publicidad
Entretenimiento

Margarita Muñoz ¡De corazón nómada!

La bellísima actriz y su esposo, el también actor Michel Brown, ya tienen todo listo para el lanzamiento de ‘India, íntima y extrema’, una road movie de su más reciente viaje a este alucinante destino. Margarita nos contó todos los detalles de esta gran aventura.
Margarita Muñoz ¡De corazón nómada!
Por: Richard Moreno Castañeda

De ese espíritu aventurero que caracteriza a Margarita (33) quedan miles de kilómetros por recorrer. Siempre ha sido una mujer curiosa, ansiosa por descubrir nuevas culturas y nuevas experiencias. Como buena actriz, adora poner su creatividad al límite, y con su esposo, el también actor Michel Brown, lo dan todo para, literalmente, dejar volar la imaginación y la creatividad. Llevan 7 años juntos y de sus aventuras se podría hacer hasta una saga de películas, sin embargo, empezaron con esta road movie en la que relatan las aventuras vividas en su más reciente viaje a la India.

Junto a Michel lanzan ‘India, íntima y extrema’. ¿De dónde nace la idea?
Nace de ver nuestros viajes anteriores, de cómo los disfrutamos; la pasamos buenísimo. Como que sale una personalidad de nosotros muy aventurera, muy dispuesta a lo que pase y, pues, tenemos también una forma muy particular de viajar, así que siempre que tenemos tiempo aprovechamos para irnos lejísimos, conocer nuevas culturas, gente nueva… La verdad, nos divertimos mucho. Entonces, en esta nueva aventura dijimos “¿por qué no lo grabamos todo y vemos qué sale?”, y salió esto. Van a ver cómo es nuestra dinámica en el viaje, verán momentos muy bonitos e íntimos de nosotros como pareja.
De todas las experiencias vividas en este viaje, ¿cuál fue la más significativa?
Automáticamente, la India te hace entrar en conciencia con muchas cosas, a valorar muchísimo todo lo que tienes, a aprender a ser feliz con lo que tienes al frente, a disfrutar cada instante, cada persona que está a tu lado. El viaje a Varanasi creo que fue uno de los más significativos. Yo iba con un objetivo personal, que ya verán en el documental. Para mí, era un momento muy sensible y muy personal. Esta ciudad en particular, para mí, era algo que me estaba moviendo mucho por dentro; le hice una ceremonia a mi mamá con sus cenizas en el río Ganges, y para mí fue la experiencia más bonita y reveladora en lo personal.
¿Por qué eligieron India como el destino de este viaje?
Creo que todo se juntó, no era como un viaje que tuviéramos en nuestra lista, pero hablando con amigos, como que todo se fue armando, lo hablamos con Mich y, bueno, creo que la India nos eligió y terminamos allí llevándonos una supersorpresa.

¿Qué fue lo que más te confrontó durante esta aventura?
Que yo iba con la idea de que había que ser muy valientes para andar en la moto, y pues todo el tiempo iba luchando con el miedo, porque aprender a manejar moto e irte a la India a andar en moto, la verdad sí creo que era para valientes, y todo el tiempo estaba luchando con eso, porque era como entrar a la selva sin cuchillo. También, lo bonito era entender que no había que hacer nada realmente; si me sentía cómoda con algo, lo hacía, si no, no. Y aprendí que ser valiente no significa arriesgarse absolutamente a todo lo que te da miedo, también es decir ‘no puedo’ y ‘no me siento preparada’.
De las experiencias vividas en este gran viaje, ¿en cuáles específicamente sentiste múltiples emociones?
Bueno, sentí todo esto en un momento específico: cuando tuve un accidente en la moto. Cuando íbamos camino al hospital a que me pusieran algo para que dejara de sangrar, iba en la parte de atrás del carro y de repente se me llena el pecho de una emotividad, de una sensación como entre tristeza y agradecimiento, y en realidad era más escándalo de lo que en verdad me había pasado; pero se me vino a la mente la imagen de mi mamá diciéndome “tranquila, hija, cuídate”. Y yo, como niña chiquita, sin que nadie se diera cuenta atrás en el carro, empecé a llorar. Todo ese momento se me juntó y me hizo sentir muy frágil y vulnerable.
Actualmente, estás radicada en Madrid. ¿Cuánto llevas allí y qué estás estudiando?
Sí, estamos en Madrid y nos quedaremos por ahora tres meses. La verdad, es una ciudad donde siempre quise estar un tiempo y ahora la estamos viviendo de una forma no tan turística. Estoy estudiando en Corazza, tomando un taller que quería hacer hace mucho tiempo, y creo que es una buena manera de soltar todo este tiempo que llevamos parados sin hacer nada.

¿Cuándo fue la última vez que viniste a Colombia y qué es lo que más extrañas?
Ya hace como un año y medio, aproximadamente. Extraño mi ciudad, mi pueblo, muchos amigos, mis bizcochos en la mañana, esos jugos de frutas deliciosos que solamente tiene Colombia… A mis hermanos; creo que es lo que más me hace falta y lo que más me pesa de estar viviendo en otro país; los extraño muchísimo.
¡No te pasan los años! ¿Qué haces para mantenerte tan espectacular?
No, sí me pasan los años, y ya después de los 30 para arriba, más rápido (risas). Creo que a esta edad, más que en los 20, soy más consciente de la comida, del cuidado de la piel, y es un hábito que me dejó mi mamá y que hago desde hace mucho tiempo y lo comparto con Mich. También por mi experiencia personal. Mis dos papás murieron de cáncer, entonces, pues, es algo que me hace reflexionar mucho sobre cómo debo alimentarme, sobre evitarme enojos innecesarios, tristezas que puedo controlar y, la verdad, como aprender a manejar mucho mi cabeza para que las emociones no me controlen a mí.
¿Qué es lo que más admiras de Michel?
Admiro muchas cosas, pero una de las que me llenan mucho el corazón es su empatía. Él siempre tiene una buena respuesta para sus amigos, para su familia, para mí; siempre está con muy buena disposición para escucharte, para ser amigo, para darte un consejo, y lo hace con mucho gusto.
¿Cuál es el próximo destino juntos?
No sé… Creo que nos encantaría algo que no hayamos visto nunca. Nueva Zelanda me parecería alucinante, África también me parece divino… no sé, hay muchos. Sin embargo, este nuevo proyecto también nos llevó a pensar en hacer una road movie por Colombia, Argentina o México, y mostrar los lugares que amamos, de los que nos enamoramos y de donde nacimos. Ese también es un plan que próximamente nos encantaría hacer.
¿A qué le tienes miedo?
A la muerte, realmente. No tanto a morirme, sino a perder gente que amo. Creo que es una de las cosas que más me han golpeado en la vida. Yo perdí a mis dos papás y me muero de miedo de pensar en perder a mis hermanos, a Mich… No sé, siento que es de las cosas que más me dan ansiedad y me llenan de miedo y pánico.
¿Qué viene para el resto del año?
Pues, por ahora, ya lo que fue fue. Esperemos que termine con una buena noticia, que se concreten algunas cosas que quedaron en stand by. Eso estaría increíble; o si no, pues que salga algo fantástico acá en Madrid y quedarme un ratito más a vivirlo.     

Comparte este artículo

publicidad
publicidad