publicidad
Zona Gourmet

Encurtidos y conservas, frascos cargados de sabores y aromas

Estas preparaciones, que al igual que los vinos –reposan en bodega mientras evolucionan–, alcanzan su plenitud tras varios días integrando y redondeando todos los sabores de sus ingredientes. Una forma de disfrutar verduras y frutas con ese inconfundible toque casero.
Diego Santacruz Encurtidos y conservas, frascos cargados de sabores y aromas
Por: Cristina Morales

Con aceitunas, pepinillos, berenjenas, tomates, cebollas y zanahorias, los encurtidos son la opción salada para acompañar tus comidas. ¿Y las conservas? Son irresistibles mezclas de frutas, hierbas aromáticas y esencias que se convierten en el aporte multicultural para tus desayunos y meriendas. Estas dos antiquísimas preparaciones marinadas aderezan tu mesa con sabores milenarios, intensos y aromáticos increíbles.

Pero, ¿de dónde vienen estas ‘inmortales’ preparaciones? La más antigua de la que se tiene registro fue creada por el maestro confitero y cocinero francés Nicolás Appert en 1795, como una latente necesidad del emperador Napoleón de alimentar a sus tropas, y dio como resultado una preparación que no perecía para corto plazo, ideal para los largos meses en batalla, y llegaron a la conclusión de que si un alimento se pone dentro de un recipiente de vidrio hermético y se calienta lo suficiente, no se descompone. Con el asesoramiento de María Luisa Saravia, creadora de Hecho en Casa de Cia, empresa especializada en esparcibles y untables, te mostramos cuatro opciones deliciosas. (Vea también: La era del bowl en la mesa).

Los encurtidos
Los alimentos encurtidos (en su mayoría verduras) son aquellos que se conservan principalmente en vinagre y sal o contienen una alta dosis de vinagre en el proceso de preparación. Este último ingrediente aporta una vida útil de varios meses, ya que disminuye la acidez, elimina las bacterias y permite su fácil conservación. (Vea también: Carpaccio de atún).

¿Cómo y con qué puedo disfrutarlos?
Los encurtidos se sirven fríos, como aperitivo o acompañamiento. Puedes comerlos como snack saludable, como sustituto de verduras, para acompañar una buena raclette o fondue y para aderezar panes, galletas o calados.

KANNÁ ACEITUNAS (PATÉ)

Se compone de aceitunas, vinagre, aceite, sal, limón, y es una oda a la gastronomía mediterránea, caracterizada por sus sabores intensos y definidos. ¿Con qué lo acompaño? Con galleticas saladas y una buena copa de vino tinto. 

CHUTNEY DE MANGO

La dulzura del mango, la acidez del limón, la intensidad del pimentón y, por supuesto, el toque único del vinagre, el ají, el azúcar, unas cuantas uvas pasas, un poco de azafrán y comino conforman esta delicia. Su textura esparcible la convierten en el aderezo indestronable para preparaciones dulces y saladas. 

JALEA DE OPORTO

El oporto como protagonista más un toque de azúcar dan como resultado esta conserva aromática. Evocando aromas y texturas de la clásica gastronomía francesa, puedes utilizarla para potenciar el sabor de carnes y ensaladas. 

KANNÁ ROSSO (PESTO ROSSO)

Sus ingredientes son una exquisita mezcla de aceites, finas hierbas, albahaca fresca, sal y pimienta. Ideal para acompañar una pizza o unas rodajas de pan francés. ¡Pruébalo con una copa de vino rosado! 

¿Cómo esterilizarlos frascos?
Lo más importante es que sean de vidrio y tengan tapa de rosca. Primero, lávalos y ponlos dentro de una olla, es buena idea separarlos con compresas para que no choquen entre sí. Llena de agua hasta cubrir los elementos y pon a fuego lento hasta que hierva durante 40 minutos. Retira del fuego, deja enfriar y escúrrelos boca abajo. Por último, antes de usar, agrega alcohol, y ¡listo!, ya tienes tus frascos para envasar y almacenar tus conservas y encurtidos. (Vea también: Delicias sanadoras)

 


 

 

 

 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad