sexapil de Christopher Carpentier. Es más, podría decirse que su participación como jurado es uno de los ingredientes de éxito de esta edición del reality, tal como sucedió en su país de origen, Chile.  

A los 44 años, Carpentier es uno de los chefs latinos más reconocidos y ha cultivado una exitosa carrera tanto en la cocina como en la pantalla. Es dueño del restaurante El Barrio, ubicado en la capital chilena, así como de la productora Oink, responsable de programas como C Cocina, Entre chefs y Manos a la obra. También es autor del libro de recetas El maldito book y presentó el programa Chris Quick en el canal Fox Life, antes de debutar como jurado en Masterchef Chile.

En una fría tarde bogotana, conversamos con el apuesto cocinero, quien espera seguir cautivando a Colombia con su encanto y su propuesta de gastronomía, pues no descarta la posibilidad de abrir un restaurante aquí.

Has conquistado a la audiencia colombiana de Masterchef Celebrity durante tres meses. ¿Cómo ha sido tu experiencia en el reality?
Ha sido una experiencia enriquecedora, donde he logrado conocer un poquito más de Colombia, de su gente, de su gastronomía y de sus paisajes. Eso me llena de felicidad, porque estar seis meses en un país y conocerlo como local, no como turista, es un privilegio.

¿Qué es lo que más te ha gustado de nuestro país?
Me llama la atención su cultura: su música, su baile, y que cada región defiende mucho sus tradiciones. Además, Bogotá está conformado por colombianos, no solo bogotanos, mientras que en Santiago –la capital de Chile–, casi todos somos de esa ciudad. Acá es muy rico porque uno va a un lugar, empieza a conversar y alguien dice 'yo soy de Medellín', otro dice  'yo soy de Cali'... eso es muy atractivo. También me gusta la apertura que tienen todos, el cariño, el carisma, la buena onda.

¿Y qué tal nuestras mujeres?
He tenido mucha empatía y afinidad con todo el mundo y en realidad este país tiene mujeres hermosas.

¿Con qué participante de Masterchef has tenido más afinidad?
Los jurados no tenemos muchas oportunidades de compartir con las celebridades. Masterchef nos pide tener esa reserva para que la votación sea realmente para los platos y no para las personas. Sin embargo, con Variel he hecho una conexión porque en el programa nos reímos mucho con esto de 'padre e hijo', y con Peter también porque siempre está haciendo bromas. He tenido más contacto con los que ya no están en el programa, por ejemplo, con Giovanny Ayala. Incluso fui a verlo a un concierto en Medellín (...).

¿Cómo ha sido tu interacción con los otros jurados del programa? 
Muy buena. Estoy en constante comunicación con ellos y con Claudia, porque desde el día uno nuestra relación fue muy fluida. Esto se transforma en una familia a nivel mundial. Uno se encuentra con chefs que trabajan en el programa en otras partes del mundo y se siente como si hiciéramos parte de una misma familia.

En un episodio del reality, los participantes prepararon platos inspirados en ellos mismos. ¿Qué ingredientes tendría un plato inspirado en ti?
Muchos; mi estilo de cocina es fusión. Pero lo que más me interesa es que los productos sean de altísima calidad. Hace un tiempo fui a un restaurante en Nueva York que servía una brocheta muy sencilla y es de las cosas más ricas que me he comido: el tomate era espectacular, tenía sal de mar gruesa, un aceite de oliva extra virgen que era una maravilla y un pan con masa casera espectacular. Así que uno puede hacer algo supersencillo y que los ingredientes hablen por sí solos. Me gustaría que mi plato fuera así y que tuviera el picante, la sazón, la magia de Latinoamérica. Vea También: Carlos Torres, un galán con todo el flow

Si tuvieras que intervenir un plato típico colombiano, ya sea añadiendo o quitando algo, ¿qué harías?
Sería una responsabilidad tremenda, porque aquí tienen una gastronomía muy interesante. Quizás lo que le pondría a cualquier plato de acá, por mi gusto, es el picante.

En Colombia, este es el mes para celebrar el amor y la amistad. ¿Eres un hombre de muchos o pocos amigos?
Tengo muy buenos amigos, los correctos.

Sabemos que en el amor te va bien, ya son diez años de matrimonio con Alejandra Vallarino. ¿Cuál es tu plan favorito a su lado?
Cualquiera que incluya verla sonreír.

¿Y con tus hijos?
Tenemos cuatro hijos: Franco, de 16 años; Augusta, de 14; Emma, de 12, y Facundo, de 6. Con ellos disfruto cualquier cosa, sobre todo verlos felices. Me gusta hacer deporte con el mayor (Franco), ver animados en televisión o salir de paseo.

¿Te conquistan por el paladar?
Hoy día me conquista más la gente buena, porque puede haber alguien que me impresione tremendamente con un plato y sea una mala persona, entonces no va a funcionar (...).

Siendo así, ¿qué es lo que más aprecias en una persona?
La humildad es algo que valoro y que cuesta mucho desarrollar. Creo que la gente humilde es muy evolucionada y ha logrado adquirir muchas otras virtudes para llegar a esa.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad