publicidad
Bienestar

Meditación casera en 5 pasos

Silenciar tu mente, expulsar de tu organismo la angustia, el dolor, la preocupación y conectarte contigo misma te puede llevar a un estado profundo de concentración y relajación ¡Inténtalo!
Archivo Particular Meditación casera en 5 pasos
Por: Redacción ALO

La meditación es una técnica milenaria que frecuentemente se relaciona con las prácticas budistas de la India y con las artes marciales orientales. Sin embargo, cada una, a su manera, promueve los espacios de silencio y concentración como puentes certeros de encuentro con su dios o dioses. Independientemente de la creencia que profesemos, la ciencia y la investigación han comprobado que quienes tienen este hábito pueden superar los bloqueos emocionales más fácilmente e incluso potencializar sus habilidades intelectuales. Un estudio publicado en enero de este año en Journal of Internal Medicine, de la Sociedad Médica Estadounidense, reveló que los pacientes que sufrían de depresión, ansiedad, estrés, insomnio, fibromialgia, adicciones, diabetes, enfermedades cardiacas, cáncer y dolores crónicos, mostraron mejoría en sus síntomas luego de aprender a meditar. (Descubre una nueva forma de meditar a través de tu celular)

Por su parte Richard Davidson, psicólogo de la Universidad de Wisconsin, ha creado un nuevo campo de estudio denominado neurociencia contemplativa, que analiza los efectos de la meditación en el cerebro. El especialista ha reunido suficientes pruebas científicas para demostrar que el funcionamiento del cerebro, al igual que el de los músculos del cuerpo, se puede fortalecer al cambiar los hábitos de pensamiento.

Paso a paso

Antonina Canal, directora de la academia de yoga, danza oriental y consciencia Prem Shakti, profundiza sobre la práctica de la meditación y nos da tips para que todos podamos incluirla en nuestra cotidianidad. “El objetivo es silenciar la mente, concentrarse en el aquí y el ahora. Para eso hay que despejar los pensamientos, pues ellos son como las nubes en el cielo, no nos dejan ver con claridad el esplendor. Sin embargo, para lograrlo es necesario hacer un entrenamiento”, revela.

1 Escoge un lugar silencioso, íntimo, donde te sientas segura y en paz. Si deseas, puedes poner algunas flores, esencias e incienso para ayudarte a relajar.

2 Prende una vela blanca y observa fijamente la llama mientras te encuentras sentada en el piso con las piernas cruzadas (si puedes, en flor de loto), concéntrate en los colores, el movimiento y la luz de ese fuego. Cuando sientas que algún elemento externo te distrae, vuelve a analizar cada detalle de esa llama.

3 Respira profunda y tranquilamente por la nariz. Siente el aire entrar y salir, mientras tu mente permanece en blanco, enfocada en la luz y en la respiración. “Si la persona está empezando y le cuesta trabajo aquietar su pensamiento, yo le recomiendo contar la respiración o cantar mantras, el más común es el ‘aom’ y hay muchos otros que se pueden encontrar en internet”.

4 Junta el dedo del corazón y el pulgar, posando tus manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. La posición de los dedos es fundamental, explica la experta, pues cada uno de ellos representa los elementos que nos componen y que debemos poner en contacto. Al unir estos dos dedos estamos estableciendo un balance entre nuestro cuerpo físico y nuestro cuerpo espiritual.

5 Visualiza tu cuerpo dentro de una esfera de luz clara o azul. Con esa imagen fija, empieza a conectarte con el universo, con el aquí y el ahora, proyectándote y entendiendo tu propio ser. Repite esta meditación durante diez minutos en la mañana y en la noche. “El ritmo de vida que llevamos y el ruido que no nos deja descansar hacen que tengamos menos tiempo para cuidarnos; diez minutos es un tiempo apropiado para dedicarnos a nosotros mismos. Y a la vez, es absolutamente necesario para desconectarnos de los problemas del mundo externo”, agrega Antonina.

Método Maum para encontrarte a ti misma…

La Meditación Maum es la única técnica guiada que le permite al ser humano desprenderse de su carga mental, encontrando la verdadera felicidad en sí mismo. Consta de siete niveles y la promesa para quienes completen este ciclo es retornar al origen en vida y renacer como la verdad eternamente viva. Sin importar la edad, el sexo, la raza, la religión, la profesión, todos pueden practicar esta meditación.

Ana Lim, asistente de meditación Maum, explica que meditar es vital, pues a través de este método el ser humano encuentra su verdadero ser. “En ese proceso uno certeramente obtiene paz y tranquilidad, se libera del estrés y las preocupaciones, por lo tanto mejora la salud física y emocional. Pero ese no es el propósito principal, el objetivo es alcanzar la plenitud y la realización humana. Al lograrlo seremos verdaderamente felices, pues al haber resuelto las dudas acerca de la existencia y al saber sobre la unidad de la vida y de la muerte aprenderemos a vivir bien y entenderemos los principios del mundo. Viviremos bajo el flujo de la naturaleza”.

Es fundamental que al iniciar este proceso interioricemos la necesidad de desapegarnos del dinero, el ego, la fama, las personas y el honor, pues aunque todo forma parte de la vida, ninguno de los anteriores llenará nuestra existencia, advierte Ana.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad