publicidad
Sexo y Amor

¿Tienes miedo a enamorarte?

La vida se construye a base de compromisos: en el trabajo, en la familia y, por supuesto, en el amor. Pero, ¿qué pasa cuando nos cuesta asumir esa entrega emocional? ¡Con ayuda de este test descubre si le tienes miedo al amor, si estás en búsqueda de la persona correcta
¿Tienes miedo a enamorarte?
Por: Cristina Morales
Aunque parezca increíble, la búsqueda del amor como parte esencial del ser humano, el sentir mariposas en el estómago y la dicha de compartir imborrables momentos de felicidad en pareja no son el común denominador en las personas; algunas simplemente sienten pánico de enamorarse, de entregar su corazón a otro y, lo que es peor, de depender de otro ser humano emocionalmente.  Pero, no nos equivoquemos, no se trata de simples rompecorazones con capacidad para saltar de pareja en pareja. No, ellos padecen una enfermedad llamada filofobia o miedo al amor. ¿Cuáles son los síntomas de este complejo trastorno? La persona que la padece se aleja sistemáticamente cuando siente que el otro comienza a ser demasiado importante en su vida. Arruina sus propias relaciones para no seguir adelante; tiende a buscar amores imposibles para que al final no sienta culpa de que no funcionara, y buscan graves defectos en la otra persona para justificar el fin de la relación. ¿Quieres saber si eres parte de este grupo de personas, si eres una soltera empedernida o si simplemente pasas por una etapa de soltería? Responde este test para conocer la respuesta:

 

via GIPHY

 

1.  Tu mejor amiga te anuncia que se casará con el amor de su vida y que está más feliz que nunca; tú: a. No entiendes por qué una persona decide unirse a otra para siempre. Su extrema felicidad te parece irreal y aunque la felicitas, en el fondo sabes que pronto estarás consolándola cuando descubra que este tipo de alianzas no son para siempre.
  b. Te alegras por ella de corazón, pero en el fondo no puedes evitar sentir un poco de celos. También te imaginas a ti misma caminando al altar vestida de blanco, pero por alguna razón no encuentras al indicado.
  c. Reconoces la genuina felicidad que siente y la acompañas en su gran momento, pero no te imaginas en su situación. Amas tener tus espacios y hacer con tu tiempo lo que quieras. ¡Te amas a ti misma!  

2Llevas cerca de cuatro meses saliendo con alguien y de pronto te pregunta por qué no le has presentado a tu familia; tú:
  a. De inmediato le dices que no va a pasar nunca y que si no lo entiende es su problema. Nunca has presentado a tu familia a nadie; lo último que necesitas es que asuman que estás en una relación.
b. Le explicas que no crees que sea el momento, que necesitas un poco más de tiempo, pero llamas a tu mamá y le cuentas que estás saliendo con alguien y que esperas presentárselo algún día.
c. No tienes ese tipo de problemas, porque él sabe perfectamente que solo son amigos y para ambos funciona de maravilla este acuerdo. ¡Ninguno necesita conocer a la familia del otro, ni trascender lazos!  

3. Estás a punto de terminar una especialización que instantáneamente te conducirá a tu empleo soñado  en otra ciudad. Cuando se lo cuentas, tu pareja te pide que te quedes; tú: a. Te molestas con la simple sugerencia. ¿Cómo puede pretender que lo pongas por encima de tu futuro profesional? Tu decisión está tomada, te vas a cumplir tu sueño y punto. b. Le dices que crees que es saludable que te vayas, y si las cosas continúan pueden ingeniárselas para seguir viéndose, pero si no, tal vez es porque llegó el momento de que cada quien siga con su vida. c. Él, sencillamente, no haría eso. Sabe que no tiene opinión sobre tus decisiones, por eso solo le comunicas que te vas.
 

via GIPHY

 

4. El sábado en la noche sales a un barcon tus amigas y en medio de la velada descubres que un hombre te mira con interés desde otra mesa; tú:
  a. Coqueteas un poco e incluso le aceptas un trago, pero cuando descubres que está demasiado interesado en ti, en tu vida y en tu pasado, le dices que no va a funcionar. ¡Solo querías divertirte un poco y no complicarte la vida!
  b. Hace mucho que no te pasa esto, entonces no sabes cómo reaccionar. Te pones nerviosa y él lo nota, por lo que se aleja con alguna excusa. ¡Al final, terminas disfrutando la noche con tus amigas sin una gran historia romántica para contar!
  c. Lo ignoras. No saliste a conquistar, solo quieres pasar un rato divertido con las chicas y ya. ¡No entiendes por qué algunos hombres necesitan ‘cazar’ para sentir que no perdieron la noche!  

5. Hace unos meses, tus amigas te arreglaron una cita a ciegas, y por perder una apuesta debes ir aunque franca- mente no te gusta este tipo de encuentros. Pero, pese a tus pronósticos, te diviertes mucho y te das cuenta de que se trata de un hombre interesante con el que sales algunas veces más, pero descubres que empiezas a encariñarte más de lo normal; tú:
a. Te llenas de ‘argumentos’ para terminar la relación y le explicas que a ninguno de los dos le conviene enredarse en un noviazgo. "Además, tarde o temprano iba a terminar".
b. Le explicas cómo te sientes y que en realidad no estás lista para enamorarte. Pero intentas dejar tus miedos de lado y aprender a confiar, pese a que hace mucho tiempo que no lo haces. ¡No se sabe qué pueda salir de todo esto!
c. Imposible. Siempre evitas llegar a esta etapa y eres clara respecto a la manera como vives tus relaciones. Así ambos saben a lo que se exponen y no hay cabida a errores. ¡No quieres enamorarte y lo tienes claro!  

6. Cuando te preguntan por qué terminó tu más reciente relación afectiva, tu respuesta es: a. Tú lo decidiste porque comenzaste a sentir que te asfixiaba, que perdías tu espacio personal, te sentías saturada y no supiste cómo manejarlo. Sencillamente, no estás dispuesta a sacrificar tu felicidad por nadie.
  b. Él comenzó a cambiar y a comportarse extraño contigo, y cuando lo confrontaste  te confesó que no se sentía feliz ni realizado, por eso decidiste que lo mejor era cortar por lo sano.

c. Ambos tenían otros planes en sus vidas y siempre fueron claros con los términos de la relación: sin compromisos, solo disfrutar el tiempo y ya. Hoy son amigos y de vez en cuando se ven. No es necesario alejarse de alguien a quien estimas solo porque terminaron. 


 

via GIPHY

 

RESPUESTAS
Le tienes terror al compromiso.  Si la mayoría de tus respuestas fueron A Parece que tienes serios problemas con el compromiso en cuanto a relaciones se refiere. Te cuesta expresar lo que sientes. Quieres tener un lazo duradero, pero entras en pánico y buscas excusas para convencerte de que la culpa no es tuya sino de las circunstancias. ¡Podrías buscar ayuda profesional para comenzar a evaluarte y así corregir estos comportamientos!

Buscas al hombre correcto. Si la mayoría de tus respuestas fueron B Esperas encontrar al hombre indicado, pero no quieres apresurarte. Sabes lo que vales, por lo tanto te tomas el tiempo necesario para conocer personas, divertirte y compartir con tus seres queridos. Recuerda que para estar en disposición necesitas sanar las heridas del pasado, buscar en los lugares correctos, es decir, donde realices actividades que quieras que tu futura pareja también haga y, por supuesto, ser honesta en todo para desarrollar una relación sana. 
Eres una soltera empedernida. 
Si la mayoría de tus respuestas fueron C
Disfrutas profundamente tu independencia. Sabes que puedes ser espontánea, viajar, pasar tiempo con tu familia, sin tener que consultarlo o planearlo con alguien más. Tienes clara la diferencia entre soltera y solterona, por eso las citas y el romance pasajero y sin pretensiones son parte importante de tu vida, y aprovechas el tiempo para hacer lo que te gusta. ¡Tu lema es: no es necesario tener pareja para no estar sola!

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad