publicidad
Entretenimiento

Santiago Alarcón, en constante evolución

A sus 40 años, el actor paisa no para de conquistar a sus fanáticos con sus grandes ideas cargadas de humor y verdad. Se prepara para la primera obra interactiva y se estrena como presentador en esta, la ‘nueva realidad’.
Gabriel Carvajal Santiago Alarcón, en constante evolución
Por: Richard Moreno Castañeda

No solo es uno de los actores más queridos del país gracias a producciones como El man es Germán, Hasta que la plata nos separe y Garzón vive, entre otras, Santiago además es un ciudadano como cualquier otro al que no le gusta callarse nada, con una dosis de humor y ese carisma arrollador que deja al descubierto su posición frente a muchos hechos de la actualidad. Padre consagrado, esposo desde hace 20 años de la también actriz Chichila Navia, con quien logró fortalecer su conexión creativa durante el confinamiento con videos para morirse de risa. En medio de la famosa ‘nueva realidad’, Santiago enciende motores interpretando a Beto en Domingo, la primera obra interactiva del país y que se ensayó en su mayoría por Zoom. Además, se estrena como presentador del programa Frente al espejo.

Llega ‘Domingo’, la primera obra interactiva del país. ¿De qué se tratará y cuál es tu personaje?
Se trata de todo, del amor, de la infidelidad, de la liberación de parejas, de la amistad, del miedo un montón. Mi personaje es Beto, es uno de los amigos del protagonista, que es médico, separado y está viviendo un momento de crisis existencial en su vida. Es quien de alguna manera ayuda a Sergio a buscar soluciones, a encontrar caminos para salir del problema.
La obra nace en medio de la transformación digital del teatro en medio de la pandemia. ¿Cómo fue la construcción de esta pieza teatral digital?
Así es; la obra nace en un momento complicado, donde están naciendo muchas cosas que me gustan; me gusta porque digamos que la situación nos ha llevado a acomodarnos un poco o mucho a lo que está pasando y, pues, una de esas cosas que han resultado es esta obra, que termina montándose en su mayoría por Zoom y algunos ensayos presenciales que hicimos, obviamente cuidándonos, y bueno, lo grabamos y para mí fue complicado… Digamos que yo todavía no me acostumbro mucho a eso de ensayar por Zoom, pero creo que dentro de todo, cuando tú tienes un buen equipo, todo resulta un poco más fácil.
Eres un actor fabuloso y comprometido con su profesión, pero también un ciudadano que habla sin tapujos de algunos aspectos de la realidad de nuestro país. ¿Te ha traído problemas en algún aspecto de tu vida ser así de frentero?
Siempre traerá problemas el hecho de que uno decida hablar, y son consecuencias que uno sabe que tiene que, digamos, enfrentarse a eso, a los ataques por hablar. Hay gente que prefiere atacar a los que hablan que hablar de los que atacan. Así es, así de sencillo. Entonces, uno se acostumbra… Te juro que sufriría más quedándome callado y, pues, nada… Vivimos en un país donde es complicado. Sí, por supuesto, miedo sí, pero me da más miedo quedarme callado.
Te estrenas en una nueva faceta con ‘Frente al espejo’. ¿Cómo llegó la propuesta y de qué se trata el programa?
Si, es nueva faceta como presentador, y ahora sí que admiro y respeto a todos esos presentadores y presentadoras. Cosa tan complicada en la vida… Pero, bueno, creo que el programa terminó también un poco por seducirme y era difícil decirle que no por lo que significa. Es un programa de la Comisión de la Verdad en donde hablamos de todo, pero, pues, a manera de metáfora le llamamos Frente al espejo, porque es una invitación a mirarnos todos al espejo, a ver nuestro reflejo, a ver lo que somos, a aceptarnos y desde ahí empezar a cambiar.


Durante el confinamiento empezaste a crear contenido digital de situaciones reales con una dosis de humor, algunos videos en compañía de tu esposa...
La idea de los videos en el confinamiento con Cecilia apareció, pues, por lo mismo, por el mismo tema, el confinamiento, que nos obligó a seguir explotando el ejercicio creativo para no sentirnos frustrados y para no dejar de trabajar, y eso fue lo que pasó con los videos. A algunos les encanta y seguramente a muchos otros no, de eso se trata. Yo disfruto mucho haciéndolos y ya después la gente decide si los ve o no, pero yo creo que la terapia más importante de todo este confinamiento fue encontrarme con Cecilia en el punto creativo y empezar a trabajar juntos, a intentar más cosas.
¿Qué decirles a los haters que llegan a tus redes?
No, bienvenidos. Por aquí a la orden, lo que necesiten, ¿qué se van a tomar? Aquí no se le bloquea a nadie.
¿Qué fue lo que más disfrutaste y lo que más odiaste de estar encerrado?
Lo que más disfruté fue, obviamente, compartir con mi familia y leer, leí muchísimo. Lo que más odié, la familia y los libros.
¿Cómo te fue con el home school de tus hijos?
En el home school con mis hijos, al principio fue difícil y después empeoró; tanto que Chichila y yo entramos a paro de profesores y estamos en paro indefinido.
¿De qué tema podrías hablar sin cansarte?
Yo creo que podría ser de fútbol, aunque del fútbol me cansaría, pero si hablamos de fútbol y más concretamente del Nacional y de partidos viejos y de goles y de historias, ahí podría quedarme mucho tiempo.
¿Cuál recuerdas que fue el último ‘oso’ que hiciste?
No recuerdo el último que hice, pero voy a recordar uno que hice hace muchísimos años, que fue en el Carnaval de Barranquilla. Vestido de Germán aparecí en una transmisión de Caracol Televisión y me decían “¡escóndase!, ¡escóndase!”
¿Recuerdas alguna imprudencia que hayas cometido y que hoy te haga morir de risa?
Sí, la última imprudencia fue en un Live que hice con Chichila, donde yo le tenía de sorpresa unas fotos para que ella las comentara, y la última foto mía era una foto muy fuerte y fue una imprudencia, pero me da risa.
¿Cuánto llevas con Chichila y cómo la describirías?
Llevamos 20 años y la describiría como Chichila, la de Oki Doki, Mechas.
¿Qué más viene para ti en lo que resta del año?
No sé… Espero que por lo menos vengan muchas cosas para mis hijos, que se reactiven muchas cosas para ellos, porque realmente son los niños quienes más han sufrido esta pandemia.
    

Comparte este artículo

publicidad
publicidad