publicidad
Entretenimiento

Aunque ellas ya no están, así celebran el mes de la madre los famosos

Quisiéramos tenerla a nuestro lado por siempre, pero cuando llega la hora de despedirnos de mamá, el dolor nos agobia. Reflexiones de Johanna Muñoz, periodista de Aló, Amparo Grisales, César Escola, Mónica Fonseca y Marcia Jones.
Aunque ellas ya no están, así celebran el mes de la madre los famosos
Por: Redacción ALO

Por: Johanna Muñoz Zuleta

Vivirás en mi alma por siempre y mi corazón es tu casa, mami

Ya no la ves, pero puedes hablarle, sentirla, pedir sus consejos, darle las gracias por cada cosa que hizo por ti, agradecerle que por ella haces parte de este mundo. Esa es la verdadera celebración que día a día podemos hacerle a esa mujer que no está muerta, simplemente se ha ido a la habitación de al lado.


Todos tenemos algo en común: nuestra madre vive en nuestro corazón y allí estará por siempre.
 

“Siempre les digo a tus tías que eres una buena mamá”, recuerdo que me decías algunos meses antes de irte a ese lugar donde descansa papá con Dios. Todavía escucho tu voz a un mes de tu partida y también mi mente juega con esos recuerdos que quisiera borrar.
Esos que me llevan a verte conectada a tantas máquinas, acostada en una camilla de la cual aún siento el olor de sus tendidos, allí, en aquel cuarto frío en medio de tantas medicinas y con un panorama médico totalmente desgarrador mientras yo esperaba un milagro para que la muerte no te llevara todavía.


Johanna Muñoz y su madre Yolanda Zuleta
 

Ya ves, mamá, no es fácil acostumbrarse a tu ausencia, pero creo que te sientes orgullosa de verme continuar con mi vida. Sí, ya sé, Joaquín me necesita bien, pero es inevitable extrañar el café que nos tomábamos todas las mañanas, escuchar tus carcajadas, verte por ahí ordenando cada cosa. A veces creo que no será fácil curar esta herida, pero mientras sano el dolor que me embriaga y me hace difícil acostumbrarme a no verte, continúo con mi vida…
Parte de ella la ocupa mi labor de periodista, en la que tuve oportunidad de conocer las historias de cuatro personajes que pasaron por la misma situación de dolor que estoy viviendo hoy. Amparo Grisales, César Escola, Mónica Fonseca y Marcia Jones me contaron cómo ha sido vivir sin el amor de sus vidas. Todos tenemos algo en común: nuestra madre vive en nuestro corazón y allí estará por siempre.
Te amo, mami. Recuerda que todos los días serán tu día. Por favor, cuídame y no dejes de ser mi siempre fiel cómplice, confidente y amiga.

Amparo Grisales

"Celebro tu existencia desde que me tenías en tu vientre".

Para mí, todos los días fueron y continúan siendo su día. Cuando me despierto, lo primero que hago es pensar y hablar con ella; no espero una fecha especial para celebrarla. Es más, cuando yo cumplía años se los celebraba a ella y le daba las gracias por haberme dado la vida, por darme tanta felicidad, por habernos dado tanto amor. Eso lo hago a diario sin necesidad de que llegue el día.
Llevarle flores lo hacía cada ocho días; le llenaba su casa de flores hermosas porque ella las adoraba, le encantaban de todos los colores. Sus floreros nunca alcanzaron a estar marchitos.


Amparo Grisales junto a su madre Delia Patiño de Grisales 


Estoy segura de que es en vida que a las mamás hay que consentirlas y demostrarles el amor, el agradecimiento por la vida, por los cuidados, por los mimos, por ser tan cómplices y compinches con uno, por ayudarnos a cumplir nuestros sueños. A la mamá hay que tenerla en cuenta todos los días. Yo a la mía la llamaba todos los días, en la mañana apenas me despertaba y en la noche cuando me iba a dormir como mi ángel de la guarda, y ahora lo hago igual, pero con el pensamiento.

César Escola

"La recuerdo diciéndome que era el niño más bonito".

Dicen que uno debe recordar a sus seres queridos todos los días, y yo lo hago, pero esto de tener la mitad de la nacionalidad argentina y la otra mitad colombiana tiene muchas cosas a favor. En el caso del Día de la Madre, la celebro las dos veces. Yo tuve una madre maravillosa, siempre me apoyó en mi carrera artística.
Recuerdo que uno de los momentos más importantes de mi vida fue cuando decidí venirme a vivir a Colombia y la primera persona que llamé fue a mi mamá. Desde ese momento han pasado 28 años de recibir toda la generosidad que este país ha tenido conmigo.


César Escola junto a sus padres Vilma Becerra y César Escola


Desde aquel 29 de diciembre del 2013, cuando murió mamá, hasta ahora, la recuerdo todos los días y leo una oración que me ha ayudado mucho. Pienso que sigue estando, siento que me dice “No me he ido, estoy en la otra habitación”. He hecho el duelo a diario; me hace mucha falta en cada logro de mi vida. Sin embargo, la mejor manera de festejar es recordando los buenos momentos… Vuelvo a traer a mi mente escenas de momentos familiares bonitos de toda la vida que compartí con ella.

Mónica Fonseca
 

“Tu ADN, mamá, está en Joaquín y está en mí”.

Cuando pierdes a tu mamá y eres tan chiquita sientes su ausencia y a la vez no. Sé que era la persona que me consentía, y ahora a través de mi hijo la recuerdo más. Finalmente, como dicen por ahí, “Mamá solo hay una”, y los recuerdos que tengo de ella son los más divinos, porque yo era una personita de tres años y medio cuando ella murió de lupus a los 26 años.
 
Mónica Fonseca de niña junto a su mamá Patricia Delgadillo
 
Para mí, el Día de la Madre son todos los días. Aunque no crecí con la mía al lado, celebro con mis abuelas adoradas Mima y Julieta, quienes me cuidaron y me han dado todo su amor a lo largo de mi vida, eso sí, sin dejar de lado a mi padre que ha sido como una segunda mamá.
 Por eso trato de mimarlas cualquier día que se me ocurra o cualquier día que ellas tengan la necesidad de recibir amor especial. A Patricia, mi mamá, me la imagino frente a mí y le digo: Muñeca divina, agradezco siempre tantas horas de amor, dedicación y paciencia. Hoy soy yo, pero con parte de tu ADN, la que dedica ese tiempo sagrado a nuestro Joaquín.

Él dice que te conoce perfecto... increíble. A través suyo te siento presente en mi vida. Te celebro cada día en pequeñas acciones que son remembranza de la fortuna de haberte tenido unos años en mi infancia. Feliz Día de la Mamá, de la mejor chef de sopa de tomate y flan de caramelo, de la que me enseñó la verdadera razón del arco iris. Con amor infinito, tu hija
Copito de algodón. 

Marcia Jones

“Mi mamá es nuestro ángel guardián, es ella quien nos cuida y nos protege”.

Recuerdo que en mis días tristes ella me decía que Dios le pone a uno las personas indicadas y que uno debe tener mucha fe, esa misma que me transmitía en todo momento. Hace muchos años me regaló una Biblia, que junto a sus palabras se encargaron de convertirme en una mujer creyente, y hoy en día considero que es una de las cosas más importantes que me pudo dejar.
Tras su partida por un cáncer pulmonar que ya había hecho metástasis en su cerebro, sentí que su lucha se había convertido en una batalla que me tocó enfrentar. Sin duda ha sido la más dura por la que he pasado y creo que fueron momentos demasiado difíciles en mi vida.
 
Marcia  Jones recuerda con felicidad los mejores momentos junto a Blanca Belisa Brango, su mamá.
 
Cuando no quedaban esperanzas de salvar su vida saqué todas mis fuerzas para hacerle sus últimos días de vida los más tranquilos y felices. Con mi experiencia, el llamado es para que aprovechen a sus madres todos los días. Tener un detalle, una palabra o un mensaje es importante hacerlo cuando la tienes.
Ahora estoy muy emocionada porque voy a estar con mi bebé en mis brazos. A mi mamá la recuerdo todos los días; ella es nuestro ángel guardián, es ella quien nos cuida y nos protege. Quiero tenerla en frente para darle un abrazo que ojalá no se terminara nunca. Además quiero decirle que todo lo hizo muy bien, que hizo de mí una mujer fuerte, valiente, guerrera y que estoy muy orgullosa de ella.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad