publicidad
Entretenimiento

En medio de una difícil batalla, Jessica Cediel se volvió a enamorar

Pese a que está viviendo los días más complicados de su existencia, el decir: "ya no más" no es una opción para ella. La presentadora está luchando con todas sus fuerzas para sanarse y se ha aferrado a Dios, a su familia y a su nuevo amor para poder salir adelante.
Fernando Rivera
En medio de una difícil batalla, Jessica Cediel se volvió a enamorar
Por: Sandra Paola Real

La red social inspiracional por excelencia, Instagram, nos muestra de vez en cuando sorpresas que permanecen escondidas en medio de su infinito scroll. Historias que esperan el momento justo en el que nuestros ojos (y dedo) se posen allí. La de la presentadora Jessica Cediel (37) es una de ellas. Una de las últimas imágenes publicadas en su cuenta (@jessicacedielnet), la del pasado 3 de enero, dejó muy claro su sentir: las redes no son la vida real, por eso escribió que debía alejarse por un tiempo para poder sanarse.Desde entonces, hace 20 días, no ha posteado nada más.
Jessica está enferma, padece una dolencia que aún no quiere revelar, pero que la ha llevado a alimentarse rigurosamente, a seguir los detallados parámetros de sus médicos y a descansar, pues estaba agotada. Hay días en los que el desgano no le permite ponerse en pie y ella solo ora y así pasa las horas tratando de superar esta prueba…


En este punto, ella ya no busca el éxito y la aprobación en el like. Al margen de ello, es una mujer más madura, espiritual y confiesa que ha encontrado en Dios y en su palabra la fuerza para seguir adelante. La relevancia de sus reflexiones acerca de una sociedad obsesionada con la apariencia es indudable. Y firme parece también su propósito de empezar a vivir (y no mostrar) su vida, de preocuparse más por pasarla bien que en que la foto quede perfecta. De gastar menos energía y tiempo en la autopromoción, en aparentar, en los “miren lo que estoy haciendo” y apostar por la desconexión, la formación, su trabajo interno, la oración y la realidad que hay más allá de un selfie. De pasar más tiempo con su familia, claro, sin descuidar del todo a sus followers, 6,7 millones, que son como una familia para ella. Esta no es una entrevista más. Es mejor. Porque es la primera vez que la presentadora habla sobre el amor, también sobre su ‘expareja’, que lamentablemente le fue infiel, y sobre cómo las promesas de Dios se cumplen y llegó el churrísimo deportista Mack Roesch (31) a su vida, para llenarla de amor y ayudarla a sanar. A estas alturas, cuenta que aún se sorprende cuando recuerda la noche del 31 de diciembre, esa en la que el deportista, conocido como el ‘Rey de los obstáculos’ y al que conoció durante las grabaciones de Exatlón, le pidió que fuera su esposa. “Fue muy romántico. Lo hizo muy bien porque no me lo esperaba, me sorprendió completamente”, confiesa… Pese a sus dolencias, ella luce preciosa. De cerca, literalmente deslumbra: sus ojos miel, su sonrisa perfecta y su piel radiante en contraste con su pelo café resultan cegadores. Linda y poderosa Jessica.
 


¿Cómo ha sido tu regreso a la TV hispana en Estados Unidos?
Vengo trabajando con Telemundo hace un tiempo, ha sido mi casa en Miami así como lo es Caracol aquí en Colombia, y el regreso siempre es fenomenal. Empecé con el mundial de fútbol y empatamos con Exatlón, que es el reality número uno de la televisión hispana. La primera temporada hice la reportería digital desde Un nuevo día, que es el programa matutino que tiene la cadena. Para la segunda temporada no pude estar, pues estaba grabando La Voz, y en la tercera edición nuevamente me sumé, desde el campo, en República Dominicana.
¿Qué tal el reto de grabar en pleno set?
Fue una experiencia de muchísimo aprendizaje profesional y personal. Eran jornadas muy largas, trabajábamos 6 días de la semana con solo un día de descanso, de nueve de la mañana a seis de la tarde, en la playa, en la montaña, en la selva, bajo temperaturas de 40 grados… fue espectacular.
Te vimos ‘al natural’, sin tanta producción. ¿Lo disfrutaste?
La gente está acostumbrada a verme demasiado arreglada, maquillada, con vestidos ceñidos, pero acá estaba sin maquillaje y totalmente relajada, pues el concepto del show es ese. Terminamos convirtiéndonos como en una gran familia, porque era una producción de más de 250 personas.
 


Viendo semejantes competencias tan duras, ¿terminaste más enamorada del ejercicio?
No entrenaba (risas), y esa era la mejor parte. Yo nunca he sido fan del ejercicio, pero conviviendo con ellos empecé a tomar consciencia de lo que es un atleta. Fueron cuatro meses duros y en el momento en el que me dio por inspirarme, terminé lesionándome el pie derecho, entonces durante dos meses me tocó estar quieta. Espero, en este 2020, hacer más ejercicio, de la mano de Dios.
Cada vez estás más conectada con tu espiritualidad…
Ha sido espectacular, Dios ha obrado de una manera maravillosa en mi vida. Cuando uno de corazón le entrega sus sueños, sus emociones, sus miedos y sus planes, Él responde. Lo que pasa es que la gente a veces se confunde, pretende que porque tienes a Dios en el corazón entonces tienes que ser como ellos quieren que seas y juzgan sin conocimiento de causa, pero eso lo aprendes también en la palabra, entiendes que cuando estás en los caminos del Señor vas a ser más atacado, más perseguido y más juzgado.
A final de año escribiste en un mensaje, que te despedías temporalmente de tus fans por tu situación de salud… ¿Cómo te sientes ahora?
Es la batalla más dura que me ha tocado luchar y lo estoy logrando, porque todavía no puedo decir que salí adelante, de la mano de Dios. Por eso me recogí, porque estoy enfocada en mí, en mi proceso físico, emocional, espiritual y cuidándome, porque a veces a la gente se le olvida que uno es un ser humano común y corriente.
 


¿Qué te pasó?
No quiero revelar la enfermedad aún, pero precisamente por este momento tan fuerte que estoy atravesando en mi vida decidí alejarme absolutamente de todo, de redes, del trabajo, para poder dedicarme a mí al 200 por ciento. Necesitaba recargarme y seguir luchando por mis sueños, por mi familia, por la gente que me respeta y me ha acompañado y obviamente por el trabajo, que amo, pero me tocó dejar este tiempo para renacer, para aprender y seguir adelante (llora)… Me puse emocional, pues ha sido muy doloroso.
¿Cómo ha sido sobrellevar la enfermedad?
Ha sido posible de la mano de Dios, porque si es por las fuerzas humanas, uno se derrumba en cualquier momento. Estoy pegada a Él, porque ha sido una experiencia muy dura. Por ahora no me dejan hablar mucho al respecto, pero se trata de una lucha conmigo misma, de recordarme todos los días que sí puedo. Menos mal estoy rodeada de mi familia en este momento, que son los que están ahí siempre.
¿Hasta cuándo estarás convaleciente?
Tenía unos proyectos, pero me tocó aplazarlos, y si Dios quiere, a mediados de marzo puedo volver a trabajar. He tratado de sacar lo positivo de esto, porque no quiero que me tengan lástima. Siempre he sido una mujer trabajadora, guerrera, tengo sueños, metas e ilusiones. En la Biblia hay un libro muy bonito, el de Job, y ahora me identifico mucho con esa historia porque a pesar de todo lo que pueda pasar, sé que Dios está ahí… He aprendido a abrazar mis tormentas en lugar de quejarme. No es fácil sanarse, pero entendí que la salud es la prioridad, tanto física como mental; si no tienes salud, no eres nada.


¿Qué ha sido lo más complicado de esta etapa?
Me toca seguir un plan estricto de alimentación, no me puedo salir de él para nada, no debo consumir vitaminas, ni aplicarme enzimas; todo está supervisado por los médicos. Estoy débil, bajo un proceso estricto y lo único que puedo hacer es tener paciencia… Tomo un día a la vez, porque hay algunos en los que no me puedo ni levantar, ni puedo comer, pero estoy escuchando y aprendiendo de mi cuerpo también, y dándole pa’ lante; no hay de otra.
¿Cómo ha sido el reencontrarte con tu familia?
Divino. Nosotros somos superunidos, entonces básicamente me la he pasado en casa compartiendo con mis padres, con mis sobrinos, con mis tías, con mis primos. Yo soy muy familiar, me encanta estar rodeada de los míos.
¿Te planteas la posibilidad de regresar a Colombia?
No. Por ahora, siento que tengo mucho por hacer todavía en Estados Unidos. Las cadenas más importantes, que son Telemundo y Univisión, saben quién soy y me respetan. He recibido propuestas para volver al país; de hecho, el año pasado Caracol, que es mi hogar, me propuso algo, pero se nos cruzaba con el Exatlón. La idea es seguir yendo y viniendo.
¿En qué radica el éxito de tu carrera?
Tienes que prepararte, saber cómo hacer una entrevista, una edición, una producción, etc.; es un proceso de formación diario. Ya son catorce años de carrera y me ha tocado bajar la cabeza y humillarme, pero al mismo tiempo todo ha sido parte del aprendizaje y siempre he escogido el camino correcto. Cuando uno hace las cosas de corazón, Dios y la vida te lo recompensan, y los televidentes también.


"Ad portas" del altar... ¿Cómo llegó Mack a tu vida?
Gracias a Dios, Él me lo puso en frente. Por ahora, te puedo decir que estoy absolutamente feliz, que el Señor tiene un plan perfecto y cuando tú le eres obediente, Él te premia, te cumple las promesas, y eso fue lo que pasó en mi vida.
¿Estás muy enamorada?
Completamente. Estoy supercontenta, pues encontré al hombre de mi vida, y obviamente se lo agradezco a Dios, a nadie más, solo a Él.
Es muy guapo…
Es más churro por dentro, créeme, es muy lindo, parece un Ken. De verdad es perfecto físicamente y, aparte de eso, es un hombre amoroso, dulce, devoto, tierno… me tiene muy enamorada. Después de terminar la relación que tuve el año pasado, al tiempo apareció este ángel de la guarda, y el amor es como el sol, no lo puedes esconder… Apareció un hombre íntegro, en todo el sentido de la palabra. Dios lo puso en mi camino, y como siempre he sido tan honesta, pues sí, confieso que estoy enamorada como nunca y nos vamos a casar.
¿Cómo te imaginas que será esa vida juntos?
Estoy enamorada de la persona que es y quiero compartir todo con él. Yo creo que nadie tiene que dejar de luchar por el amor, por la felicidad, por los sueños por simplemente estar atados al ‘qué dirán’. La gente puede pensar lo que quiera, pero esto es real, me llegó al alma, somos muy parecidos.

¿Él es también cristiano?
Sí, es cristiano. Seguimos unos hábitos diarios de leer la palabra, es un hombre que está en mi mundo, nos sentamos a ver prédicas de vida, de la pareja, leemos la Biblia y ambos lo disfrutamos, pues estamos en el mismo mood y no es de los que piensan: “Ay, no, qué mamera esta vieja tan ridícula”, por eso no lo cambio por nada en la vida. En el pasado salí con ese prototipo de hombres millonarios que te ofrecen el cielo, la tierra, el viaje, el avión privado, pero eso no funciona; lo importante es una persona que tenga temor de Dios, porque un hombre que ame a Dios por encima de todo, te amará plenamente, te respetará, te valorará, te será fiel y se preocupará por tu crecimiento espiritual.
¿Piensan en tener hijos?
Gracias a mis sobrinos he podido experimentar un poco la maternidad. Vivo en Miami con mi hermana Meli y con Silvana (12), su hija, entonces también he sido mamá de ella, y aquí en Colombia también lo he sido con Ivana (11) y con Isaac (8), los hijos de Virginia. Comparto con ellos, los cuchicheo, les alcahueteo, pero de igual manera, cuando se portan mal, soy estricta. Creo que tengo el 50 por ciento del camino adelantado, han sido como 3 hijos prestados, y cuando ya vengan los míos, voy a disfrutar al máximo ese rol.
¿Qué sentiste cuando Mack te dio el anillo?
Fue muy sorpresivo, nadie se lo esperaba. Él sacó el anillo, me lo entregó y yo casi me muero de los nervios… Ninguno de los dos sabía qué hacer. Lloré mucho de la felicidad y toda la familia está muy contenta. Lo quieren, lo respetan muchísimo y yo también estoy superfeliz. Fue muy lindo todo y se viene un futuro divino juntos. Me ha apoyado en estos días difíciles al 120 por ciento. Aunque nunca había venido a Colombia, se la ha pasado a mi lado dándome fuerzas y está feliz acá en Bogotá conmigo.


A mediados del año pasado te habías comprometido con el empresario Leonardo Sarria y lo compartiste en tus redes sociales. ¿Qué pasó con él?
La verdad, estoy alejada de las redes sociales en estos días, pero la gente habla sin saber y sé que dicen que cómo fui capaz de tener dos compromisos en un mismo año, que es el colmo, pero la gente juzga ‘a priori’. Lo que pasó con mi ex fue hace mucho tiempo, y terminé con él porque me fue infiel. Es un gran ser humano y sí, es verdad que nos íbamos a casar, me dio un anillo y todo, porque ese era el plan de vida que teníamos, pero lo pillé siéndome infiel y le terminé. No podía darle mi vida a una persona que no me respetaba desde el principio de la relación, porque cuando tú das todo y cuando entregas tu con fianza y el amor, y te pagan con eso, pues para mí, todo se acaba.
¿Te dolió en su momento?
Yo no sé si otras mujeres se lo aguantarán, pero yo no puedo con eso… Si yo doy el 100 por ciento, exijo lo mismo. Era la persona con la que iba a compartir mi vida, era lo más importante que tenía, pero lo encontré ‘mal parqueado’ y siéndome infiel. Le terminé y le dije: “Chao, no quiero volver a verte”. No hice público esto en su momento, pero esa es la verdad.

¿Cómo proyectas este 2020?
Ya no proyecto nada (risas)… Quiero verme sana, feliz y trabajando. Todo lo que traiga a mi vida paz y tranquilidad, ejemplo y ayuda para la sociedad, es lo que voy a tomar.
¿Cómo sigues con tus desafíos empresariales?
El labial fue un hit, lo vendimos muy bien, fue un primer paso muy importante y ya estamos trabajando en la segunda etapa de ese producto. Y a nivel empresarial, ahorita vamos a sacar unas camisetas junto con mis hermanas Melissa y Virginia Cediel, con un equipo de trabajo en Medellín. Serán pocas prendas para que sea una cosa exclusiva y después vendrán más prendas.cosa exclusiva y después vendrán más prendas.  

Comparte este artículo

publicidad
publicidad