publicidad
Entretenimiento

Michel Brown ¡Un gavilán inolvidable!

El actor argentino interpreta a Franco Reyes en la producción Pasión de gavilanes. Emocionado por el regreso de este personaje que marcó historia en su carrera profesional, nos contó desde su casa en México cómo recuerda esa etapa de su vida de hace 18 años.
Gabriel Blanco Representaciones Artísticas Michel Brown  ¡Un gavilán inolvidable!
Por: Richard Moreno Castañeda

Hablar de su personaje en Pasión de gavilanes le remueve mil y una emociones al reconocido actor. Franco Reyes no fue un personaje más en la trayectoria profesional de Michel, sino que lo llevó a alcanzar una madurez actoral que hoy, 18 años después, sus admiradores siguen aplaudiendo. En Colombia vivió durante 8 años y conoció al amor de su vida, la también actriz Margarita Muñoz, con quien se casó en el 2013 y con quien actualmente vive en Ciudad de México. Recordando a Colombia como uno de sus países favoritos y en donde tiene cientos de amigos, nos contó algunos detalles de aquel tiempo en el que los caballos, la hacienda de los Elizondo y su personaje de Franco Reyes le regalaron cientos de alegrías.


¿Qué anécdota divertida recuerdas de las grabaciones?
Son varias; creo que una de las cosas más divertidas que recuerdo es que todos creíamos que éramos unos duchos en la materia montando a caballo y de repente cuando gritaban ¡acción!, salíamos corriendo, y yo solía terminar en el piso (risas). Al ‘Gato’ y a mí nos pasaba algo muy particular, de repente nos ganaba la risa y no podíamos parar, la gente creía que lo hacíamos a propósito, pero no era así.
¿Qué ha sido lo más gratificante hasta hoy de tu carrera como actor?
Primero, tener el gran placer de poder hacer lo que hago durante toda mi vida y que mi trabajo se haya convertido en un gusto enorme. Creo que la palabra “trabajo” engloba como el esfuerzo de tener que hacer algo, y gracias a Dios para mí esto no es un esfuerzo sino el gran gusto de poder levantarme todas las mañanas a hacer lo que amo, que es actuar.
Hace poco compartiste en tus redes que la escena más emocionante que has tenido que grabar en tu carrera fue en la serie Hernán. ¿De qué se trató?
Así es. En la serie tuvimos que rodar una de las escenas más importantes en la historia de la conquista, que es la batalla de Tlaxcala, donde los tlaxcaltecas se encuentran con estos conquistadores. Rodamos una batalla que duró cerca de tres días en una montaña y era el encuentro de estas dos culturas. La verdad, me dio mucho gusto; éramos 35 actores y 150 extras, algunos vestidos de tlaxcaltecas y otros de españoles, rodando una de las batallas más épicas.

¿Cómo recuerdas tus inicios en la actuación?
Los recuerdo con mucho cariño. Mi carrera empezó un poco por casualidades de la vida; acompañé a un amigo mío a un casting, y por no quedarme ahí sentado, también lo presenté y me quedé en un programa para niños. Todo empezó como algo muy didáctico, como un juego, yo tenía 17 años, sin tomármelo tan en serio, pero con mucho disfrute, muy contento y sorprendiéndome día a día de los manjares y las delicias que te regala este oficio.
¿Con qué actor de Hollywood te encantaría compartir una escena?
Creo que si hay un actor al que admiro por su versatilidad y por haber elegido personajes tan opuestos, sería Christian Bale. Me parece un monstruo de actor.
Estás presentando un programa para History Channel. ¿De qué se trata?
Se llama Desafío sobre fuego. Es un programa que se está rodando desde hace como 2 años y es sobre tres o cuatro participantes de distintos lugares de Latinoamérica que se dedican a forjar sus propios cuchillos y sus propias espadas. Ellos reciben diferentes objetos como un pedazo de hierro, la CPU de un computador, un candado, lo que sea, y tienen un tiempo determinado para forjarlo y convertirlo en un cuchillo o una espada clásica.

¿Cómo vives estos días de Cuarentena?
Bien, tranquilo. En un principio me dio mucha ansiedad, los primeros quince días, con esa sensación de no saber qué estaba pasando y hasta cuándo iba a durar. A medida que fueron pasando los días nos fuimos adecuando un poco a esta nueva realidad que hay que tomarse con calma. La verdad, aprendí a disfrutar también un tiempo con mi esposa, Margarita, ya que generalmente no tenemos ese tiempo juntos. Es un momento de mucha ansiedad y creo que lo mejor que podemos hacer es tratar de mantener la calma y aprovechar este tiempo en familia.
Partiste hace cerca de 20 años de Argentina. ¿Cómo recuerdas a ese joven que partió de su tierra natal con una maleta llena de sueños?
Lo recuerdo con mucho cariño. Me pasa mucho a veces, cuando estoy en una serie con niños y jovencitos de 20 años y los veo empezar, me veo un poco reflejado. Yo decidí salir de Argentina a los 19 años e ir detrás de un sueño, que era tratar de actuar y de ampliar mi carrera en diferentes lugares, en este caso fue México, y lo recuerdo con muchísimo cariño, la verdad. Esta sensación que tiene uno cuando empieza esta carrera, de sorprenderse constantemente con cada uno de los retos y los pasos que va dando, la recuerdo con muchísimo cariño.
Viviste en Colombia durante 8 años. ¿Qué es los que más admiras y extrañas de nuestro país?
Admiro la alegría con la que encaran cada uno de los momentos. Yo lo hablaba el otro día con un amigo mío y le decía que en Colombia se festeja hasta cuando se abre el sobre de la cuenta del gas (risas). También extraño a mis amigos. Tengo grandes amigos en Colombia y me encantaría volver a verlos y probar nuevamente los patacones y la arepa de choclo. Me hacen mucha falta.

Aquí conociste al amor de tu vida. ¿Qué es lo que más admiras de Margarita?
Creo que es una larga lista de cosas, pero primordialmente es el gran corazón que tiene, es una persona sumamente noble y siempre tiene algo bueno que encontrarles a las pequeñas cosas de la vida. Es una gran compañera de viaje, y me refiero a la vida en general. Es una mujer que no tiene miedos, es aventurera, con muchas ganas de gozarse la vida y hacerlo sin límites.
En una entrevista nos contabas que te gustaría ser padre. ¿Cómo te imaginas en ese rol?
En algún momento me gustaría serlo. Me imagino como un gran padre, me encantan los niños y tengo muy buen feeling con ellos. Creo que en el momento que llegue lo abrazaré con todo el corazón y lo disfrutaré como tenga que ser.
¿Qué ha sido lo más difícil y lo más enriquecedor durante estos meses de confinamiento?
Lo más difícil creo que fueron los primeros quince días, los padecí mucho. Soy muy malo para quedarme encerrado. Y lo más enriquecedor han sido las largas noches de cocina con Marga. Nos volvimos unos maestros del vino tinto y ese era nuestro remedio cuando nos sentíamos aburridos, ansiosos o nos daba un poco de tristeza por toda esta situación.
¿Qué proyectos vienen para este segundo semestre?
Pues hay un par de cosas en el camino, pero en realidad no hay nada demasiado claro por esta cuarentena y porque los rodajes están difíciles, pero existe la posibilidad de ir a hacer algo a Colombia, aunque todavía no está confirmado. Ya hay un par de cositas en el aire de las que todavía, lamentablemente, no puedo hablar hasta que no se confirmen, pero cuando las sepa, les contaré.       

Comparte este artículo

publicidad
publicidad