publicidad
Moda y Tendencias

Sobre los escritorios y las buenas costumbres

¿Cuánto hace que no escribe una carta?, Hace mucho tiempo que no plasma sus pensamientos en un cuade
EFE
Escritorio vintage
Por: Agencia EFE

Los escritorios se pasaron de moda, pero una nueva tendencia bulle con el deseo de recuperar un mobiliario que se adapta a cualquier rincón de su vivienda y al que se le pueden aplicar más de una utilidad.

En una esquina del comedor, en el recibidor, en un amplio pasillo o en el dormitorio. Cualquier lugar se hace bueno para colocar un escritorio, una decoración clásica que, gracias a los nuevos diseños, es cada vez más actual.

Un estilo urbano, funcional o renacentista le permitir adaptarlo a todo tipo de espacios, y los decapados le introducirán en un mundo más informal, casi rural, pero completamente actual.

Le retornarán las ganas de escribir a sus amigos, de ir poniendo pequeñas notas por la casa, de disfrutar de minutos exclusivos de serenidad y soledad con sus pensamientos.
Con un cajón único, o con varios de tamaño mínimo, donde colocar pequeñas cuartillas, papeles adhesivos, bolígrafos o plumas estilográficas, con llave o sin ella, lo cierto es que esa es la auténtica esencia de los escritorios.

CAMBIOS

Pero las cosas han cambiando mucho. La interiorista Isabel Cantos Figueroa presentó en Casa Decor un modelo nuevo, en un espacio completamente abierto. El cristal se incorpora a la creación de este mueble auxiliar, pero sin abandonar la madera, dejando a las patas que incorporen este material. Una mezcla de estilos atractiva y muy actual, sin olvidar lo que pretende crear.

El departamento de decoración de El Corte Inglés recomienda que, si no se dispone de mucho espacio, el secreter Lola, acabado en craquelé beige, resulta la opción más acertada. Sus reducidas dimensiones es una de sus mayores ventajas, una razón por la que incorpora una mesita abatible que, una vez cerrada, será el perfecto guardián de todos sus secretos.

Si lo que prefiere es algo más sofisticado, pero no por ello menos práctico, la mesa plegable Safari, lacada en negro y tapizada la parte superior en piel roja, no pasará desapercibida.

Su juego cruzado de patas es un giro a la informalidad de materiales tan exclusivos. En sus dos cajones podrá conservar la verdadera materia reservada de su vida.
Entre el malva y el rosa, el diseño Colette se caracteriza por la simplicidad de sus líneas. Robusto y delicado al mismo tiempo, una muestra elegante y acogedora para anotar todo tipo de cosas.

Cada uno de ellos tiene unas características tan válidas como para insertarlos en el día a día de la decoración.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad