publicidad
Entretenimiento

Andrea Serna, ¡de cerca!

Ella investiga, observa e intenta ser lo más curiosa posible en su día a día. Esa es su verdadera inspiración. nos abrió las puertas de su intimidad y de su alma. Hablamos con la exitosa presentadora, quien ha sabido enamorar y fidelizar a sus seguidores.
Hernán Puentes Andrea Serna
Por: Sandra Paola Real

Andrea Serna lleva más de 22 años en el mundo de la televisión. Inició su carrera en 1998 como presentadora de la sección de entretenimiento del Noticiero Nacional y ha visto cómo ha cambiado de rumbo la TV en más de una ocasión y se asombra (e incluso se entristece un poco) al ver cómo está de golpeada hoy la industria debido al covid-19: “Aunque ya se están reactivando algunos programas, otros canales han tenido que posponer varios proyectos”. A ella la vida le cambió de la noche a la mañana al dejar su carrera como economista y terminar siendo una de las mejores modelos del país gracias a un concurso de Stock Models, sin embargo, nunca ha dejado de tocar tierra firme. Es una mujer real, dulce y divertida. Le gusta, qué digo, le encanta hablar (y mucho). Si nos dejan, quizá la entrevista hubiese sido de un día completo porque a ella también le gusta hacer las preguntas, como buena colega que es. Se interesa por sus interlocutores (doy fe), lo que la hace aún más cercana.

Asegura que tiene su carácter, pero su secreto de éxito es ser una trabajadora incansable, enfocada y que siempre tiene algo nuevo para ofrecer a su audiencia. Todo aquello que le ha hecho ganarse el favor y el cariño del público, de sus adorados televidentes y seguidores, a los que quiere y respeta. Y ahora llegará a 15 países latinos más, pues la veremos presentando Diseñador en casa para el canal Discovery Home and Health. Podría parecer osado que una mujer tan joven afirme sin titubear: “Venimos cargados de fuerza y sabiduría”. Se refiere a su generación, caracterizada por ese atrevimiento y por la autoconciencia de que todos hemos tenido que reinventarnos en la pandemia. Es tan influencer, que lo que hoy es parte de su vida (pasó de miles a 3,4 millones de seguidores en Instagram y cada hora gana más) fue el medio que le permitió abrirse un poco más. “¡Pero no tengo community manager! Siempre soy yo misma, y si me apetece subir algo, lo hago, aunque soy consciente de lo que transmito en todo momento”, dice.

Empecemos hablando sobre los retos y los desafíos a los que te enfrentaste en este 2020…
Creo que los desafíos de casi todos han sido similares. Empezamos el año con unas expectativas y de repente aparece la pandemia, los proyectos que con tanta ilusión teníamos listos para ejecutar, aplazados o cancelados; así que el gran reto durante prácticamente todo este año ha sido lograr adaptarme a esta realidad, reorganizar las dinámicas familiares, laborales, todo.
¿Cuál fue tu mayor aprendizaje como mujer, madre y esposa?
He aprendido sobre el valor de muchas cosas, que si bien sabía de su importancia, no las había vivido con tal intensidad; si antes aplaudía el trabajo de los maestros, ahora sí que es cierto que admiro el don que tienen. Estar durante estos meses al lado de mi hija, guiándola con el colegio en casa, me ha hecho ver con mayor admiración la labor de los profesores. Justamente estar acompañando a Emi en su vida escolar, tan de cerca, también me ha enseñado sobre la importancia de la paciencia, el entendimiento; ahora la “leo” de otra manera.

¿Y en casa cómo lo vivieron en familia?
Aprendimos, todos en casa, a ser más agradecidos. Como le decimos mi esposo y yo a Emi en las noches cuando rezamos, “gracias Dios porque nos das abrigo, porque tenemos un techo”, y ella siempre complementa, “y porque estamos sanos sin covid-19” (sí, así lo dice, con esa seriedad), tan linda.
En tu cuenta de Instagram te pones en el centro del relato de una forma muy personal. 
¿Cómo nació ese enfoque tan íntimo?
Me emociona saber que notaron un cambio digital porque así fue. Todo empezó porque, estando en cuarentena, sentí que era momento de ser más generosa con lo que compartía. Si antes era reservada con los temas de mi casa y mi familia, respetando sus espacios y privacidad, era un momento en el que todos estábamos buscando cómo llevar este tiempo; los padres, ingeniándonos la manera de construir universos en casa para nuestros hijos, otras personas estaban buscando motivación para sobrevivir al encierro, en fin, quise ir contando lo que estaba sucediendo en mi casa y cómo llevábamos los días. Me centré en dar ideas de juegos creativos, todo hay que decirlo, hice una maestría en aventura sin salir de casa.
¿Cómo generar contenido todos los días y no morir en el intento?
Además de contarlo quería que fuera entretenido y agradable al verlo, así que me exigí un poco más de lo acostumbrado y empecé a crear contenidos con temas afines a la coyuntura, el bienestar fue el eje central, empecé a hacer en vivos, lo cual fue una de las tendencias más fuertes de la temporada, editar videos que tuvieran que ver con este fin. Todo esto me fue llevando a encontrar un camino donde no solo se trata de hacer un registro diario, sino de pensar en temas que puedan ser interesantes para quienes me siguen, grabarlos con cuidado y buena calidad, fijarme aún más en lo que escribo acompañando cada foto…
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad