publicidad
Entretenimiento

Danielle Arciniegas y David Escobar (DIM), un amor infinito

Pocas veces el amor es para siempre y se ve tan mágico tanto en las redes sociales como en vivo y en directo, pero cuando es así, resulta maravilloso. Este es el caso de la pareja de esposos conformada por la actriz Danielle Arciniegas y el cantante David Escobar (DIM)
Felipe Bohórquez Danielle Arciniegas y David Escobar (DIM), un amor infinito
Por: Sandra Paola Real

Para Danielle (28) y David (32), la historia de la media naranja y el amor perfecto ha dejado de ser creíble, si es que alguna vez lo fue. Confiesan que es mejor un amor real, imperfecto, pero feliz. Para ellos, el vínculo matrimonial y el hogar que han conformado son sagrados, pero no por la gracia del destino, sino porque han logrado compenetrarse: son socios, amigos, amantes, comparten valores e intereses, se sienten cuidados, apoyados y seguros, se tienen confianza y pueden hablar de lo que sea. También saben callar en el momento adecuado. Porque no existen silencios incómodos entre ellos… Solo fluye la camaradería y el crecer de la mano.

Desde que sus hijas Ella (2) y Roma (5 meses) llegaron al mundo, no se han separado de ellas, y gracias a la pandemia y a las rarezas del año pasado, Dani y Dim vivieron una cotidianidad en familia que los hizo sentir realmente plenos, pues nunca habían pasado tanto tiempo juntos. Verlos compartiendo con sus niñas es mágico. Él es un padre amoroso, comprometido, presente, disfruta el tiempo con sus pequeñas y ama, cuida y se responsabiliza de aquello que da sentido a su vida: su familia. Un impulso materno en sus vísceras se liberó desde el momento en que Danielle vio a sus hijas. Cuando se percató por primera vez de su carita sintió el deseo de estar unida a ellas, de protegerlas y no dejarlas ni un instante. Dani es una madre plena. Queríamos empezar este año celebrando el amor en familia y destacando la importancia de ese vínculo, sobre todo en tiempos de pandemia, en los que valoramos lo realmente importante.


¿Cómo asumieron los retos del 2020 y cómo iniciaron el nuevo año con tantos aprendizajes?
Creo que para todas las familias fue un año lleno de experiencias, de desafíos. En esta casa nos dimos cuenta de que somos un gran equipo, porque tomamos las cosas de la mejor manera: cuando entramos en cuarentena, yo estaba en embarazo y nos distribuimos las tareas de la casa. Fue un momento de mucho aprendizaje porque además mi esposo nunca está toda la semana en la casa; generalmente estaba de lunes a miércoles y se iba los jueves y regresaba el domingo, entonces fue la primera vez donde compartimos todos los días juntos, y fue maravilloso porque aprendimos mucho del otro.
¿Cómo fue reconocerse?
Fue muy chévere porque para nosotros la monotonía no estaba en nuestra relación. Él tiene su trabajo y yo tengo el mío, él se va de viaje y yo puedo hacer
mis cosas, pero al estar juntos todos los días, acostar a las niñas e inventarnos una cena, jugar juegos de mesa, ver una película, tomarnos un vino o simplemente
hablar o hacer ejercicio juntos alimentó muchísimo nuestra relación.
¿Cómo fue tener a David en todo el proceso de tu embarazo de Roma?
Cuando yo estaba embarazada de Ella, él estaba en una gira en Europa y casi no puede llegar al parto. De verdad que haber tenido la oportunidad de vivir nuevamente este proceso fue una bendición. Fue muy lindo para Roma, desde la barriguita, estar sintiendo a su papá todos los días, ver cómo le hablaba, cómo le cantaba, cómo la sobaba. Ella, por su parte, aprendió a saltar, a correr, a bailar como el papá y a tocar guitarra. Para mí, como esposa, fue un apoyo gigante, porque de verdad para mí David es un ser maravilloso, es muy noble, es muy colaborador, está muy pendiente de nosotras.
¿Cómo ha sido combinar tu faceta maternal con el trabajo, Dani?
Mi sueño siempre había sido ser mamá. Cuando nació Ella yo tenía muy claro que iba a parar un poco y empecé a disfrutar todos los momentos con Ella. Salió una oportunidad muy linda que fue grabar Lala´s Spa, fui la antagonista, me dieron la opción en el canal, y pude llevar a mi hija a Bogotá para las grabaciones, tenerla en un lugar seguro, y mi hermana se fue con nosotras. Ella era la consentida de todos los de la serie, pasó delicioso.


¿Qué tal grabar la serie?
Soy la antagonista, se habla de la vida de un transexual. Isa es la protagonista, un ser único, increíble y maravilloso, lleno de mucho amor, de muchas cosas. Lo mejor fue estar con mi hija; me daban el tiempo para lactarla, para cambiarla y mimarla. Mi personaje se llama Genoveva y es la que le hace la vida imposible a Isa y a Richi. Es la hija millonaria de un ministro, malcriada y puede hacer lo que quiera. Es una serie para reírse.
¿Cómo vas con Elle By Danielle, tu marca de lencería?
A mí me encanta la ropa interior y cuando empecé a lactar a Ella dije: “¡Dios mío, no hay ropa interior bonita para mujeres lactantes!”. Aparte, nosotras salimos de un parto con el cuerpo y con el estado de ánimo completamente diferentes, y quería que las mujeres fueran felices al momento de lactar, que mostraran su ropa interior sin pena. Sacamos la colección e hicimos las fotos con David y quedaron muy bonitas, pues las tomó mi esposo. Fueron días muy chéveres porque yo estaba cumpliendo un sueño al lado de mi familia, apoyada por ellos.
Cuéntanos sobre ese desafío que fue el tener dos mamás y dos papás siendo niña.
Ahora que estoy grande siento que soy la mujer más afortunada del mundo al tener dos papás y dos mamás, porque cada uno me dio muchas cosas valiosas para crecer en mi vida y para ahora ser la mujer que soy y la madre que soy con mis hijas y la esposa que soy con David. Sí fue algo muy particular (risas)…
¿Por qué terminaste viviendo esta experiencia?
Cuando yo nací, mis papás biológicos se estaban separando, mi papá tenía un problema que hacía que no pudiéramos conformar nuestra familia, y mi mamá, al quedarse solo conmigo, se enfermó y no podía estar tampoco conmigo. Entonces llegó mi otra mamá, una mujer maravillosa que me crio junto con mi papá, que son los amores de mi vida. Mis papás de crianza lo son todo. 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad