publicidad
Entretenimiento

Carolina Cruz, madre por segunda vez

La presentadora nos revela su amoroso proceso para convertirse en madre por segunda vez por medio de una fertilización 'in vitro'. A sus cuatro meses de embarazo, nos confiesa sus desafíos y retos en este, el mejor año de su vida.
Carolina Cruz, madre por segunda vez
Por: Sandra Paola Real

“Cuando Dios y la vida te brindan una segunda oportunidad debes abrazarla y agradecerla con mucho amor”. La presentadora y empresaria Carolina Cruz, 41 años, es de los pocos rostros conocidos que se atreven a hablar sin problema de cómo recurrió a la ciencia para embarazarse de nuevo. Caro tuvo de manera natural a su hijo mayor, Matías Palomeque Cruz, y nunca pensó que pertenecería a ese grupo en que una de cada seis mujeres no puede o tiene dificultades para concebir, dato que por cierto jamás supo hasta que se enteró de sus problemas de ovulación al querer embarazarse. ¿Por qué le pasó si es una mujer sana, deportista y feliz? “La vida te da sorpresas y tres años después de que naciera ‘Mati’ tuve que someterme a un procedimiento de FIV (Fecundación In Vitro). Resultó un camino relativamente corto, aunque fue muy retador emocionalmente, pero gracias a Dios lo logramos en el primer intento. Sé que para muchas mujeres es duro, hay parejas que no aguantan la presión, otros se tardan años, pero el alma de madre puede con todo”, revela en exclusiva.

El proceso para concebir a Salvador empezó un tiempo después de que Caro perdiera un bebé en el 2018. Pero no. No llegaba. Pasó un mes. Pasó otro. Y así, muchos. Y lo que empezó como una pequeña decepción acabó convirtiéndose en una tristeza cada vez que le venía la regla. Algo estaba fallando. La conversación con su pareja: “Tenemos que ir al ginecólogo”. Las miradas dolientes y cruzadas, el abrazo poderoso, la lágrima que resbalaba por la cara. Asistió a un centro de fertilidad junto con su adorado Lincoln Palomeque e iniciaron el proceso. Carolina se volvió una experta, no hubo tregua. Los primeros 12 días del ciclo hay que pincharse cada noche. “Preparas la jeringa, te descubres la zona del ombligo, la enfrías con un poco de hielo y, cuando está suficientemente insensibilizada, ¡listo!”. Es el primer paso, la estimulación ovárica, en la que se persigue el desarrollo de los folículos para que en vez de generar uno por ciclo, como es lo natural, se obtenga el mayor número posible de ovocitos.

Inyecciones-visitas al médico-inyecciones-ecografías-inyecciones… Así inició este camino y unos meses después experimentó nuevamente emoción y llanto al sentir que había algo latiendo dentro de su interior y oyó una palpitación rápida, fuerte… No, no, no era su corazón hiperventilado por los nervios, era el de Salvador, su bebé, que latía seguro y sin detenerse ni un momento...¿Quién no ha escuchado a su madre decir alguna vez: ‘cuando seas madre te darás cuenta’? Y así, una tras otra, Caro ha ido confirmando lo que su mamá, le decía, porque por mucha empatía que se tenga, no se sabe lo que una mujer es capaz de hacer por sus hijos hasta que los tiene en brazos. “Ahora es que conozco el sentido de gratitud por ser lo suficientemente fuerte para mantener a mis hijos a salvo”, indica Carolina, quien revela que estos cuatro meses de su segundo embarazo han sido maravillosos. Gracias a este proceso también aprendió a manejar sus frustraciones, a entender que no todo sucede cuando uno lo planea, sino cuando Dios quiere, a darse cuenta de que la vida no es una carrera y que sí se puede salir adelante. Vive el día a día siendo la mejor versión de ella misma y agradece todos los días el apoyo incondicional de Lincoln, el de su familia y el de Dios, que son los que le han dado las fuerzas para seguir luchando por su sueño de ser madre de nuevo. Ha ganado sabiduría, paciencia y mucha experiencia… “Porque con esto aprendí que no he llegado tarde ni tampoco temprano, sino que estoy donde definitivamente tengo que estar”.

¿Cómo recuerdas el inicio de esta búsqueda de Salvador?
Yo quedé embarazada muy rápido de ‘Mati’; se trató de un embarazo lindo, tranquilo, maravilloso. Sin embargo, tiempo después tuve una complicación en mi útero y tuvieron que hacerme una conización cervical (una cirugía para extraer una muestra de tejido anormal del cuello uterino) y sabía que un próximo embarazo iba a ser un poquito riesgoso porque tenía esta área un poquito más pequeña… Empezamos a buscar bebé de nuevo y quedé embarazada rápido, pero lamentablemente a las nueve semanas perdí ese bebecito, y ya de ahí para acá el volver a quedar embarazada fue muy difícil, muy complicado, duro; lo intentamos mucho y nada. Fue bien complejo y triste.

¿Cuándo deciden asesorarse al respecto?
Hace un año lo veníamos pensando, pero siempre me negué. En enero de este año fui nuevamente donde mi médico, Fabio Quijano, me hizo unos exámenes y me dijo: “Caro, me preocupa tu situación, pues te veo la ovulación muy bajita; necesitamos que te hagas un tratamiento in vitro ya mismo o esto se puede complicar más”. Yo estaba un poquito angustiada por el tema. La verdad, algo me preocupaba mucho y era esa posibilidad de poder escoger el sexo del bebé, pues no quería hacerlo. Solo pensaba: “Dios mío, no me quiero saltar ese paso que es tuyo”. Lincoln me decía: “No te angusties y hagámosle, porque no hay de otra”. Nos daba susto que la cosa se siguiera oscureciendo y ya después nos tocara conseguir una donación de óvulo o algo así, porque queríamos que fuera nuestro bebecito. Arranqué todo el tema de in vitro en abril, apenas empezó la pandemia.
¿Dicen que ese proceso es difícil, es así?
Yo no sé si soy yo, mi temperamento o mi actitud frente a la vida, pero a mí me fue superbién. Pese a todo, nada fue difícil, ni doloroso, ni traumático, ni complicado. Tengo muy buena actitud y soy positiva. Lo más angustiante, al comienzo, eran las inyecciones, porque les tengo pavor a las jeringas, soy muy gallina y tenía que ponerme 6 inyecciones todos los días en la barriga, en las noches. Después se venía un banqueo todos los meses y me preocupaba la cogida de la vena y la extracción, pero les entregué todo a Diosito y a la Virgen y arrancamos esta búsqueda.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad