publicidad
Comidas y Bebidas

¿Quieres ser una conocedora de vinos? Una experta nos da unos tips

Hablamos con una experta en el tema que nos contó sobre su experiencia y de paso nos dio unas recome
Archivo particular Patricia Guzmán
Por: Redacción ALO.co

En el negocio del vino y en una profesión que se ha caracterizado por ser gobernada especialmente por hombres, poco a poco se le ha dado cabida a la mujer para desarrollar labores que van desde la parte teórica, hasta la parte práctica.

Patricia Guzmán, Ingeniera agrónoma enóloga, nos lo confirma y nos cuenta como ahora todo es más moderno. “Hace años se veía más hombres en esta carrera... Siempre se ha tenido un estigma y se ha creído que algunas actividades son especialmente para hombres y otras para mujeres. Así, por ejemplo, cuando hice mi primer vino en el laboratorio, los trabajadores no me dejaban tomar una manguera o nada que fuera pesado, porque era como que ese trabajo era solo de ellos y querían protegerme”.

El panorama ahora es más alentador y, según ella, enriquecedor, pues “las mujeres empiezan a integrarse y ahora hay más chicas estudiando agronomía, por ejemplo, y ya no se ve con los mismo ojos de años atrás. En este momento que vivimos se necesita más gente pensante y se le da la oportunidad a la mujer y, de hecho, los mismos hombres se han dado cuenta que somos un gran aporte y que podemos hacer las cosas, porque somos detallistas y vemos cosas que ellos no ven en distintas situaciones”.

Sus más de 13 años de experiencia le han permitido alcanzar un cargo privilegiado en Viña Concha y Toro, una de las compañías más reconocidas de producción y exportación de vino en Chile.

Por su labor de estar al frente de la exportación de vinos finos a otros países y por su experiencia y conocimiento en este tema, le pedimos algunos tips, no solo para ser unas expertas en vinos, sino también para seguir siendo quienes estamos al mando de las compras y descrestar, pues según Patricia, las mujeres tenemos mayor poder de decisión y somos más detallistas a la hora de elegir el adecuado. “El hombre trabaja en la oficina, ahora las mujeres también, pero hay muchas mujeres en la casa. Entonces, si tienen una comida con su marido… Nosotras somos las que finalmente vamos a comprar el vino”.

Aquí una lista de consejos que nos dio la experta para conocer, escoger, maridar (acompañar vino y comida) y hasta regalar vinos:

  1. Hay una infinidad de vinos, pero se pueden clasificar en blancos, rosados y vinos tintos. Generalmente, los vinos blancos son más suaves que los vinos tintos.
  2. Escoger el vino depende del lugar, la comida con la que lo acompañes y por supuesto, la compañía.
  3. Con el vino se viven diferentes experiencias de los sentidos. Así, a la hora de escogerlo vivirás con la vista el color, con el olfato sentirás los aromas (a frutas, flores…) y cuando vas a tomarlo y experimentar el gusto, sabrás si lo sientes más dulce, mas afrutado, si es un poco fuerte, grueso o robusto… ¡Tú puedes ir haciendo asociaciones libres y experimentar!.
  4. Si no has probado vinos o tienes muy poco conocimiento, puedes partir probando vinos suaves y ver cuáles te van gustando. A las mujeres nos gustan los vinos aromáticos, así que puedes empezar por un vino blanco como el Chardonnay, después con un tinto como el Merlot, y después con uno más fuerte como el Carménère,  y así vas probando siempre de más suaves a más fuertes.
  5. A la hora de catar (probar) vinos también es recomendable ir de de suaves a fuertes. Si empiezas por algún vino tinto fuerte, la boca se saturará y ya no vas a sentir lo mismo cuando pruebes otro.
  6. Para maridar es importante tener en cuenta que en la mayoría de los casos los vinos suaves acompañan comidas poco elaboradas. Por el contrario, los vinos tintos fuertes requerirán un plato más producido. Por ejemplo, puedes acompañar un salmón con vegetales con un vino blanco como el Chardonnay. También, si haces una carne a la parrilla o un plato más fuerte, puedes acompañar con un Cabernet Sauvignon, o un Syrah que va muy bien con las carnes.
  7. Los ingredientes determinan la elección del vino. A veces las reglas se rompen, por ejemplo, con los mariscos. Siempre decimos que estos van mejor con un vino blanco, y no necesariamente, porque también podría ir muy bien con un vino tinto suave como el Carménère. Si por ejemplo haces algún marisco y le agregas limón a la receta, va a ir mejor con un vino blanco que con uno tinto, pues si lo maridas con un vino fuerte puedes cortarlo.
  8. A la hora de regalar un vino es importante tener en cuenta la personalidad y los gustos. Para una mujer, puedes regalar un Chardonnay, pues es un vino sutil, delicado y versátil. Si la mujer tiene un poco más de carácter podrías darle un vino tinto porque es más elegante, a la vez suave y cuando lo tomas tiene variabilidad aromática. Para un hombre puede funcionar un Syrah o un Cabernet Sauvignon. Estos tipos de vinos son propicios para regalar al suegro, al papá, y también para una ocasión corporativa o de negocios.
  9. La temperatura en que se guarda y se consume el vino también es muy importante. Como es un producto natural y vivo se debe conservar a temperaturas frescas y a una buena humedad. 
  10. Vinos de consumo rápido se pueden tener en la nevera o en algún lugar de la cocina donde se conserve un ambiente fresco, pero si el vino es de guarda hay que buscar un lugar de la casa que tenga una humedad de 80%, más o menos, o mantenerlo en un cava (especie de nevera donde se guarda el vino).
  11. A la hora de servirlo debes tener en cuenta que los vinos blancos se sirven a bajas temperaturas. Es importante que verifiques la temperatura externa del lugar donde te encuentras. Por ejemplo, si estás en un lugar de clima caliente, debes ver que el vino esté frío y además tener una cubeta con hielo para evitar que la temperatura se vaya al extremo.

Comparte este artículo

publicidad
publicidad