publicidad
Zona Gourmet

¡Te invito un café!

Capuchino, latte, moca, irlandés o campesino, no podemos resistirnos a ellos, ya que no solo nos llenan de energía, sino que además pueden sacarnos de apuros cuando tenemos invitados en casa. Claves para que te conviertas en una verdadera barista.
Agencia 123 ¡Te invito un café!
Por: Cristina Morales

Cerca de 2,25 billones de tazas de café son consumidas todos los días en el mundo. Una amplia cifra que evidencia la preferencia de miles de personas por esta bebida de delicioso sabor y que también le brinda beneficios a la salud.
Un reciente estudio realizado por la Universidad de Harvard asegura que su consumo reduce la probabilidad de morir de manera prematura por enfermedades cardiovasculares, neurológicas y diabetes. Además revela que tiene efectos antidepresivos. ¿Cómo actúa? Estimula la producción de ciertos neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, que ayudan a controlar y a dominar los diferentes estados anímicos.
Liliana Palma, experta en café y gerente de Honesto Grup Café Montier, asegura que no existe un mejor plan que preparar y disfrutar esta bebida. “No hay nada más satisfactorio que sentarse a disfrutar una buena taza de café fresco en cualquier momento del día; es una verdadera delicia para todos los sentidos y se convierte en un momento para recargarnos”, revela. ¿Capuchino, latte, moca o recién molido? Puedes escoger uno para cada momento del día y disfrutarlo maridándolo con lo que más te agrade. Te mostramos la forma correcta de preparar algunas de estas bebidas.
 


 

¿Chocolate o café? Los dos
Para lograr esta irresistible preparación cremosa e intensa solo necesitas licuar una taza de café o de expreso, media taza de leche, hielo y jarabe de chocolate al gusto y azúcar, hasta que se integren. Sirve en vasos altos y decora con crema batida y jarabe de chocolate. ¡Acompáñalo con tus galletas preferidas!  (Vea también: 5 Mitos sobre el café) 

Contundente e irlandés
¿Necesitas algo más fuerte? Entonces un irlandés es perfecto. Necesitas por taza: 40 ml de whisky, 80 ml de café caliente, 30 ml de crema de leche y una cucharadita de azúcar morena. En un vaso transparente sirve el azúcar, añade el licor y mezcla. Después agrega el café y por último la crema previamente batida. (Vea también: 4 formas de disfrutar el café)

¿Te late un latte?
Prepara una taza de café como te mostramos en la receta del cafecito clásico. Aparte, calienta media taza de leche en una cacerola y reserva una parte. Bate el resto constantemente hasta que llegue a su punto para lograr una espuma resistente. Mezcla lentamente y finaliza con la espuma (la idea es que sobresalga del pocillo). ¡Decora con un poco de canela en polvo! (Vea también: Aprende a hacer un capuchino en un dos por tres)



 

¿Cafecito clásico? ¡Sí, por favor!
“Lo más importante es que esté fresco y que sea de buena calidad. Siempre busca que tanto la tostión como la molienda sean de tu gusto, y asegúrate de tener un buen equipo de preparación. ¿En cuanto al proceso? Solo tienes que seguir las instrucciones y utilizar entre 5 y 7 gramos de café por cada 100 mililitros de agua caliente”, asegura Palma. ¿Con qué lo acompañas? Con una galletica con chips de chocolate. ¡Ideal para la media mañana!  (Vea también: Receta del día: capuchino frapé)

Tips de la experta
Liliana Palma, experta en café, nos enseñó algunos turcos para sacarle mayor provecho en casa: 

  •  La dosis diaria ideal de cafeína es entre tres y cuatro tazas. Los horarios más adecuados son en la mañana para comenzar el día con energía; antes del mediodía para abrir el apetito; después de almorzar para estimular la producción de jugos gástricos y acabar con la sensación de pesadez, y al final de la tarde para quitarnos el cansancio del día.
  • El chocolate es por excelencia el mejor compañero: en barra, trufas, galletas o torta, siempre potenciará su sabor.
  • A la hora de almacenarlo, debemos buscar el lugar más frío de la casa. “Es más, de ser posible en la nevera y guardado en una bolsa hermética”, indica.
  • ¿Molido o en grano? En grano para disfrutar su aroma al romperlos.


 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad