publicidad
Sexo y Amor

¿Eres HOT o un tempano de hielo? Test para medir tu termostato sexual

¿Con los grados centígrados volando o con ‘temperatura Canadá’? El apetito sexual en las mujeres, especialmente la pérdida de este, es una de las principales consultas médicas de ellas. Descubre tu ‘nivel calórico’ y mira cómo revivir la llama o bajarle al nivel sexual.
¿Caliente o tempano de hielo? Test para medir tu termostato sexual
Por:

Que la vigorosidad es cuestión de mujeres jóvenes… ¡No, señora! La única que le pone edad al deseo sexual, eres tú. Si bien, la menopausia y otros cambios hormonales podrían afectan la libido, debes saber que también puedes darle una mano para incrementarla y mantener la llama prendida. Pssst.... Para tu alivio... ¡Muchas de 20 parecen como de 80!

¡Lápiz, papel y sinceridad, a la mano!
Al lado de cada respuesta encontrarás un número, ve sumando estos puntos y con el resultado descubre si tienes fiebre de amor o estás en un crudo invierno...

1. Estás en un restaurante con tus amigas y un hombre muy guapo te mira insinuadamente, tú...
a. Te pones roja, ¡qué horror!
b. Te encanta, te sientes deseada
c. Simplemente dejas que te siga mirando pero haces caso omiso

2. Dos o tres veces a la semana es el promedio de encuentros en parejas con una vida exual activa, pero ¿cada cuanto te dan ganas de hacer el amor?

a. Más de esas tres veces
b. Estoy en el promedio
c. No llego ni a la tercera parte

3. Se dice que las mujeres se miran en un espejo entre 50 y 60 veces al día y seguramente tú también haces lo mismo, pero ¿cómo te calificas físicamente cada vez que te miras?

a. Muy bien
b. Hago lo mejor que puedo para verme bien
c. ¡Meh! Podría estar mejor

4. ¿Lees o has leído novelas eróticas?
a. Sí, todo el tiempo
b. Has leído una que otra pero no es lo tuyo
c. Nunca lo has hecho y no sabes si te llegue a interesar

5. Según un estudio de la Universidad de California los hombres piensan en sexo cada 52 segundos mientras las mujeres lo hacen una vez al día, ¿cuántas veces lo haces tú?
a. Tantas que ni sé (¡y hasta más que un hombre!)
b. ¿2 o 3 veces?
c. No mucho, tengo bastantes otras cosas en las que tengo que pensar

6. Cuando piensas en ÉL y de paso te llegas a imaginar un plan romántico tú...
a. Siempre se te ponen los pelos de punta
b. Unas veces ternura pero otras pasión
c. Casi nunca me provoca...

7. Llevas unos diítas desde la última vez que estuviste con él, ¿piensas en el próximo encuentro antes de que llegue?
a. Siempre estás pensando en eso: nuevas ideas y posiciones para llevar
b. Piensas en todo lo que podrían intentar
c. No, solo cuando llega el momento es cuando es el espacio para imaginar

8. Estás ‘canaleando’ la TV y de repente aparece una escena súper sexy de una película...

a. Sigues derecho al siguiente canal
b. Jum... Ideas pasan por tu cabeza
c. ¡Súper sexy! Te quedas ahí un buen rato.

9. La iniciativa es usualmente es...

a. Tuya
b. De él
c. Unas veces tú, unas veces

10. ¿Tienes sexy-fantasías?

a. Siempre y usualmente las cumplo
b. Sí
c. No... o bueno, una que otra

Respuestas:

1. ¡Hot, hot, hot! Muy calienteeee.

Aunque pareciera que este es el estado en que toda mujer quiere estar y supuestamente el ideal en el que los hombres nos desearían tener permanentemente, la realidad es que el ‘impulso sexual excesivo’, como lo define la Organización Mundial de la Salud, también es considerada una disfunción sexual. Fíjate bien si tu caso es de vigorosidad o de ‘hipersexualidad’, pues de ser la segunda podrías terminar sufriendo con una insatisfacción sexual constante, preocupaciones mórbidas y hasta aburrir a tu pareja que no te lleva el paso. ¿Qué hacer? Si sientes que se te va la mano con el tema, lo mejor es que consultes a un experto que te ayude a solucionar. Si en cambio sientes que simplemente estás en una época muy caliente, pues aprovecha tu derroche de amor pero controlando también un poco que no se te vaya a ir la mano. Recuerda que un exceso infecciones, lesiones y hasta se incrementa las posibilidades de tener cáncer de cuello uterino.

2. T-i-b-i-a

Estás entre los 20 y 25 grados centígrados... ¡La temperatura ‘ideal’! Te gusta el sexo pero no es tu obsesión. Te preocupas por verte y sentirte bien, inviertes tiempo en ti, indudablemente haces ejercicio (lo que te mantiene activa) y seguramente tu pareja se siente satisfecha con la pasión que hay entre los dos. No esperas a que él te seduzca pero te encanta también sentirte cortejada.

Pero aunque todo parezca seguro, ¡no te dejes enfriar! Procura estar en constante renovación para que la monotonía no llegue a tu cama.

3. La reina del hielo

Tranquila, no eres la única. Según un estudio de la National Institutes of Health publicado en la revista de la Asociación Americana de Salud, se estima que el 35 por ciento de las mujeres que tiene alguna disfunción sexual tienen un bajo o cero deseo erótico (muy pocas fantasías, no les interesa tener relaciones y la masturbación es casi nula). Aunque muchas mujeres se sienten cómodas con esta situación, la realidad es que la falta de libido puede ser el reflejo, o en su defecto la causante, de ansiedad, depresión, frustración, baja autoestima y problemas de pareja. ¿Qué hacer? Existen muchos métodos para volver a subir la temperatura: sesiones de relajación para bajarle al estrés y lograr sentirnos desinhibidas, dietas especializadas con las vitaminas adecuadas, terapias con un sexólogo, libros (eróticos y de sicología) y subirle al ejercicio. Si nada funciona, consulta a un experto.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad