publicidad
Profesión y Dinero

Sensibilidad: arma secreta del éxito laboral

Las personas altamente sensibles (AS) perciben los estímulos y las informaciones con mayor intensidad. Una experta en este campo explica cómo desarrollar los potenciales y las fortalezas de este temperamento y cómo utilizarlos en la vida privada y profesional.
Sensibilidad: arma secreta del éxito laboral
Por:

Ser sensible y ser fuerte parecen conceptos opuestos que difícilmente pueden ir juntos. ¿Y a quién le gusta reconocer que es altamente sensible cuando la tendencia actual consiste en estar disponible y en forma las 24 horas del día? Mostrar debilidad en estos tiempos no parece una buena idea.
La alta sensibilidad (AS) es un temperamento congénito y las personas con esta característica tienen un elevado nivel de discernimiento: perciben los estímulos y las informaciones con mayor intensidad desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo, según Kathrin Sohst, terapeuta alemana especializada en este tema.
Muchas personas que presentan este temperamento lo viven como una carga o un punto débil, pero, según Sohst, “también es una fortaleza en nuestra vida y una herramienta para desarrollar nuestro potencial como personas. Se trata de un rasgo hereditario y variable que tiene entre el 15 y el 20 por ciento de la población”.

 

via GIPHY

Vidas fortalecidas por la sensibilidad
“Hablamos de alta sensibilidad cuando una persona posee un sistema neurosensorial más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente y, como consecuencia de ello, recibe en proporción mucha más información sensorial simultánea que alguien con una sensibilidad media”, explica Sohst, quien además asegura ser una persona altamente sensible. “La AS puede provocar un bloqueo y estrés en la persona, así como demasiada preocupación por las críticas, perfeccionismo, duda acerca de uno mismo, tendencia al escapismo y dificultades en las relaciones, aunque también se asocia a valores tan positivos como el respeto, la creatividad, la fuerte adhesión a la justicia y la empatía”.Existe una parte sensorial que hace que cuando entras en una habitación percibas lo que otros están sintiendo, puedas notar que hay algo en tu estómago y eso no te pertenece, pero está ahí. Si vas a una gran ciudad y no estás acostumbrado a la vida urbana, escuchas cosas, hueles cosas, todo lo que percibes hace que tus niveles de estrés aumenten, sin pretenderlo. Simplemente ocurre.

 
¿Cuáles son sus características?
  • Procesamiento profundo. 
  • Emociones fuertes y sensibilidad a las sutilezas. 
  • Procesan concienzudamente toda la información, reflexionan, les dan muchas vueltas a las cosas.
  • Experimentan muy fácilmente una sobreestimulación.
  • Tienen una gran empatía emocional. 

Vidas fortalecidas por la sensibilidad
“Hablamos de alta sensibilidad cuando una persona posee un sistema neurosensorial más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente y, como consecuencia de ello, recibe en proporción mucha más información sensorial simultánea que alguien con una sensibilidad media”, explica Sohst, quien además asegura ser una persona altamente sensible. “La AS puede provocar un bloqueo y estrés en la persona, así como demasiada preocupación por las críticas, perfeccionismo, duda acerca de uno mismo, tendencia al escapismo y dificultades en las relaciones, aunque también se asocia a valores tan positivos como el respeto, la creatividad, la fuerte adhesión a la justicia y la empatía”. Existe una parte sensorial que hace que cuando entras en una habitación percibas lo que otros están sintiendo, puedas notar que hay algo en tu estómago y eso no te pertenece, pero está ahí. Si vas a una gran ciudad y no estás acostumbrado a la vida urbana, escuchas cosas, hueles cosas, todo lo que percibes hace que tus niveles de estrés aumenten, sin pretenderlo. Simplemente ocurre.     
   

via GIPHY

Comparte este artículo

publicidad
publicidad