publicidad
Bienestar

¿Siesta eterna en cuarentena?

Caminar diez minutos, beber una taza de té o de café (que contienen cafeína), bajarle al consumo de postres y charlar e interactuar con otras personas son algunas ideas para contrarrestar la somnolencia después de comer.
Istock ¿Siesta eterna  en cuarentena?
Por: Redacción ALO.co

Si ahora, que estás trabajando desde la comodidad de tu hogar, y cada vez que terminas de almorzar concluyes bostezando, cabeceando y terminas metida debajo de las cobijas, fragmentando negativamente así tu jornada laboral, debes modificar tus hábitos para que esto no te siga ocurriendo. ¿Estaré durmiendo mal en las noches, comiendo mucho o será debido al estrés de estos días? Algunos de los interrogantes que te haces... Estudios revelan que un 60 por ciento de trabajadores, que están laborando desde casa en esta época de pandemia, se han visto afectados porque fraccionan sus horas de sueño y terminan con trastornos al dormir en las noches.

Todo se debe a la marea alcalina, un estado fisiológico que se ha relacionado con el tipo de alimentos que consumimos y su contenido de nutrientes. “La glucosa hace disminuir los niveles de orexinas, un tipo de proteína producida por varias neuronas que están en el hipotálamo y participan en la regulación del ciclo diario de sueño y el control del apetito”, explica María Becerra, nutricionista y dietista. Sin embargo, todo hace parte de un proceso normal del ser humano que presenta dos tipos de somnolencia; la primera surge hacia la una o dos de la tarde (después del almuerzo) y la otra hacia las diez u once de la noche antes de dormir. “Cuando la sensación es exagerada, se acompaña por bajo rendimiento laboral, irritabilidad y alteraciones cognitivas como perdida de concentración aún después de un buen descanso, es necesario acudir al médico de cabecera”, recomienda Edgar Osuna, jefe de la Clínica del sueño del Hospital Universitario de la Fundación Santa Fe.


La actriz italiana Sophia Loren tenía fama de dormir siestas luego de almorzar durante los rodajes de sus películas. Esta foto fue durante la grabación de la película Leyenda de los perdidos en Libia, en 1957.

¡Anticípate y reacciona!
1. Controla el consumo de víveres ricos en carbohidratos y grasas, que aumentan la glucosa en la sangre incrementando el estado de pereza. Cuidado con el exceso de cereales, así como el de los aderezos. ¿Los síes? Carnes blancas, frutas, vegetales y frutos secos.
2. Vigila el tamaño de las porciones. Es mejor calidad que cantidad, así que almuerza solo hasta quedar satisfecha.
3. Distribuye las comidas. ¿Cómo? Desayuna media hora después de levantarte y después, procura comer cada tres horas. Incluye refrigerios saludables, preferiblemente que contengan proteína.
4. Disfruta el momento: prohibido cenar frente al computador o al televisor. Olvídate del celular y mastica despacio.
5. Restringe la ingesta de alcohol en especial si debes trabajar. Una copa de vino te puede ‘aniquilar’.
6. Duerme lo suficiente (entre siete y ocho horas diarias), tiempo necesario para recuperarte y evitar sentirte cansada al día siguiente.

¿Ya estás en modo ‘zombie’?
¡Tranquila! Para retomar tus actividades y controlar los efectos del también llamado sueño postprandial sigue estas recomendaciones:
Antes de sentarte a trabajar camina diez minutos, da una vuelta a la manzana o sube y baja escaleras.
¿Postre? Sí, pero los fines de semana. En vez de un brownie o un helado bebe una taza de café o té (que contienen cafeína).
Antes de retomar las labores quédate hablando unos minutos con tus compañeros, sonríe y comparte nuevas experiencias.
Deja las tareas y las reuniones para la mañana y los quehaceres más sencillos para la tarde.
¿En el escritorio? Una botella de agua. Si tienes este líquido a tu lado te darán más ganas de consumirlo, lo que te permitirá mantenerte activa.
Si no puedes contra el sueño, únete a él. Si te es posible tomar una siestica ¡adelante! No hay nada más reparador que el descanso.   

Comparte este artículo

publicidad
publicidad