publicidad
Entretenimiento

Laura Acuña será madre por segunda vez a pesar de los pronósticos

La presentadora nos contó sobre su inmensa felicidad por el milagro de ser madre por segunda vez y su lucha desde hace seis años contra una enfermedad crónica de la que hasta hoy ha salido victoriosa
Giorgio Del Vecchio Laura Acuña será madre por segunda vez a pesar de los pronósticos
Por: Cristina Morales

En una entrevista cercana y amena conocí a esta mujer alegre, honesta, profunda y muy espiritual, que no tuvo problemas en despojarse de sus tacones para acurrucarse en un sofá, en bata y pantuflas, y contarnos su historia y su lucha por convertirse en madre. Ella es de esas mujeres que se apoderan del espacio sin invadirlo, que saben fluir al ritmo de las circunstancias y crear los mejores escenarios para ser felices y para hacer felices a quienes las rodean.  Su voz y su risa retumbaron en el solitario set que sirvió como escenario para esta entrevista y donde pude notar cómo su rostro se ilumina cuando habla de sus hijos Helena (un año y tres meses) y Nicolás, quien llegará en tres meses al mundo. Por supuesto, también de su esposo, el empresario Rodrigo Kling. Vi también a una mujer decidida a empoderar a otras frente al tema de la endometriosis y la prevención de esta enfermedad; pero sobre todo, a un ser claro en sus creencias, las mismas que la llevaron a cumplir su sueño de ser madre, aun cuando el diagnóstico médico decía que no podía tener hijos.
Vea también: Laura Acuña está embarazada, así confirmó la noticia  

Hace seis años te diagnosticaron endometriosis, enfermedad que vuelve estériles a las mujeres; sin embargo, hoy eres la orgullosa madre de Helena y Nicolás (que viene en camino). ¿Cómo te sientes después de vivir un proceso tan largo y doloroso?
Cuando me diagnosticaron me dijeron que era muy probable que no pudiera tener hijos nunca; en un momento como ese uno no tiene palabras para expresar lo que siente, hay angustia, frustración y sobre todo muchas preguntas que no tienen respuestas, y eso es peor. Pero hoy, luego de una lucha muy difícil veo a Helena y siento a Nicolás que está en mi panza y sé que valió la pena; por ellos conocí el verdadero amor.
Muchas personas no tienen muy claro en qué consiste la endometriosis. ¿Crees que por esta razón no le dan la trascendencia que tiene en la vida de las mujeres?
Absolutamente. Hay un desconocimiento de la enfermedad y de su impacto en la calidad de vida de quienes la padecen. Es dolorosa y silenciosa y los exámenes anuales no son suficientes para diagnosticarla.

¿Cómo lograste entonces quedar en embarazo de Helena con un diagnóstico tan complejo?
Me sometí primero a una laparoscopia para que limpiaran mi organismo y después a un tratamiento hormonal. En algunas ocasiones las mujeres necesitan hacerse un tratamiento in vitro o utilizar otro recurso, porque esto afecta física y hormonalmente, pero no son procedimientos económicos y el sistema de salud no los cubre.
¿En qué consiste la enfermedad?
Tiene cuatro etapas, en mi caso es la más alta, y al ser crónica es muy difícil curarla, eso en la mayoría de los casos, porque sé que también existen los milagros, y yo puedo decirlo porque ya he tenido dos embarazos. Pero es un padecimiento muy doloroso, que te incapacita y como no se conoce mucho sobre ella, no hay un tratamiento claro.
Vea también: El regreso triunfal de Laura Acuña 

 

¿Los síntomas deben ser muy fuertes?
Lo son. Cada 28 días, cuando te llega el periodo, el dolor es insoportable, algunas veces con sangrado abundante y llega un momento en el que no puedes manejarlo. Desafortunadamente, los chequeos que nos hacen en las visitas al ginecólogo no son suficientes para detectarla y por eso es necesario que nos hagamos exámenes especializados al menos una vez al año.
¿Y la laparoscopia es una solución permanente?
No; lo que hace es limpiar los órganos que tengas involucrados. Son como esferas de sangre que quedan alojadas en tu cuerpo, y cada mes funcionan como un endometrio y se inflaman y es como si tuvieras muchos periodos al mismo tiempo, por eso duele tanto. Sin embargo, pasados seis meses la enfermedad puede volver a aparecer, por lo que si una mujer quiere quedar embarazada debe hacerlo en ese lapso, de lo contrario debe volver a comenzar todo el proceso.

Vea también: Marcela Mar, heroína de su propia historia  

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad