publicidad
Entretenimiento

La nueva vida de Gabriela Tafur

La nueva  vida de Gabriela Tafur
Por: Sandra Paola Real

Gabriela Tafur (Cali, 1995) nunca fue una de esas niñas que ensayan el discurso de aceptación de la corona frente al espejo. Su pasión no eran los desfiles, la presentación, las pasarelas o la interpretación, sino los deportes, los libros de historia, las novelas, las biografías y la naturaleza, y cuando le llegó la hora de elegir carrera, se decantó por el derecho. Se graduó con honores en la Universidad de Los Andes. Trabajó incansablemente en las cárceles y con población vulnerable durante varios años y cuando le ofrecieron inscribirse al concurso de Señorita Valle, esta resultó ser una de esas decisiones aparentemente intrascendentes que cambian por completo el curso de una vida. De hecho, sin duda, su físico de belleza angelical, esbelta, altísima, de extremidades largas y andares casi extraterrestres, fue una de las cualidades que la hicieron merecedora de la corona de Señorita Colombia y le permitió hacer una gran representación en Miss Universo. Sin embargo, gracias a que es una mujer inteligente, estructurada y de charla cadenciosa, muchos siempre vieron algo más allá que esa belleza superlativa que se salía de la pantalla y que impactaba en las pasarelas. Fue, probablemente, el motivo por el que dos cadenas radiales intentaron seducirla y por el que dos canales también querían trabajar con ella. Sin embargo, Gabriela ha decidido ir más lento en su vida y no apresurarse, pues por su sicorrigidez siempre va un paso más allá, y ahora acepta que no disfruta el presente por estar mirando hacia el futuro…

Los estereotipos son creencias colectivas que etiquetan la realidad. Por ejemplo, muchos piensan que las reinas son tontas. Etiquetas que hacen daño a quien las padece. Pues bien, Gabriela quiso romper el molde de un estereotipo y lo cuestionó. “No lo aceptes a priori. Porque cuando se cuestiona, se avanza. Es posible que quien te rodea no lo entienda, pero no importa. Por eso, aplaudo las iniciativas de las mujeres que se resisten a los estereotipos”, asegura. Conocida y muy reconocida por decir lo que piensa, por plasmar sus ideas, políticas o no, en sus ‘tuits’ y por convertirse en una líder de opinión, su estilo propio es el de una mujer con carácter, con sello personal, que admira a las mujeres que piensan y que, sumidas en esos pensamientos propios, provocan expectación. Adora los cuestionamientos y el aprendizaje “porque te abren los ojos… y la mente”, ratifica la bellísima Gabriela, quien posa en esta edición de Revista ALÓ con la nueva colección Spring 2021 de H&M. H&M es la prueba de que la moda sí puede ser sostenible. Acaban de presentar la colección Spring 2021, la cual no solo se basa en una estética deportiva de los años noventa, sino que se convierte en un nuevo hito de sostenibilidad, gracias a la inclusión del algodón reciclado y el Agraloop™ BioFibre™. ¡Una colección ecológica y fashionista!

¿Cómo viviste el 2020 y cómo inicias este nuevo ciclo?
El 2020 fue difícil, creo que para todos. Yo llegué de Miss Universo esperando un montón de cosas, tenía la agenda llena, muchas expectativas, ofertas, y justo cayó la pandemia. Nadie estaba preparado para sobrellevar esto y muchos de mis proyectos quedaron como a media marcha. Estuve tres meses de mi vida decidiendo qué iba a hacer, a qué me quería dedicar, porque yo nunca he querido ser modelo tiempo completo, nunca he querido ser influencer, entonces esos tres meses me sirvieron también para redireccionar mi carrera y mi vida.
¿Te confrontó emocionalmente el que no hubieran fluido los proyectos que tenías en mente?
¡Mucho! Las primeras semanas fueron bien difíciles, pero lo necesitaba porque uno llega del reinado con un montón de ofertas y a veces se pierde el norte. Desde siempre me ha encantado la opinión, la política, el periodismo. Soy abogada de Los Andes, y me di cuenta de que si me iba por el lado de la farándula, iba a terminar probablemente en un lugar en el que yo no quería estar; entonces entré a La W, porque quiero enfilarme por estos lados.


¿Cómo llegó la propuesta de hacer radio?
Cuando fui reina estaba en contacto con un director de una emisora que me quería en la mesa de trabajo, y cuando llegué de Miss Universo le dije “me voy por ahí”. Estuve en entrevista, ya teníamos todo listo, me hice todos los exámenes de salud ocupacional, eso fue en marzo, y justo antes de firmar contrato, se cayó porque arrancó la pandemia… A La W le había dicho que no por irme por ese lado, entonces pasaron dos meses, y me llaman de La W y me dicen “Gabriela, no te hemos escuchado en radio, ¿qué paso?”. Les conté y me hablaron del nuevo formato de ‘La hora del regreso’, me ofrecieron estar al lado de Yamit Palacio, quien es mi jefe, y acepté.
¿Qué es lo que más te gusta de este desafío radial?
Ha sido muy retador porque yo no soy periodista, nunca había trabajado en medios de comunicación y siempre había estado al otro lado de la entrevista. He aprendido mucho, he tenido que desaprender muchas cosas, porque cuando estudias derecho estás formado para dar una opinión, te enseñan a tener una posición política, y en la radio, en el periodismo y demás, tienes que guardar distancia. He tenido que aprender a contrastar fuentes, pero tengo de la mano a Jamit Palacio, que es excelente periodista y un gran maestro.
¿Has estudiado?
Sí y todo el tiempo estoy escuchando radio, desde la mañana hasta la noche, y aprendo todo el tiempo. Ha sido muy retador. 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad