publicidad
Profesión y Dinero

5 fórmulas para levantar el ánimo laboral

¿No sabes cómo alcanzar los objetivos que te propone la empresa? ¿La relación con tus compañeros no es tan fluida como quisieras?... El desequilibrio emocional afecta tu rendimiento en la oficina. Un experto en motivación explica cómo recuperar el entusiasmo.
5 fórmulas para levantar el ánimo laboral
Por:

A pesar de que todas podemos tener un mal día: el reloj despertador no sonó, te metiste en un trancón terrible camino a una importante reunión o amaneciste baja de nota... estar inmersos continuamente en un ambiente de desánimo y apatía puede afectar considerablemente el rendimiento laboral. Para Mikah de Waart, un experto holandés en motivación profesional y personal, las principales causas de desequilibrio emocional y de desmotivación son: (Vea también: Qué hacer en una entrevista de trabajo).

NO CUMPLIR LOS LOGROS
Trabajar día tras día sin lograr los objetivos determinados por la empresa te puede producir miedo, porque piensas que quizá tu puesto esté en peligro. “A nivel personal, puedes llegar a sentirte poco exitosa y en ocasiones fracasada. Lo mejor es plantearse metas concretas, realistas y ambiciosas, fijadas tanto en equipo como de forma individual”.

UNA ATMÓSFERA DESAGRADABLE
Según el especialista, otro factor desmotivador es que no haya un buen ambiente laboral entre los empleados, ya que muchos grupos de trabajo no se intercomunican o no colaboran entre sí, generando una sensación de estrés que a la larga les afecta a nivel personal. “Solemos acostumbrarnos a este tipo de situaciones sin tomar medidas, por lo tanto, lo que antes era ‘ocasional’ se puede convertir en un estilo de vida”. ¿La solución? El holandés sugiere hablar con los compañeros de lo que se percibe en el ambiente laboral y pedir iniciativas para mejorar las relaciones en el departamento. (Vea también: Cómo mantener la armonía en el trabajo).

¿CERO MOTIVACIÓN?
Cuando no existen recompensas de tipo emocional, es decir, existe una falta de atención y de valoración por parte de los responsables hacia los empleados, también decae el ánimo laboral. De acuerdo con Mikah de Waart, la mayoría de jefes creen que la única recompensa reside en el sueldo de final de mes, y no tienen en cuenta la parte emotiva; no piensan, en general, en los esfuerzos realizados. “Cuando alguna acción se realiza con éxito, recibir un cumplido eficaz puede ser una recompensa suficiente para generar motivación. Por otro lado, no tenemos que esperar el reconocimiento de los demás, sino obtener nuestra satisfacción personal de haber realizado nuestro trabajo de la mejor manera posible”. (Vea también: 12 tips para que no te duermas en la oficina).

CINCO CLAVES PARA TRABAJAR CON GANAS

  1. Si tienes una relación conflictiva o distante con tu jefe: Pregúntale a tu responsable qué opinión tiene sobre ti. Según lo que te diga, cuestiónalo sobre qué podrías hacer para mejorar esa apreciación. Es mejor saber lo que tu superior realmente piensa, en vez de interpretar y suponer lo que está pensando. Quizá lo que está entorpeciendo esa relación es algo muy sencillo de solucionar o un detalle mínimo que estás magnificando.
  2. Te preocupa la situación o el futuro de la compañía: Intenta averiguar cómo puedes apoyar a la empresa para que supere los tiempos difíciles, más allá de lo que ya haces en tu cargo. Si notas que aun así la organización no tiene futuro, empieza a buscar opciones fuera de ella y/o a preparar un plan de acción para lanzarte como emprendedora. Siempre es mejor planificar partiendo de un estado activo, que esperar a que nos despidan para iniciar los cambios.
  3.  Tus tareas son monótonas, rutinarias o aburridas: Una vez más, revisa qué más puedes hacer por la marca y busca responsabilidades más allá de tu departamento actual. Esta forma de actuar es la mejor manera de obtener más experiencia y asegurar tu trabajo. Si surge un problema, no lo dudes, ¡hazte voluntaria para ayudar a solucionarla! (Vea también: Trabajo más romance ¡Una mezcla peligrosa!)
  4. Tu empleo no corresponde a tu vocación: Aunque en la actualidad seguir la pasión puede ser algo poco realista porque necesitamos tener seguridad laboral, esto no impide que des tus primeros pasos para aplicar tu interés personal más íntimo, aunque sea de forma gratuita (con amigos o algunos pocos clientes). ¡Recuerda que vale la pena atreverse!
  5. Sientes que no progresas profesionalmente: Es recomendable hacerte una serie de preguntas de las que solo tú tienes las respuestas: ¿Es solo una sensación? ¿Los demás conocen mis objetivos y me han comentado si son realistas o no? ¿He elaborado un plan de acción? ¿Lo estoy siguiendo? ¿Ocurre, sencillamente, que me dejo guiar por mis sentimientos y estoy un poco aburrida? ¡Analízalas! 

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad