publicidad
Profesión y Dinero

¡Conoce tus derechos en época de pandemia!

En medio de la crisis económica que atravesamos a causa de la pandemia son muchos los sectores que se han visto afectados y cientos las preguntas que han surgido al respecto. Un abogado nos resuelve algunas de las dudas más frecuentes.
¡Conoce tus derechos en época de pandemia!
Por: Richard Moreno Castañeda
Asesoría. Iván Jiménez Uribe
Abogado y Profesor Investigador de la Pontificia Universidad Javeriana 
especialista en Derecho Laboral, Candidato a Magister en Derecho Laboral y Seguridad Social de la misma universidad y especialista en Seguros y Seguridad Social de la Universidad de la Sabana. 


¿Puedo despedir personal durante la pandemia?
Sí, es posible para un empleador despedir personal, pero deben tenerse en cuenta algunos parámetros:
Si no existe justa causa para el despido debe pagarse una indemnización, recordando que ni el covid-19, ni la pandemia, ni las medidas tomadas por las autoridades son una justa causa para el despido. Existe un límite legal para realizar despidos sin justa causa, cuando se hace de manera masiva, por lo que a partir de un porcentaje de despidos se requiere autorización previa del Ministerio. Este porcentaje varía entre el 30 por ciento y el 5 por ciento, dependiendo del número total de trabajadores y trabajadoras en una empresa. En los casos de fueros (por maternidad, salud, sindical, entre otros), las protecciones se mantienen y por consiguiente los despidos exigen algunos estándares más elevados en cuanto a justificaciones o procedimientos previos.
¿Me pueden obligar a tomar vacaciones?
En Colombia, la programación del periodo de vacaciones siempre ha sido una disposición del empleador. Con la emergencia económica, social y ambiental que se dio entre marzo y abril, el Decreto 488 de 2020 modificó el término de programación para cambiarlo de 15 días a solo uno.
¿Puedo negarme a acudir a mi puesto de trabajo si me obliga la empresa?
Es relativo, pero en principio, no. Sin embargo, para que una empresa pueda exigirles a sus trabajadores y trabajadoras acudir a su puesto de trabajo, debe primero verificar si están o no habilitados para movilizarse por la actividad que realizan en sus cargos o la que desarrolla la empresa, luego debe implementar los protocolos de bioseguridad, revisar qué casos existen de trabajadores y trabajadoras con morbilidad y, por supuesto, tomar las medidas suficientes para evitar contagios en el sitio de trabajo. Así, los trabajadores y trabajadoras no podrían negarse, pero será responsabilidad del empleador garantizar que las condiciones de trabajo sean las más seguras posibles.
¿Se han prohibido los despidos durante la pandemia?
No se han prohibido, pero continúan existiendo los límites habituales, anteriormente referenciados. Es importante además tener presente que otras modalidades de terminación como las renuncias o los acuerdos de terminación de contratos tampoco están prohibidos.

¿Cuáles son los derechos de las trabajadoras domésticas durante la crisis del coronavirus?
Es una pregunta compleja, porque hay muchas trabajadoras domésticas en la informalidad. Aquellas que están en la formalidad y tienen contratos de trabajo tienen frente a sus empleadores las mismas condiciones de cualquier otro trabajador o trabajadora y se aplicarían las mismas alternativas explicadas anteriormente, con la salvedad de que en las nuevas excepciones de movilidad las trabajadoras del servicio doméstico tienen permitido movilizarse. Si tuvieron disminución en sus ingresos podrían solicitar el retiro anticipado de sus cesantías, y si sus contratos fueron suspendidos, podrían aplicar al subsidio que fue expedido con el Decreto 770 de 2020 y que está pendiente de reglamentación por parte del Ministerio del Trabajo. En la informalidad resulta mucho más complejo, pero existen algunos subsidios estatales, dependiendo del nivel de ingresos a los que se permite acceder durante la pandemia con el programa Ingreso Solidario.
¿Cómo solicitan el subsidio las trabajadoras domésticas?
En los casos de trabajadoras formales y con contrato vigente, tendrían acceso a sus cesantías y su situación puntual dependerá en buena medida de lo que determinen sus empleadores o de lo que acuerden entre sí. Lastimosamente, los apoyos en la prima y en la nómina exigen que las personas naturales empleadoras tengan tres o más empleados, y esta no es una situación común en el servicio doméstico. Para quienes están en la informalidad, que son la gran mayoría, existe la posibilidad de acceder al subsidio del programa Ingreso Solidario, para lo que se ha habilitado la página web www.ingresosoliario.dnp.gov.co, a través de la cual se validan las solicitudes y se determinan los subsidios. La persona no puede estar vinculada a ningún otro programa de subsidios como Familias en Acción, Colombia Mayor o el programa de devolución de IVA.
Mi jefe me ofrece teletrabajo, pero está modificando mi horario, mi salario o mis condiciones laborales. ¿Es legal?
El teletrabajo supone exclusión de la jornada máxima legal, salvo que sean medibles los horarios y el tiempo de trabajo con claridad. Lo que se pide en las normas actuales es que existan acuerdos para garantizar el descanso, es nuestra especie de derecho a la desconexión que aquí no está regulado. En este punto, lo más importante es que cambiemos la perspectiva y nuestra cultura alrededor del horario de trabajo, para proponer nuevos esquemas sobre resultado que no estén atados a horarios rígidos, sino que empoderen al trabajador o a la trabajadora sobre el tiempo, lo que, en teoría, incrementa su productividad. Por supuesto, en cuanto a tiempo, se trata de encontrar un punto medio para que exista descanso y de cambiar perspectivas sobre la forma en que medimos el trabajo, ya no en tiempo, sino en productividad.
Soy emprendedora y he tenido que dejar de trabajar por la epidemia. ¿Tengo derecho a algún tipo de prestación?
Para las personas independientes que han aportado a caja de compensación un mínimo de seis meses –continuos o discontinuos– entre los últimos tres y cinco años, bajo un Ingreso Base de Cotización de hasta cuatro salarios mínimos, se han habilitado mecanismos y auxilios de protección al cesante que permiten que se reciban subsidios durante tres mensualidades. El monto de la mensualidad a recibir varía entre sí se efectuaron los grupos necesarios de cotizaciones en los últimos tres años o en los últimos cinco, pues en este último caso, la mensualidad es en un monto menor.
 

Comparte este artículo

publicidad
publicidad