publicidad
Entretenimiento

Taliana Vargas, al natural

Atraviesa por uno de los mejores momentos de su vida. El año pasado la fotografiamos con su hijo Antonio en la panza para celebrar su llegada y hoy festejamos las lecciones que le ha traído la vida en este tiempo y su nuevo proyecto laboral junto a Arkitect.
Andrés Oyuela Taliana Vargas, al natural
Por: Sandra Paola Real

A Taliana Vargas, mujer de rostro icónico, la hemos visto crecer a través de la pantalla y fuera de ella. Su imagen en las redes sociales, en las campañas publicitarias o en las revistas, siempre llama la atención. Con corona, sin corona, actuando o presentando, se ha robado el corazón de todos con su sonrisa sincera. Casándose con el amor de su vida (Alejandro Eder), estando embarazada, con sus dos preciosos hijos (Alicia y Antonio) en brazos o en su labor como esposa y madre comprometida, nos ha permitido conocer su faceta más íntima y también la hemos admirado…Hoy la vemos como una mujer con argumentos de peso y amante de su profesión, quien asevera que: “Mi esposo es el que más me alienta para que vuelva a trabajar; él quiere tener a una mujer feliz y que se sienta plena, y yo ya estoy lista para retomar en la televisión, sin sentirme culpable por dejar a mis hijos o a mi marido en casa, pues llegó la hora de continuar con mi carrera”.

'Tali', como le llaman sus más cercanos cariñosamente, se armó hasta los dientes actoralmente para dejar de lado su cara bonita y el vestigio de la corona para continuar creciendo ante nuestra mirada y la de guionistas y directores. Con su fotogenia ante la cámara, con la que nos recuerda sus pasos por el modelaje, ahora retorna como la representante de la marca Arkitect del Grupo Éxito, campaña en la cual queda expuesta su belleza real y el vitíligo de su piel, enfermedad diagnosticada hace unos meses, que le ha enseñado que esas manchas no son “defectos”, sino signos característicos de una belleza natural. "¿Cómo puedo ayudar a que todo esto -que solemos consideramos como imperfecciones- se vea de forma diferente, que sea confianza en la belleza llevar una mancha en lugar de algo que deba ser eliminado?". Taliana aplaude que no todo lo que se vea en redes sociales sea apología de una belleza irreal. Cada vez más mujeres se atreven a mostrarse sin filtros y así es ella, Taliana ‘al natural’.


¿Cómo te ha ido pasando esta temporada en Miami?
Voy a estar acá hasta junio. Vine en enero buscando un cambio, ahora que todo el mundo está trabajando desde casa; realmente nos ha ido muy bien. Mis chiquitos son tan pequeñitos, que me podía dar ese lujo, pues no tienen aún responsabilidades escolares.
¿Cómo ha sido el vivir ese 24/7 siendo mamá y esposa?
Aquí uno sí es mamá de lavar, planchar y cocinar, pero eso tiene su magia, ¿sabes…? Eso tiene un encanto muy grande; es físicamente agotador porque uno está ocupado todo el tiempo, pero me fascina poder hacerlo por los seres que amo. Uno se acostumbra a tener ayuda en Colombia, pero hoy, por ejemplo, les preparé un pollito con champiñones de almuerzo, o sea la receta más sencilla que te puedas imaginar, y tú vieras la dicha de Alejandro, Antonio se lo devoró, Alicia repitió, y yo me decía, mientras tanto: “Esta es la mejor sensación del planeta”.

Arrancas con este nuevo proyecto de la mano de la marca Arkitect…
La propuesta llegó desde el año pasado, un proyecto que a mí me encanta, pues amo estar en todos los rincones junto a los colombianos. No sé si es por haber grabado varias novelas tan seguido, pero es muy importante que se trate de una campaña dirigida a todas las mujeres y que llega al país entero. Hoy en día siento la responsabilidad de hablar de cosas reales. Es lindo conversar de moda y de tendencias, pero creadas para que la mujer real se sienta bien, y algo que marca mucho esta campaña es mi vitíligo.
¿Por qué te gusta la marca?
Amo Arkitect porque les da trabajo a miles de mujeres, todo es hecho en Colombia y así es que se hace país. Algo maravilloso de la marca es que está pensando en todas las mujeres: en las más gorditas, en las más flaquitas, en todas absolutamente en todas, para que se sientan divinas.

¿Cómo te hicieron la propuesta?
Veníamos conversando desde el año pasado por lo bien que nos fue diseñando, y dijimos: “Tenemos que seguir trabajando”. Me ofrecieron ser la desarrolladora durante este año y así seguimos hablando y comunicando el diseño colombiano a todas las mujeres.
¿Cuándo te percatas de tu vitíligo?
Gracias a Dios es una enfermedad completamente banal, porque no duele, no pasa nada, ojalá todas las enfermedades fueran como esta… Sin embargo, sí toca un tema físico, de autoestima y de seguridad, muy fuerte. Mis rodillas, codos, pies y manos las tengo llenas de vitíligo. Por eso pensamos “¿qué vamos a hacer?”. La primera reacción fue, “vamos a taparlas”, con Photoshop o con maquillaje, pero yo dije “¿por qué vamos a tapar una cosa que es real, algo que yo estoy viviendo y queremos que muchos se sientan identificados porque es un tema físico de aceptación?” No pasa nada, está bien, la verdadera belleza está en la imperfección, en la autenticidad de cada cual y, claro, esas palabras se sienten muy frágiles o lejanas si tú no la sientes en tu corazón, pero hoy tengo una marca blanca que me hace diferente y que, aunque para la gente es rarísima, es mi realidad.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad