publicidad
Entretenimiento

Alejandro Palacio ¡El ídolo del momento!

El actor samario de 35 años tiene al público colombiano con el corazón a mil rememorando una de las facetas más importantes de su carrera con la novela Rafael Orozco, el ídolo. Lleno de gratitud por una época invaluable, nos contó cómo revive este gran éxito.
Camilo Leal
Alejandro Palacio ¡El ídolo del momento!
Por: Richard Moreno Castañeda

Escuchar canciones como Dime pajarito, El higuerón y La creciente en la voz de Alejandro Palacio es recordar la vida de un artista inolvidable como lo fue Rafael Orozco. Su ADN, su vida y su legado fueron llevados a la televisión en el 2012 y ahora, por segunda vez, los colombianos están deleitándose con una historia emocionante llena de música, pasión y un inmenso mar de emociones. Alejandro, quien encarna al cantante, recuerda con anhelo y emotividad aquellos tiempos: “Fue una época maravillosa, en donde me sumergí completa y sinceramente en este gran ícono de nuestro país. Recuerdo con mucha alegría esos meses de grabación en donde compartimos momentos intensos e inolvidables. Fueron muchas las experiencias vividas al tener a mi lado a músicos y grandes amigos en el set de grabación. Cada vez que teníamos un ‘break’ sonaban los acordeones y armábamos parranditas (risas). Fueron instantes muy bellos, llenos de versos, sentimiento y mucha ‘mamadera de gallo’”, asegura.

¿Qué tal el trabajo de la mano de Taliana Vargas?
Hicimos un trabajo muy bonito y transparente. Preparamos cada escena con profunda sinceridad. Tali es un ser de luz y su profesionalismo de verdad que es admirable. Nos nutrimos mutuamente hasta el punto de complementarnos para mostrarle al mundo una de las historias de amor más hermosas de todos los tiempos.
¿Qué tienes en común con Rafael Orozco?
Además de nuestra pasión por la música, nos unen muchos detalles más. Su amor y entrega por la familia, su pasión por el fútbol y su personalidad descomplicada y bromista son aspectos que compartimos. La lista se extiende si le sumamos que ambos hicimos parte del gran Binomio de Oro como vocalistas, tenemos el mismo número de retoños (3) y no incluimos el alcohol en nuestras prioridades.
¿Cómo has sentido la manifestación de los fanáticos de la novela en tus redes sociales?
¡Guau!, ha sido impresionante, tenemos los mejores fans del mundo. No se pierden un solo detalle de la historia y viven las emociones igual o más que los personajes. Interactúan constantemente en las redes bendiciéndonos con su cariño.

¿Qué más viene en tu carrera musical?
Desde hace algunos meses, mis ‘alejandristas’, como cariñosamente llamo a mis seguidores, han estado disfrutando mi más reciente producción musical: Sentimiento en carne viva, la cual está disponible en todas las plataformas digitales. Continuaré llevando sonrisas con mis conciertos de manera virtual, hasta que las normas de prevención permitan nuevamente los eventos presenciales. A propósito de los shows virtuales, próximamente estaré participando en un sentido homenaje a nuestra amada capital junto a la Orquesta Filarmónica de Bogotá.
Estamos celebrando ‘amor y amistad’. ¿Qué es lo que más admiras de tu esposa?
Todo lo que habita en su corazón. Su nobleza, su voluntad, su abnegación, su pasión, su determinación, su amor sin igual... en fin, la lista es un poquito interminable.
¿Qué fue lo que más te enamoró de ella?
Es cierto que mi admiración hacia ella empezó a permitir que el árbol del amor diera muchos frutos, pero gracias a su exótica ternura y mirada transparente, casi inmediatamente nuestro panorama afectivo fue fructífero.
¿Qué es lo que más te gusta de ser el papá de Samuel, Alejandro y Manuel?
Verlos sonreír. No hay nada más bonito que verlos felices y acompañarlos en cada paso mientras crecen, aprenden y alcanzan sus sueños. Si ellos están a mi lado, hasta soy inmune a la fuerza de gravedad y puedo volar tan alto que toco el cielo.
¿Cómo han sido estos meses en casa con toda la familia junta 24/7?
Ha sido un tiempo de reflexión, reinvención y, como diría Walter Mercado, mucho, mucho, mucho amor. Mi familia ha sido, es y será mi fortaleza siempre, ante cualquier adversidad o prueba, por más dura que sea. Sabemos que nuestro amor nos revitaliza y por eso estamos disfrutando cada instante. Los juegos de mesa, Netflix, el ejercicio físico y la oración hacen parte de nuestras herramientas infalibles para mantenernos saludables y más unidos que nunca.
¿Cómo ha sido el trabajo de colegio en casa con tus hijos? ¿Te ha tocado ser profesor en estos meses también?
Somos un equipo, en donde queremos brindarles la mejor educación posible a nuestros chiquitines en medio de tantas limitantes. Con mi esposa nos turnamos para acompañar a Manuelito, el más pequeño, en sus clases virtuales. Ha sido un proceso de mucha dedicación y por momentos difícil, pero ha valido la pena cada segundo. De la mano de los educadores estamos empleando una metodología llena de paciencia y amor puro.


¿Qué proyectos te hizo aplazar la pandemia?
Desde antes de la pandemia firmamos shows para México, Paraguay, Venezuela, Ecuador, y teníamos programada nuestra primera gira en Australia. Todo, sumado a nuestras presentaciones habituales en el territorio nacional, quedó aplazado hasta que Dios lo permita y mejore la situación.
¿De qué tema puedes hablar hasta el cansancio?
Diría que de música, fútbol y anime.
¿Cuál es la palabra que más repites?
Nena. Debe ser porque así le digo a mi esposa y la llamo mucho pidiéndole ¡auxilio! en la casa para todo (risas).
¿Qué es eso que casi nadie sabe de ti?
Mira, cuando estaba en el colegio me caí de un segundo piso y uno de mis glúteos se estrelló en una de las barandas de las escaleras del primer piso, amortiguando mi caída. Sobreviví de milagro y me quedó una nalga semipartida a la mitad (risas).
¿Cómo recuerdas tus inicios en la música siendo un niño?
Fue una etapa de mucho descubrimiento, aprendizaje y muchos nervios. Poco a poco fui tomando mayor confianza con ese talento que Dios me regaló, apoyado por mis amados padres. Para mí, la música siempre ha sido sinónimo de felicidad y libertad, y cada vez que podía estar en una tarima aprendía a conectarme más con mis emociones.
¿Qué ha sido lo más gratificante en tu carrera como artista?
El afecto del público es invaluable para mí y, del mismo modo, es un gran aliciente para seguir pintando sonrisas en todos aquellos que puedan disfrutar mi arte. Saber que mis canciones hacen parte de la 'banda sonora' de las vidas de muchas parejas y familias es una alegría y una bendición inmensa.
¿Qué sigue en tu lista de sueños por cumplir?
Esa es una lista que se renueva continuamente y me motiva a seguir alcanzando mis objetivos, de la mano de Dios. Hace algunos años soñaba con estar nominado a los Premios Grammy, y junto a mi equipo de trabajo lo logramos. Me encantaría traerme un gramófono para mi país y tener ese bonito reconocimiento de la academia. Del mismo modo, sería genial llevar mi música vallenata al continente asiático y, ¿por qué no?, participar en una película de Hollywood.
¿Te consideras una persona sensible?
La sensibilidad artística hace parte de mi esencia. Incluso, muchas veces el tener un idilio permanente con el desamor ha sido una fortaleza.


¿Cuál fue la primera canción que te aprendiste?
Nunca voy a olvidarte, de Cristian Castro.
Te vemos haciendo videos muy divertidos junto a tu esposa y han tenido un éxito rotundo. ¿Te gustaría explorar más tu lado de ‘youtuber’?
En estos meses, hemos tenido mucho tiempo libre y lo hemos aprovechado al máximo realizando estas ‘cápsulas de humor y música’, con el único fin de entretener mientras hacemos más pasajera esta etapa tan complicada y llena de incertidumbre. Para nuestra sorpresa, han sido unos videos, como tú comentas, con muchísima acogida. Eso nos llena de felicidad, porque sabemos que estamos contagiando de energía positiva a muchísimas personas y algunas lo necesitan mucho.
¿Qué le dirías al Alejandro de hace 20 años?
Si me aseguro de que no voy a crear ninguna paradoja temporal, tendría una charla de por lo menos una hora conmigo mismo. Creo que nos entenderíamos muy bien (risas).
Si pudieras tener un poder, ¿cuál sería y cómo lo utilizarías?
Sería el de la sanación, pero no solo la física. Tener el poder de ayudar globalmente a erradicar dos pandemias terribles que nos aquejan, el covid-19 y el odio, sería una buena elección.
¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?
(Risas) Creo que fugarme de mi casa cuando era ‘pelao’ tirándome por el balcón. Me quería ver con mi novia y estaba castigado. Las hormonas estaban haciendo de las suyas.
¿Qué es lo que te pone más nervioso?
Creo que todo lo que es verdaderamente importante para mí siempre me producirá mariposas (u otro tipo de animales más grandes y ruidosos) en el estómago. Ahorita mismo me preocupa profundamente la salud y el bienestar de mis seres queridos debido al panorama que afrontamos actualmente.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad