publicidad
Moda y Belleza

Majestic: el ‘match’ perfecto para esculpir la felicidad

El trabajo en equipo de la pareja de cirujanos plásticos creadora de la prestigiosa clínica ha marcado la diferencia y puesto un punto muy elevado en esta especialidad. ¿Los resultados? ¡Insuperables y en tiempo récord! Anngy Restrepo nos brinda su testimonio.
Majestic: el ‘match’ perfecto para esculpir la felicidad
Por: Redacción ALO.co

“Me siento feliz, segura de mí misma, en las mejores condiciones de salud y bella. Ellos lograron superar de lejos mis expectativas”. Con estas palabras, la empresaria villavicense de 26 años Anngy Katheryne Restrepo describe su sentimiento frente a lo que se ha convertido en la materialización de un sueño que deambulaba por su cabeza desde niña y que le permite hoy, al mirarse al espejo, identificarse totalmente con la imagen esbelta, torneada y proporcionada, pero al mismo tiempo discreta y natural, que este le refleja. Después de convertirse en madre de un encantador niño (que ya tiene cuatro años) decidió que era el momento de emprender el camino para cumplir ese propósito, pues no vivía satisfecha ni con el bajo volumen de sus senos (casi planos), ni con las proporciones de su cuerpo. A ello se sumó que “a mí, contrario a lo que le sucedió a mucha gente, la pandemia me adelgazó. Perdí la cola, no me veía armónica… En fin”, recuerda.

Aprovechando su experiencia como profesional en el mundo de la publicidad y el mercadeo médico, buscó la opción más acertada para someterse a las intervenciones que requería y la encontró en el talento, la experiencia y la idoneidad de los esposos y cirujanos plásticos Nicole Echeverry y Luis Fernando Reyes, fundadores de la marca especializada Majestic.
Unidos por el amor, la espiritualidad, la genialidad, la rigurosidad y la mística con la que practican su oficio, el profesionalismo, la pasión y la vocación por su arte decidieron no solo aliar sus vidas para conformar una familia, sino también crear la fórmula perfecta de dos cerebros brillantes y cuatro manos para ofrecer a los pacientes una visión integral y complementaria en el abordaje de los procedimientos estéticos, de acuerdo con las necesidades de cada uno. Él con su punto de vista masculino y ella, con sus apreciaciones como mujer. Estos factores diferenciadores aunados a su calidez humana e idoneidad —lo que más destaca la paciente— lograron que Anngy decidiera ponerse en sus manos —“y en las de nadie más”, afirma enfáticamente— para hacer realidad sus propósitos.

Así, luego de una preparación que comprendió todos los aspectos necesarios para que llegara en óptimas condiciones al quirófano, incluyendo subir 10 kilos de peso, la pareja de Majestic le practicó en marzo pasado lipoescultura de alta definición (redefinición de la transición muscular para su mejor marcación) en abdomen, contorno, brazos y piernas; mamoplastia de aumento con implantes; lipotransferencia glútea (inyección de la grasa extraída de su cuerpo para dar volumen y realzar su derriére); y bichectomía (para definir y acentuar su contorno facial). Se podría pensar que todas estas intervenciones implican un largo tiempo en la sala de cirugías, muchos riesgos, una carga de anestesia muy fuerte y un posoperatorio extremadamente traumático, pero no fue así.

Como lo destacan los doctores Echeverry y Reyes, es precisamente esa estrategia de operar a cuatro manos, apoyados por tecnología de última generación, lo que ha logrado “que se pueda hacer este conjunto de procedimientos en un solo momento quirúrgico, en mucho menos tiempo (no más de cuatro horas, en promedio), con una reducción considerable del período en el cual la persona permanece anestesiada y, lo mejor de todo, con una minimización gigantesca de riesgos y traumatismos”, explica la doctora Nicole. Además, después de verificar que todo estaba estable en Anngy, una vez despertó de la anestesia pudo volver a su casa a recuperarse, no fue necesario hospitalizarla, “lo cual también contribuye a disminuir las amenazas, sobre todo en tiempos de pandemia, y a acelerar el proceso posquirúrgico”, agrega la especialista. “Aunque aplicamos una parametrización para la toma de decisión sobre la hospitalización o no del paciente, siempre procuramos que este pueda estar en su ambiente y con su familia o cuidadores a la mayor brevedad posible”.

“Puedo dar testimonio de que la liposucción no me dolió, no tuve morados y la recuperación fue muy rápida. Durante el posquirúrgico estuve muy bien cuidada y consentida. Fui apoyada por un equipo de enfermería durante las 24 horas que me atendió con mucha calidez y profesionalismo, mientras que los doctores se comunicaban conmigo todos los días”, comenta, por su parte, Anngy, quien agrega que la tecnología que le ofreció el equipo de Majestic, tanto para lograr la desinflamación y la cicatrización de forma óptima como para minimizar los niveles de dolor (por ejemplo, la bomba de dolor, que permite insuflarle o liberarle medicamentos al paciente de forma programada) contribuyeron radicalmente con su restablecimiento y pronto retorno a sus actividades cotidianas.

¿Claves del proceso?
Los tres coinciden en resaltar la empatía, las buenas energías que fluyeron entre todos, la calidez y, definitivamente, la garantía de sus certificaciones como especialistas que cumplen con todos los requisitos para ejercer la cirugía plástica (incluso ser miembros de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva), así como el hecho de ofrecer asesoramiento y acompañamiento permanentes antes, durante y después de la cirugía. “Procuramos que los pacientes nunca se sientan solos y les recalcamos que siempre vamos a estar ahí para ellos”, resalta la doctora Nicole.

No obstante, el mayor valor de su servicio, lo que los doctores califican como su plus, se enfoca en que el abordaje a cuatro manos les brinde seguridad a los pacientes. “El hecho de que siempre operemos juntos les brinda confianza y es, en buena parte, la razón por la cual deciden ponerse en nuestras manos”, comenta el doctor Reyes. “Hay algo muy lindo que tiene la cirugía plástica y es que dentro de su versatilidad puede cambiar a una persona no solo en su parte física, sino también en su psiquis. Detrás de un cambio físico vienen sueños, vienen ideales, vienen propósitos. Siempre estamos pensando en que podemos cambiarle la vida a una persona con lo que le vamos a hacer”, opina la doctora Nicole. ¿Es tan así?, le preguntamos a Anngy y nos respondió con un contundente ¡SÍ! “Veo el mundo de otra manera, con una mejor actitud, con más alegría, con mucha más esperanza en mí y en el futuro. Me siento hermosa, me encanta ver que toda la ropa que me pongo me queda a la perfección”.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad