publicidad
Sexo y Amor

El amor eterno sí existe

Tolerancia, camaradería y encontrar espacios para vivir su propia individualidad son algunas de las estrategias de estas tres parejas para mantener sus matrimonios estables, reales y plenos; no perfectos.
El amor eterno sí existe
Por: Cristina Morales

Si bien el enamoramiento es una de las etapas más emocionantes del inicio de una relación de pareja, no necesariamente es la mejor o la más importante. A esta conclusión llegó Jed Diamond, psicólogo, terapista y experto en crisis afectivas. Según él, "sí es posible que una persona encuentre su media naranja, pero no todas tienen la capacidad de enfrentar las cinco etapas de una relación y salir triunfantes".

Te puede interesar: Elige tu ‘media naranja’, ¡Sin morir en el intento!

Estas fases son: enamoramiento, inicio de la relación, decepción, superación de las crisis y amor real y uso del potencial de ambos para cambiar el mundo. El también autor del libro Protegiendo su relación del Síndrome del Hombre Irritable, revela que "es importante que ambos entiendan que habrá momentos difíciles, pero que su amor es capaz de superar todas las diferencias. Cuando se crea una conexión profunda, juntos encuentran la fuerza para lograr grandes cosas". Este es el caso de estas tres parejas que nos demuestran que es posible amar de verdad y para siempre.

Claudia Bahamón & Simón Brand

“No me enamoré de él a primera vista, me enganché cuando comenzamos a hablar y descubrí que era un hombre sumamente interesante y creativo”, dice Claudia.
Cuando la relación comenzó, tuvieron que vivirla a larga distancia. Simón se las ingeniaba para sorprenderla con detalles y mensajes que le llegaban por medio de amigos en común.
“Ya llevamos casi 13 años juntos y aunque la intensidad de esos detalles del comienzo no es la misma, aún los valoro, aunque no los necesito tanto como en ese momento. Ahora nos hemos enfocado en las responsabilidades, los niños y el hogar, pero igual hemos evolucionado y el amor es cada vez más fuerte”, dice.

Respecto al Día de la Madre, ella le hizo entender lo importante que es festejarlo. “Como buena colombiana, soy muy apegada a la relevancia de esta fecha, pero él es muy agringado y nunca la festejó antes, entonces le expliqué mis razones, las entendió y me celebra. Pero no somos de los que organizan fiestas por todo", dice.
Claudia revela que viven una relación más equitativa y sin roles. "Siento que las colombianas somos un poco machistas porque esperamos a que ellos den siempre el primer paso, pero es algo que nos compete a los dos”.

Te puede interesar: Claudia Bahamón rinde homenaje a la colombianidad

¿Un motivo de pelea? El desorden. “Es su naturaleza, y aunque sé que no lo hace por malo, no puedo con eso. Entonces tenemos que buscar estrategias para solucionarlo. Por ejemplo, los fines de semana le 'jalo' las orejas y él con la mejor actitud del mundo me ayuda, pero luego me arrepiento porque tiende la cama mal (risas)... Pero en esos detalles radica la convivencia”, indica.
Su secreto es la tolerancia: “La etapa de la perfección terminará y las cosas cambiarán en algún momento. Nosotros no nos frustramos; aprendimos a crecer y a mejorar juntos”.

Kathy Sáenz & Sebastián Martínez


 
“Nuestra primera etapa fue muy poderosa. Vivimos un amor intenso; era como si supiéramos que habíamos encontrado a la persona indicada, y creo que eso nos hizo muy fuertes”, indica Kathy.

Hoy, luego de 12 años juntos, ambos confiesan que han sorteado todas las etapas y que su triunfo es inminente. Incluso al hablar de convivencia, un tema difícil para cualquier pareja, aseguran que es increíble. “Hay aspectos complicados que se deben trabajar bastante. Pero en nuestro caso, y aunque suene a cuento de hadas, ha sido siempre muy fácil; nosotros engranamos bien desde el principio”. ¿Una de las principales virtudes de Sebastián? “La caballerosidad”, afirma Kathy.

“De esa manera asumió el hecho de que yo tenía dos hijas. Él siempre ha sido su amigo y ellas lo aman”, dice. ¿Los mejores planes en pareja? “Estar en casa y pasar tiempo en familia. No nos gusta vivir en fiestas; ya tuvimos mucho de eso. Preferimos irnos de paseo, a cine, hacer pícnic, cocinar juntos...”, expresa.

¡Siempre románticos! Así viven su cotidianidad, cuidando de sus acciones y sus sentimientos para mantenerse firmes como esposos. “Tian siempre ha sido muy detallista. Recuerdo que cuando me propuso matrimonio estábamos haciendo un pícnic en el Parque Chingaza, estábamos caminando junto a un río divino y me dijo: ‘¿Qué hay en esa piedra que brilla tanto?’ Y fue cuando vi el anillo de compromiso… Fue muy lindo, no me lo esperaba”, recuerda Kathy.

Flavia Dos Santos y Julio César Dos Santos

La pareja conformada por la sexóloga y el diplomático se conoció hace 24 años: “Me enamoré de él desde la primera vez que lo vi. Él era el número dos de la embajada en Londres y yo estaba estudiando mi universidad. Fue un flechazo inmediato de mi parte, pero él no se fijó en mí porque yo era muy joven. Yo les decía a mis amigas ‘ese hombre va a ser mío algún día’”, revela Flavia.

Te puede interesar: El nuevo significado de placer por Flavia Dos Santos

Y así fue. La diferencia de edad (30 años) no fue un impedimento para que un año después, durante una fiesta en la que coincidieron, Cupido lo flechara también a él.
“Nunca sentí prejuicio debido a la diferencia de edad. Más bien me intimidaba un poco su carrera; lo habían ascendido al rango máximo y me tocaba tratar con autoridades y con otras parejas mayores, que muchas veces me miraban con desconfianza. Pero también me encontré con mujeres que me acogieron de una forma impresionante”, recuerda.

Con un matrimonio tan estable, Flavia asegura que sí es posible mantener viva la chispa del amor en una relación de tantos años. “El mundo ha cambiado mucho, las personas se cuidan más y por lo tanto viven más. Además las relaciones de pareja y la sexualidad no son temas de números, sino de compatibilidad, de estar en la misma página y de tener los mismos objetivos de vida. Mirar hacia el mismo lado ayuda”.

Mira también: Reglas de oro para tener sexo

Ya son más de dos décadas compartiendo la vida y la cotidianidad, y Flavia asegura que aprendió a enamorarse de su esposo por razones diferentes a las que en un principio la atrajeron. “Por supuesto que esas cualidades tienen un peso, pero mi enamoramiento hoy se basa en lo que hemos construido y en lo que hemos evolucionado. Estuve enferma, tuvimos hijos, la vida nos ha presentado muchas cosas en estos años y es muy interesante ver cómo nos transformamos día a día”, revela.

¿Su consejo? “Tenemos que aprender a ver a nuestra pareja de lejos, a entender que es una persona con pensamientos, con gustos y con una sexualidad dintintos a los míos. Es ahí cuando mantenemos la llama encendida”, explica.
Para ella, el error es querer fusionarnos, no tener vidas aparte. “Si cada uno no tiene sus espacios, no tendremos la posibilidad de tener algo para contarle al otro”, concluye.  

Te puede interesar: Los 12 mandamientos en la cama

Comparte este artículo

publicidad
publicidad