publicidad
Entretenimiento

Laura, Helena y Nicolás, celebran la Navidad con ALÓ

La presentadora posó por primera vez junto a sus dos hijos para festejar estas fiestas decembrinas con Revista ALÓ. La bella santandereana revela su lado más íntimo y personal en estas imágenes y entrevista, en la que confiesa que vive la época más feliz de su vida.
Hernán Puentes Laura, Helena y Nicolás, celebran la Navidad con ALÓ
Por: Sandra Paola Real

Se respira pura felicidad y calma en el hogar Kling-Acuña. Los amplios ventanales de la casa, ubicada a las afueras de Bogotá, y cada uno de los espacios están listos y dispuestos para celebrar la Navidad. Todo el ambiente lleno de Papás Noel, de lucecitas, de adornos y de muñecos de peluche vestidos de rojo y verde hace ver que la presentadora santandereana Laura Acuña (36) se ha convertido en una experta decoradora.
Perfectamente maquillada y vestida y junto a los amores de su vida: Helena y Nicolás, nos abre las puertas de su hogar y posa por primera vez para una publicación junto a sus dos hijos para celebrar estas fiestas navideñas y los 30 años de la Revista ALÓ. Su melena rubia es la misma de sus inicios, cuando Colombia entera quedó encantada con la belleza, la sonrisa y el desparpajo de la abogada bumanguesa que iniciaba su carrera. La misma que paseó por el set de Noticias RCN y de Muy buenos días durante 13 años. Luego de siete meses fuera de las pantallas, Laura dice que más allá de las apariencias, siente las mismas ganas de generar proyectos que cuando era una veinteañera, sueños que materializará en la pantalla chica en el 2019.

Está pendiente de sus niños todos los días, come lo que le provoca sin contar calorías y se dedica a ser madre y esposa 24/7. De esa manera mantiene el mismo semblante que la convirtió en una de las mujeres más vendedoras de la televisión. Sin embargo, esta tarde, para sus padres Germán y Yolanda luce más linda que nunca. Ella, coqueta, acepta feliz el piropo. Más aún cuando estoicamente se ha dedicado a la crianza de sus niños y ahora no tiene tiempo para ir a la peluquería, al spa o al gimnasio. “Defino el amor que siento por mis hijos como el más puro, sincero, desinteresado y eterno amor; eterno de verdad”, dice. Secundada por su pequeña Helena, quien acaba de cumplir dos años, Laura, con una mezcla de dulzura y autoridad, revela que vive el mejor momento de su vida. En sus brazos, el menor de la familia, Nicolás, no para de sonreír, ella responde con una caricia en la cabeza e inmediatamente, con su inconfundible voz, guía a sus pequeños cómo posar frente al fotógrafo Hernán Puentes.
¿Cómo ha sido la llegada de Nicolás a tu hogar?
Cuando nació Nico se completó el círculo. No sabía cómo iba a hacer para amar más de lo que adoraba a Helena, pero nació y el amor se multiplica de una manera que jamás uno se imagina. Ser mamá de dos es una delicia.
Para ti no fue fácil quedar embarazada; son como dos milagros de vida…
De esa forma los describo. Para mí, son mis dos milagros. El sentimiento de agradecimiento no me cabe en el pecho. Esto es la obra de Dios representada en mis hijos. Siento que soy testimonio de que en la vida nada es imposible.
¿Ha sido muy distinta la crianza de ambos niños?
Al principio decía que Nicolás era un poco más tranquilo que Helena, siendo Helena muy tranquila, pero después descubrí que fui yo la que se tranquilizó, así que todo ha sido mucho más fácil. Ambos están en etapas donde quieren toda la atención. Helena está en su momento de saltar, subir, bajar, correr, y Nicolás apenas va empezando. Es como pasar de un mar enfurecido a la piscina. Así que tengo de todo. Diría que la variedad es lo que más disfruto en este instante de mi vida.

Después de más de una década con ‘Muy buenos días’, ¿extrañas el programa?
Muchísima nostalgia me da aún. Extraño ver a mis compañeros todos los días, hablar de la vida y pasar bueno, porque al final eso era lo que hacíamos siempre. Aún tengo contacto con ellos, pero el desapego ha sido duro.
¿Te volveremos a ver en pantalla en el 2019?
Para mí vienen muchos proyectos, el canal está en un proceso divino de renovación y sé que les va a gustar mucho. Son productos que siempre le han gustado al público, que nos llenan de buena energía y de sentimientos lindos, de esos que hacen que uno quiera llegar a la casa a prender el televisor. A eso le estamos apostando en este 2019. Será maravilloso.
A pesar de no verte en TV, sigues muy activa trabajando con varias marcas.
Sí. Simplemente es que siempre que trabajo lo hago con respeto y con el mayor cariño con las marcas. Es no traicionar la confianza de las empresas que deciden contar conmigo para sus campañas. Creo que cuando todo se hace con el corazón, nada sale mal.

Todos coincidimos en que estás aún más linda. ¿Cómo te cuidas?
Siempre he sido muy delgada; los lectores y los televidentes lo saben porque me han visto desde hace 14 años igualita. Si te soy sincera, esto de adelgazar rápido sí se lo debo a la genética. ¿Ejercicio? ¡Nada! Vivo corriendo detrás de Helena y atendiendo a Nicolás. Pero debo empezar a entrenar, aunque ya será después de diciembre, porque esto de dejar los buñuelos y las natillas es un atentado a la época. ¡Me gozo mis diciembres con todo!
A estas alturas, ¿te importa lo que los otros opinen de ti?
Las personas a veces hablan por herir, sin embargo, hay otras que, en su inmensa generosidad, hacen críticas con buenas intenciones y a veces me hacen ver cosas en las que tienen toda la razón, y esas críticas las tomo en cuenta, claro que sí.
¿Te trasnocha el éxito?
Creo que a todos nos gusta ser exitosos en lo que hacemos, pero honestamente, solo quiero tener éxito en el trabajo más importante de mi vida, que son mis hijos. Es en mi papel como mamá en el que quiero ser la más exitosa.
¿Funciona tu radar para detectar a ese tipo de gente que se acerca a ti por interés?
¡Noooo, jamás! Yo nací con eso dañado. Pero me queda mi conciencia tranquila, porque lo que doy lo entrego de corazón y con la mejor intención, así que no hay reproches y así vive uno tranquilo. Los demás vivirán con lo suyo.

¿Qué te hace mantener los pies sobre el suelo?
Saber que las cosas materiales no son para siempre, ni son todo. Que el reconocimiento y todas esas cosas duran mientras llega otro u otra más famosa, más bonita o más talentosa. Lo único a lo que uno tiene que apostarle es a la familia, porque es lo único real, duradero y verdadero.
Has construido una relación muy linda y estable con tu esposo. ¿Cómo lo lograste?
Apostándole a lo real. A esa persona que a pesar de conocer lo peor de ti, te abraza y te quiere en su vida. Nuestra relación es sin máscaras, fuerte y aterrizada.
¿Planean tener más hijos?
Son divinos, pero no. Tenemos ‘full house’ con estos dos muñecos sanos y perfectos (para nosotros, obviamente). Dos niños son suficientes.
¿Cómo celebrarán Navidad y fin de año?
La Navidad este año será muy distinta a la de los demás, porque todo girará alrededor de los niños y sus horarios, que terminan a las 8 p. m. Entonces mis papás, mis hermanos, mis sobrinos, etc. estarán en la casa desde el desayuno y no tendremos cena sino almuerzo, así que este año el Niño Dios llegará al mediodía y celebraremos la fecha durante todo el día. El 31 será igual. 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad