publicidad
Profesión y Dinero

¿Qué tipo de mamá eres?

Tiernas, amorosas, disciplinadas, compinches, autoritarias, malhumoradas, comprensivas... Ellas juegan diferentes facetas todos los días porque además de dar vida, también trabajan, buscan tiempo para ellas, quieren verse lindas y sentirse plenas 24/7.
123rf ¿Qué tipo de mamá eres?
Por:

Dicen que nadie nos enseña a ser madres, y es verdad. Se trata de una tarea que aprendemos en la marcha y que muchas veces se basa en el reconocido método de prueba y error. Así es, y sin importar que muchas veces nos equivoquemos, existe un común denominador: queremos lo mejor para nuestros hijos.
Descubre qué tipo de mamá eres realizando el siguiente test.  
 

Es viernes en la tarde y tu hija te dice que sus amigos se reunirán para pasar un rato agradable en casa de uno de ellos, ver una película y comer pizza. Tú:
a.
Te niegas de inmediato y le recuerdas todos los peligros a los que se expone
b. Aceptas después de llegar a múltiples acuerdos respecto a lo que debe ponerse, a qué hora debe llegar a casa, qué puede y qué no puede comer
c. La dejas ir como recompensa por las buenas notas que sacó recientemente y le recuerdas que merece divertirse con responsabilidad después del deber cumplido.

Tu hijo de 12 años acaba de abrir una cuenta en una red social a la que invitó a todos sus amigos a seguirlo, pero a ti no. Tú:
a. Le exiges que te invite a ser su amiga, él no puede decidir esas cosas y además lo obligas a que te dé su contraseña
b. Antes de abrir la cuenta lo llevas a una terapia con un psicólogo para que le explique los peligros a los que se expone.
c. Le explicas que para ti es importante estar en contacto con él y te comprometes a no escribir en su muro comentarios que puedan avergonzarlo.

En el más reciente informe de notas del colegio a tu hijo no le fue muy bien y sus profesores te recomiendan reforzar algunas áreas para que no se atrase. Tú:
a. Lo primero que haces es castigarlo, le prohíbes el uso del celular, la televisión y las visitas de sus amigos.
b. Por supuesto, contratas un profesor particular para que le dicte clases cinco horas al día, incluyendo los fines de semana.
c. Hablas con él para indagar si pasa algo en particular que lo tenga distraído en el colegio. Buscas la ayuda de un profesor particular para que le refuerce las áreas donde tiene dificultades.  

Un día tu hija de 17 años llega llorando del colegio y se encierra en su habitación. Tú:
a. Entras sin anunciarte y le exiges que te diga qué le pasó y ante su negativa decides llamar a sus amigas para investigar qué acurrió; al enterarte de que tuvo una pelea con su novio le prohíbes volver a verlo y le recuerdas que debe concentrarse en sus estudios y en nada más.
b. Al descubrir lo que ocurre, gracias a la información que te da la mamá de su mejor amiga, la llevas a ver a un terapeuta que le formule unas goticas naturales para controlar la ansiedad y la inscribes en cuanta clase encuentras para ocupar su tiempo.
c. Cuando, después de un buen rato, te cuenta sobre la pelea que tuvo con su novio, te quedas con ella en cama, la escuchas, le permites llorar y desahogarse. Y después le cuentas la historia de cuando terminaste con tu primer novio y cuánto dolió. 

Limpiando la habitación de tu hijo de 16 años descubres unas revistas de porno. Tú:
a. Cuando llega del colegio, con sus amigos, le muestras las revistas y le preguntas por qué las tiene, seguro así aprende la lección y no vuelve a mirarlas.
b. Esa noche, después de cenar, sacas las revistas y le dices que no está bien que las tenga, y decides mirar con él cada página mientras le explicas las situaciones que ocurren; cuando ves que se siente avergonzado, le dices que eso es lo que pasa por mirar esas revistas.
c. Esa noche le cuentas que encontraste las revistas y le dices que entiendes que tenga curiosidad sobre la sexualidad y el cuerpo femenino, pero le explicas que existen formas más respetuosas y educativas de aprender. 

La perfeccionista
Si la mayoría de tus respuestas fueron A
Cuando una mujer es muy exigente consigo misma, generalmente lo es con sus hijos. El perfeccionismo se asocia con altas dosis de ansiedad, frustración, malestar interior, emociones desagradables y sensación de que la realidad nunca es como uno desea. El primer paso para superarlo es identificarlo. Piensa que verlos felices es la mejor forma de ‘perfección’ que podrás lograr.
La controladora
Si la mayoría de tus respuestas fueron B
En definitiva, necesitas tener el control de todo a tu alrededor. En muchos casos esto ocurre porque tenemos vacíos o no nos sentimos realizadas en algunos aspectos e intentamos llenarlos a través de nuestros hijos. Actitudes como elegir su ropa, amigos y actividades son frecuentes y sería prudente que trataras de cambiar, ya que el efecto que esto puede tener en la etapa adulta de tus hijos puede ser muy negativo. 
La cómplice
Si la mayoría de tus respuestas fueron C
Escogiste ser madre y amiga a la vez, y aunque no es una tarea sencilla, si sabes manejarla, puede ser de gran ayuda. Sabes respetar sus espacios, motivas su crecimiento y su manera de afrontar la vida, sin embargo no puedes perder autoridad. Deja claro que hay momentos en los que debe primar tu experiencia. ¡No olvides que la amistad no es algo innato, hay que conquistarla!

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad