publicidad
Zona Gourmet

Dos recetas para seguir amando el café

Iced vanilla latte, café turco, helado de café, tres opciones para consentir a quienes amas con sabores intensos, cremosos, exóticos y muy aromáticos.
Celebremos con un café
Por: Cristina Morales

Aromático y delicioso, el café es una bebida que es bien recibida en cualquier momento del día. Para comenzar la jornada, para hacer una pausa a media mañana, para acompañar tu postre favorito o para después de comer, cualquier excusa es buena para disfrutar una buena taza de este líquido lleno de beneficios.
Para Ana María Soler Salazar y Juan Carlos Galindo, chefs y creadores de @MejorRealQuePerfecto: “Es una bebida muy estimulante por su contenido de cafeína y también por sus propiedades (gracias a sus altos niveles de vitaminas, minerales y antioxidantes), las cuales se cree que, acompañadas de unos buenos hábitos de salud, pueden contribuir a reducir inflamaciones, indigestión, estreñimiento, dolores musculares y también a reducir el riesgo de padecer de enfermedades del corazón, obesidad, diabetes, asma y hasta retrasar el envejecimiento”, explican. (Vea también: Beneficios del condumo de café)
 


 

Frío con vainilla
(Iced vanilla latte)
Ingredientes:
Para dos porciones

  • 2 tazas de café preparado caliente, pero ya frío
  • ½ taza de leche de soya o entera o la que prefieras
  • 2 cditas de esencia de vainilla *2 cubos de hielo

Preparación:
Mezcla y revuelve bien el café, la leche y la esencia de vainilla en una jarra o recipiente similar. Pon un cubo de hielo en cada vaso donde vas a servir el café. ¡Bebe y disfruta inmediatamente!  

 


 

Helado de café
Ingredientes:
Para dos porciones

  • *2 bananos grandes, congelados (desde el día anterior)
  • 2 cucharadas de café instantáneo (descafeinado o regular)
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • Pizca de sal *Chips de chocolate negro (opcional también)


Preparación: Pon el banano congelado en un procesador o licuadora junto con el café, el extracto de vainilla y la pizca de sal. Mezcla hasta que esté suave. ¡No olvides el sabor!: si lo deseas, adiciona un poco de estevia. Sirve de inmediato con ayuda de una cuchara para helado o pon la mezcla en un recipiente y mételo al congelador por 30 minutos más y luego disfruta. Agrega un poco de café frío, ¡esto y los chips de chocolate le darán el toque final!  

UN DATO IMPORTANTE
Existen diversos mecanismos para preparar una taza de café: filtrado, con prensa francesa, con cafetera tradicional, cafetera de filtro o goteo, máquina de cápsulas, de expreso, olleta, etc. ¿La mejor? La que tú prefieras y que esté a tu alcance. ¡Cada una le da un toque diferente!
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad